El director del Festival de San Sebastián José Luis Rebordinos. / Borja Agudo

«La función de un festival de cine no es juzgar las conductas de los miembros de la industria», asegura Rebordinos

El director del Festival de San Sebastián se ratifica en la concesión del Premio Donostia a Johnny Depp pese a las críticas de las mujeres cineastas: «Es nuestro reconocimiento a un gran actor»

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

La concesión del Premio Donostia a Johnny Depp no ha gustado a las más de 700 profesionales agrupadas en CIMA, la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales, que ayer emitía un comunicado en el que lamentaban que el Festival de San Sebastián otorgara este año su galardón honorífico al actor, acusado de maltratador por su exmujer Amber Heard, de quien se divorció hace cinco años. El director del certamen José Luis Rebordinos no quiere entrar en polémicas, pero se ratifica en la concesión de un premio que ha recaído en mitos como Bette Davis, Robert Mitchum o Al Pacino.

«La función de un festival de cine no es juzgar las conductas de los miembros de la industria cinematográfica», asegura Rebordinos. «La función de un festival de cine es seleccionar las películas más relevantes e interesantes del año y reconocer a aquellas personas que han hecho una aportación extraordinaria al arte cinematográfico. El Premio Donostia a Johnny Depp es nuestro reconocimiento a un gran actor, un hombre de cine con una importante carrera, que nos visitó el año pasado en su calidad de productor de la película 'Crock of Gold. Bebiendo con Shane Macgowan', de Julien Temple, que ganó el Premio Especial del Jurado».

CIMA recuerda que Johnny Depp «está inmerso en varios procesos judiciales que tienen su origen en las acusaciones de maltrato de su exesposa Amber Heard». «Que un festival de cine tan importante como San Sebastián se posicione de su lado cuando aún no lo ha hecho la justicia», considera la asociación, «es cuanto menos inoportuno e injustificable». El Festival de San Sebastián eliminará este año la Concha de Plata al mejor actor y a la mejor actriz en su empeño por fomentar la igualdad. La 69 edición del Zinemaldia, que se celebrará del 17 al 25 de septiembre, acabará con la distinción de género en los premios de interpretación. «El cambio obedece a la convicción de que el género, una construcción social y política, deja para nosotros de ser un criterio de distinción en la actuación», alega el director del certamen. Los actores que participan en las películas de la sección oficial lo tendrán más difícil a partir de ahora al pasar los premios de cuatro a dos. Tan solo habrá una Concha de Plata a la mejor interpretación protagonista y otra a la mejor interpretación de reparto.