Borrar
Alberto y Lucía Villanueva, los creadores de Amaia App, junto con sus abuelos maternos María y Pepe, que fueron la inspiración para crear la plataforma. R.C.
Havas hace brillar a Amaia App, una aplicación para evitar la soledad en los mayores
Líderes con propósito

Havas hace brillar a Amaia App, una aplicación para evitar la soledad en los mayores

2.4 millones de españoles mayores de 65 años viven solos. Para evitar su aislamiento, los hermanos Lucía y Alberto ViIllanueva han creado una aplicación que los conecta con sus familias. Se llama Amaia App y el empujón definitivo lo ha recibido gracias a Havas, una de las empresas que integra la comunidad Líderes con Propósito, liderada por Vocento

Colpisa

Lunes, 27 de noviembre 2023, 08:35

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Azucena Martínez tiene 82 años y hace casi uno que enviudó. Los cinco años anteriores los pasó dedicada por completo al cuidado de su marido, Javier, con un alzhéimer severo, hasta que su estado aconsejó ingresarlo en un centro especializado. Allí falleció solo cuatro meses después. Hoy es ella quien vive en una residencia. Y aunque su salud es excelente, sufre del peor mal de nuestro tiempo: la soledad.

Como Azucena, 2,4 millones de españoles mayores de 65 años viven solos. Dos millones lo hacen en sus casas, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), y 400.000 en residencias. Siete de cada diez son mujeres, y la cifra, lejos de reducirse, ha crecido un 22 por ciento en la última década.

A Lucía y Alberto Villanueva, los creadores de Amaia App, les unen dos cosas: su espíritu joven y la motivación por hacer del mundo un lugar más humano. Para crear Amaia App se inspiraron en su abuela María. «Ella es una mujer valiente, siempre dispuesta a ayudar, pero que se vio un poco abrumada por los rápidos cambios de la sociedad moderna. A pesar de su deseo de estar más conectada con nosotros –explican sus creadores–, le resultaba difícil seguir nuestro ritmo de vida. Así fue como surgió la idea de crear Amaia App, una aplicación que permitiera a las personas mayores estar más conectadas con sus familias y compartir contenido de manera sencilla».

Marcos Martin Cuevas, Sustainable Development Manager y responsable de Planta 7 en Havas.
Marcos Martin Cuevas, Sustainable Development Manager y responsable de Planta 7 en Havas. R.C.

El proyecto de estos hermanos de Ayora (Valencia), de 24 y 21 años, ya está implantado en cuatro residencias y está a punto de llegar a otra y a dos centros de día más. El funcionamiento es sencillo: cada institución tiene una tablet con la aplicación cargada y con los perfiles de todos los residentes. Cuando uno de ellos recibe un contenido de su familia, una alerta advierte a los trabajadores para que puedan mostrárselo. «Sabemos que el personal de las residencias está para otras tareas, y que cada institución tienen sus horarios y sus planificaciones –dice Alberto Villanueva–, pero les hemos planteado que la visualización del contenido que les mandan a los residentes sea una actividad más, como el bingo semanal, porque creemos que compartir entre los residentes las fotos o los vídeos que les mandan sus familias les puede ayudar a socializar y establecer conexiones entre ellos».

Una buena idea, sin duda. Pero en un entorno empresarial volátil en el que solo una de cada diez startups que se crea sigue con vida en su tercer aniversario, plataformas como Amaia App necesitan de la colaboración de otros actores para asentarse en el mercado. Y esa ayuda la ha encontrado en Havas, la principal red española de agencias especializada en la creación de experiencias en medios, una de las compañías integradas en Líderes con Propósito, la comunidad de empresas lideradas por Vocento que se gobiernan desde el propósito corporativo y en la que también están HM Hospitales, Iberostar, IKEA, L'Oréal, Mahou San Miguel, Novartis, Puy du Fou, Salesforce, Santander, Telefónica y Tendam.

