Maisie Williams, popular por 'Juego de Tronos', protagoniza 'The Owners'.

Maisie Williams las pasa canutas

'The Owners' se presentó en el Festival de Sitges y animó a la platea dándole la vuelta al concepto de 'invasión doméstica', aunque la ruptura con los códigos del género no es total

Borja Crespo
BORJA CRESPO

Como bien mostró M. Night Shyamalan en los primeros minutos de 'El sexto sentido', el horror puede irrumpir en nuestro espacio vital, en nuestra vivienda, en cualquier momento, tras tocar el timbre y la puerta o sin hacerlo, lo que resulta más realista y escalofriante. Una amenaza desconocida entra sin permiso -salvo que sea un vampiro- en nuestra zona de confort rompiendo la armonía del hogar. Algo que no esperábamos surge de entre las sombras sembrando el desconcierto, y no tiene por qué ser necesariamente una criatura sobrenatural. El propio ser humano puede ser el mayor monstruo imaginable, como retratan con entrega las 'home invasion', un subgénero imperecedero que transita a sus anchas en el ámbito del terror y el thriller desde tiempos inmemoriales.

Vídeo. Tráiler de 'The Owners' (Los propietarios).

Generalmente un grupúsculo de psicópatas tiran abajo el portón con aviesas intenciones, o un matarife en solitario penetra en casa sin avisar con un arma blanca en la mano, reinando el caos. El 'slasher' de este tipo ocurre en los límites de las cuatro paredes del domicilio, salpicándolo todo. La cinta de culto 'Tú eres el siguiente' pulverizó sus tics, 'No respires' sorprendió con un giro en el guión y 'The Owners (Los propietarios)' se une a estos estimables intentos de ofrecer algo diferente manejando los clichés que el espectador interpreta fácilmente para darles la vuelta y regalar a la audiencia algo distinto. Presentada en la Sección Oficial Fantàstic a Competición del Festival de Sitges, parte de las viñetas del cómic 'Une nuit de pleine lune', de Yves H. y Hermann Huppen, bajo la dirección del debutante Julius Berg, cuya pericia como realizador tiene destellos de ingenio sin terminar de cristalizar.

El mayor aliciente de 'The Owners' de cara al gran público es la presencia en el reparto principal de la joven actriz Maisie Williams, encumbrada gracias a su papel de Arya Stark en la popular serie 'Juego de Tronos'. El estreno que nos ocupa hace buenas migas con 'Two Weeks to Live', disponible también en HBO, una comedia negra con genuino humor británico donde la emergente intérprete cambia la espada por una colección de objetos punzantes y armas de fuego para acometer otra venganza que lleva años gestando. En el lanzamiento en salas de este fin de semana encarna a una adolescente despistada que, tras un imprevisto, se ve involucrada en el asalto a una mansión en el campo habitada por unos entrañables ancianos.

Arrastrada por sus colegas del barrio, entran por la fuerza en el caserón del matrimonio octogenario con la intención de reventar la caja fuerte situada en el sótano. Queda introducida una invasión doméstica en toda regla, pero no tardarán en irrumpir los giros en el guión, con alguna que otra sorpresa inesperada. Ian Kenny ('Sing Street'), Sylvester McCoy ('El Hobbit'), Rita Tushingham ('Doctor Zhivago'), Jake Curran ('Stardust') y Andrew Ellis ('This is England') completan el reparto de una violenta propuesta que logra entretener, aunque pincha ligeramente en su deseo de ofertar algo novedoso y romper moldes. La intención es lo que cuenta y tanto la inquietante ambientación como la espiral de furia y sangre, incómoda y desagradable, logran captar la atención, aunque el desenlace pueda percibirse desde el ecuador del metraje y haya ciertas incoherencias detrás de la cámara.