Hugh Jackman protagoniza 'Reminiscencia'.

Hugh Jackman regresa con un rompecabezas futurista

El actor protagoniza 'Reminiscencia', una fusión de cine noir y ciencia-ficción que apela al manido recurso de bucear en la memoria

BORJA CRESPO

La cartelera cinematográfica va cogiendo brío, a pesar del injusto recorte de aforo en las salas mientras en un avión, o en el metro, no hay problema con las distancias entre individuos y podemos viajar pegados a gente desconocida. Un duro varapalo a la cultura. Menos mal que los estrenos comerciales que buscan atraer al gran público están cogiendo aire en el circuito de exhibición tradicional, como es el caso de 'Reminiscencia', el retorno de Hugh Jackman a la pantalla grande tras unos años sin excesivo protagonismo, salvo la excelente 'La estafa (Bad Education)', estrenada directamente en streaming en HBO.

Cuatro años después de la crepuscular 'Logan' el popular actor se sitúa bajo las órdenes de la debutante Lisa Joy, directora y guionista, para elaborar un rol de investigador privado con aires clásicos en una trama futurista que no inventa nada pero se sacude los complejos y funciona como un reloj una vez aceptadas las reglas del puzzle. Cine negro a la vieja usanza disfrazado de ciencia-ficción para el disfrute del espectador medio. Una exultante Rebecca Ferguson, a la que pronto veremos en la esperadísima versión de 'Dune' de Denis Villeneuve -qué bien está en 'Misión Imposible: Fallout'-, inyecta el romanticismo y el misterio en el argumento co-interpretado por Thandiwe Newton ('Han Solo: Una historia de Star Wars'), Cliff Curtis ('Fast & Furious: Hobbs & Shaw'), Marina de Tavira ('Roma'), Daniel Wu ('Warcraft: El Origen'), Mojean Aria ('See«'), Brett Cullen ('Joker'), Natalie Martinez ('Sin tregua'), Angela Sarafyan ('Westworld') y Nico Parker ('Dumbo').

Vídeo.

El semblante de Jackman insufla carisma a un protagonista entre varias aguas que se dedica a recuperar los recuerdos de sus clientes. Afincado a orillas de la costa de Miami, comida en gran parte por el inmenso mar, su existencia sufre un vuelco en la estética ciudad inundada cuando irrumpe en escena el personaje encarnado con magnetismo por Ferguson. Ella busca un objeto perdido y siembra una semilla de incertidumbre y pasión en el experimentado conseguidor, lo que deriva en una oscura travesía emocional con una conspiración de por medio. Joy viene de ejercer de productora en la serie fantástica 'Westworld', lo que se nota en el diseño de producción.

De hecho, ambos proyectos comparten el director de fotografía, un esmerado Paul Cameron, y algún miembro más del equipo técnico esencial. La densidad del relato puede recordar al cine de Christopher Nolan, confuso a la fuerza. Bucear en la memoria es un recurso manido en al género que requiere de la complicidad del espectador para su mayor goce o indigestión. Lo más interesante, la idea de la nostalgia como forma de vida, aunque apenas se exprime el jugoso concepto. Mirar atrás como válvula de escape ideal para huir de una realidad incómoda. El pasado como adicción.