Laia Costa protagoniza 'CInco lobitos'.

'Cinco lobitos': Padres de nuestros padres e hijos

Llega a los cines la ópera prima de Alauda Ruiz de Azúa, que arrasó en el Festival de Málaga con su sensible mirada a la maternidad y el peso de la herencia familiar

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Somos padres de nuestros hijos y, llegados a una edad, también lo somos de nuestros padres. Tres semanas después de 'Alcarràs', que sigue en segundo puesto de la taquilla, solo superada por el 'Doctor Strange' de Marvel, llega 'Cinco lobitos', otra prueba de la pujanza de las miradas femeninas en nuestra cinematografía. La ópera prima de Alauda Ruiz de Azúa (Barakaldo, 1978) explora de manera conmovedora y sensible temas como la maternidad, la enfermedad y el peso de la herencia familiar. El filme arrasó en el último Festival de Málaga, donde se llevó la Biznaga de Oro a la mejor película española, la Biznaga de Plata al mejor guion, el premio de interpretación ex-aequo para Laia Costa y Susi Sánchez y el Premio del Público. Fuera del palmarés oficial, también obtuvo el Premio Feroz de los informadores de cine.

Vídeo. Tráiler de 'Cinco lobitos'.

Laia Costa encarna a una madre primeriza, todavía dolorida por los puntos, a la que sobrepasan los retos de cuidar a un recién nacido. Su chico (Mikel Bustamante) es un técnico teatral que se marcha de gira y la deja sola con la pequeña Jone; es lo que tiene ser autónomo. La protagonista toma la decisión de marcharse de Madrid y regresar al bonito pueblo costero de Bizkaia del que procede. No sabe que, además de cambiar pañales, va a tener que cuidar de unos padres que se enfrentan a la enfermedad.

«He escrito y dirigido 'Cinco lobitos' pensando que somos hijos de ida y vuelta», afirma Alauda Ruiz de Azúa, que tras el éxito del filme ha rodado la comedia romántica 'Eres tú' para Netflix. «Fui madre de un niño hace seis años. Mi maternidad cambió muchas cosas en mi vida, entre ellas, la forma en que veía a mis padres. Yo me había convertido en madre y ellos en abuelos. Más que un evento idílico, la maternidad me pareció un meteorito que arrasó con todo y provocó que las relaciones familiares no volvieran a ser las mismas. Mi familia se había convertido en otra. Uno de esos cambios vitales que no tienen marcha atrás. Porque cuando somos padres, tenemos la sensación de convertirnos en adultos».

Testigo invisible

Uno de los méritos de 'Cinco lobitos' es el tono, que, como en la vida misma, pasa de la comedia al drama en la misma escena. La mirada de Alauda Ruiz de Azúa está siempre atenta al detalle, apostando por la sugerencia en vez del subrayado sentimental. Los protagonistas son vascos, no acostumbran a exteriorizar ni verbalizar sus emociones, y esa frialdad le viene muy bien a una cinta que toca muchos temas bajo su aparente ligereza: la España de la precariedad, los cuidados paliativos, la renuncia de las mujeres a los sueños profesionales por la maternidad, el machismo de las anteriores generaciones...

Susi Sánchez y Laia Costa, madre e hija en 'Cinco lobitos'.

«Como cineasta, me gusta esa magia por la que el espectador se convierte en testigo invisible de la vida de otras personas», explica esta admiradora del cine de Yasujiro Ozu e Hirokazu Kore-eda. «Quería que pasaran cosas a nivel emocional, aunque estuvieran disfrazadas de cotidianidad. Trabajamos mucho con los actores para capturar eso de manera discreta y que el espectador se sintiera dentro de esa casa, en un lugar privilegiado».

Sorprende que una realizadora primeriza consiga interpretaciones de tanto calado como las de Laia Costa, perfecta como madre desbordada, y los veteranos Susi Sánchez (con acento vasco) y Ramón Barea. Alauda Ruiz de Azúa no juzga a sus personajes, sino que los observa con ternura, sin señalar villanos ni víctimas. 'Cinco lobitos' demuestra que cuando somos padres, para bien o para mal, marcamos afectivamente a nuestros hijos para siempre. «Puedes tener la fantasía de que eres diferente de tus padres, de que puedes escapar de eso», advierte la directora. «Pero llegará el momento en el que te darás cuenta de que te pareces a ellos».