Los protagonistas de 'Luca' en su forma humana descubren el placer de comer helados.

'Luca': Pixar se va de vacaciones a Italia

La última película de animación de la factoría, desde este 18 de junio en Disney Plus, es una encantadora fábula en defensa de la diferencia ambientada en una Riviera de postal

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Las películas de dibujos acostumbran a arrancar con una espectacular escena de acción para atrapar en la butaca a los espectadores más pequeños. 'Luca' se inicia a los sones del aria de Puccini 'O mio babbino caro' en la voz de Maria Callas, que suena en el gramófono de una barca de pescadores que faena bajo la luna. Estamos en un pintoresco pueblo de pescadores de la Riviera italiana en los años 50. Y bajo las aguas del Mediterráneo, el pequeño Luca se dedica a pastorear peces y a aguantar a su familia. Es una criatura marina en una civilización paralela a la nuestra. Pero Luca cada vez siente más curiosidad por salir a la superficie y visitar Portorosso (el guiño al maestro Hayao Miyazaki está servido).

Vídeo. Tráiler de 'Luca'.

La última maravilla de Pixar se aleja de la trascendencia de 'Soul' y apuesta por una pequeña y entrañable historia de despertar a la vida, lo que los americanos llaman 'coming of age', y de defensa de la diferencia. Luca y su amigo Alberto adoptan forma humana cuando salen del mar, lo que les permite camuflarse entre los habitantes de Portorosso y convertirse en amigos de Giulia, la niña con más inquietudes del pueblo. El carácter fantástico de la trama no tiene tanta importancia como el componente de puro disfrute de un par de chavales durante un verano en el que tomarán decisiones trascendentales. A raíz del tráiler, hubo incluso quien intuyó una relación homoerótica entre los dos amigos buscando similitudes con 'Call me by your name', que su director debutante, el genovés Enrico Casarosa, tuvo que salir a desmentir.

Casarosa, el primer cineasta no estadounidense en dirigir en solitario un largo en Pixar, ha echado la vista atrás para recuperar las sensaciones hedonistas de la cultura mediterránea: el sol, el mar, la comida... Luca descubre el sabor de un plato de pasta y de un helado. Y sueña con conducir una Vespa en una película que puede verse como un precioso anuncio que la marca italiana nunca podría pagar. En la banda sonora cantan Gianni Morandi y Rita Pavone. Y la gran Mina, como si fuera una cinta de Almodóvar, provoca escalofríos con 'Città vuota' y 'Tintarella di luna'.

«Cuando iba al colegio con mi amigo empecé a imaginarme una increíble doble personalidad como monstruo marino porque me sentía muy diferente a los otros niños», explica Enrico Casarosa. «Ser un animal marino es una metáfora de los niños atípicos, sea por sexo, raza u otra cuestión. Cuando puedes reconocerte como distinto es cuando está listo para buscar tu tribu y ser feliz».

Luca, Alberto y Giulia, los pequeños protagonistas de 'Luca'.

En la Italia de postal de Pixar, la ropa tendida deja entrever un póster de 'Vacaciones en Roma' (1953). Marcello Mastroianni, Pinocho y Leonardo da Vinci también tienen cabida en esta luminosa fábula que transcurre a ritmo pausado, donde el villano de la historia es un 'vitelloni', uno de 'Los inútiles' de aquella película de Fellini, que solo se dedica a chulear en el pueblo. Por cierto,el personaje, Ercole Visconti, lleva jersey sobre los hombros, un detalle que encantará a Álex de la Iglesia, para quien esa forma de vestir la prenda simboliza el mal absoluto: como los ultraderechistas que apaleaban mendigos en 'El día de la Bestia'.

Ercole Visconti, un villano con jersey sobre los hombros.

«'Luca' es una carta de amor a una tierra que extraño mucho. Esta película ha sido una maravillosa forma de traer mi hogar de vuelta», afirma Casarosa, que en 2011 estuvo nominado al Oscar por su cortometraje 'La luna', en el que el mar y las estrellas resultaban tan cruciales como en esta película. Cuatro años de trabajo y un equipo de 400 personas han sido necesarios para que 'Luca' llegue este 18 de junio a Disney Plus sin coste extra para suscriptores.