Esa colaboración tiene un nombre, Planta 7. Es un concepto romántico que toma el nombre de una planta que no existe en el edificio de Havas, desde la que se ayuda a otras empresas a prosperar. Y ese siete indica también la dedicación que los empleados voluntarios pueden ofrecer a estos proyectos: el 7 por ciento de su tiempo. «Bajo esta premisa –señala Marcos Martín Cuevas, Sustainable Development Manager y responsable de Planta 7 en Havas–, ofrecemos ayuda ante cualquier necesidad que el proyecto requiera, estableciendo como único límite que nuestra ayuda es el tiempo de nuestros voluntarios, sin asumir costes de producción o difusión».

«Nuestra relación con Havas –explican Lucía y Alberto Villanueva– se gestó a raíz de un concurso de startups de impacto lanzado por Social Nest Foundation. Presentamos nuestra propuesta y fue una de seleccionadas para recibir el apoyo de Havas para perfeccionar nuestras estrategias y tácticas de márketing».

José Ortiz, ejecutivo de cuentas en Havas Media Network y uno de los voluntarios que ha colaborado desde el proyecto Planta 7 en el lanzamiento de Amaia App.
José Ortiz, ejecutivo de cuentas en Havas Media Network y uno de los voluntarios que ha colaborado desde el proyecto Planta 7 en el lanzamiento de Amaia App. R.C.

«En Havas lo mejor que sabemos hacer es márketing, comunicación y publicidad –explica Martín Cuevas–. Hemos creado un innovador concepto que denominamos 'adversharing', que consiste en compartir lo que mejor sabemos hacer para ayudar a otros. Para la startups beneficiadas por el proyecto Planta 7 hemos desarrollado múltiples ayudas, desde las más fundamentales, como la revisión y mejora de su modelo de negocio a través de la definición de su posicionamiento, target y mercado donde quiere operar, hasta el desarrollo de campañas publicitarias».

«En el caso de Amaia App –señala Martín Cuevas–, nos centramos en definir con precisión, con nuestros equipos de research y planning, su posicionamiento estratégico en un momento crítico durante el cual estaban pivotando su modelo de negocio».

Y para lograrlo han echado mano de los voluntarios del proyecto Planta 7, como José Ortíz, ejecutivo de cuentas en Havas Media Network. «La posibilidad de ayudar de forma voluntaria a otras empresas que están comenzando –señala– es una magnífica idea, no solo por prestar tus conocimientos sino por la posibilidad de conocer otros proyectos y otras formas de trabajo a las que estamos acostumbrados».

Cada año se seleccionan tres proyectos a los que Havas presta su ayuda desde Planta 7. Y la criba no se hace a la ligera, sino con un rigurosísimo proceso. «Buscamos, en primer lugar –señala Marcos Martín Cuevas–, que la entidad se encuentre en una etapa de crecimiento con un modelo de negocio operativo y un claro potencial de expansión; en segundo lugar, que su propuesta de valor genere un impacto positivo, ya sea en términos sociales o medioambientales; y, finalmente, que la recomendación provenga de una fuente independiente y esté respaldada de manera positiva».

Y Amaia App, junto con las startups Sekond y Robin Good, la tres seleccionadas en 2023, cumplía con todos los requisitos. Y con un cuarto también muy relevante: que su acción tuviese relación con el propósito corporativo de Havas, que es generar un impacto positivo en la sociedad gracias al poder de las ideas y la comunicación.

«Los beneficios de nuestra colaboración con Havas no se limitan a los números, sino que se manifiestan de manera más sutil pero igualmente impactante. El trabajo de Havas –señalan los hermanos Villanueva– ha influido positivamente en la percepción de nuestra marca; hemos notado un aumento en la receptividad a nuestras iniciativas, lo cual sugiere una conexión más profunda y significativa con nuestra audiencia».

Adiós soledad, hola bienestar emocional

La soledad no deseada que sufren las personas mayores no solo se traduce en tristeza. Genera un estrés crónico que impacta de forma negativa en su sistema inmunológico, cardiovascular y hormonal; aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas, hipertensión, diabetes y obesidad; contribuye al deterioro cognitivo y a un mayor riesgo de demencia; reduce su calidad de vida debido a la permanente sensación de insatisfacción, tristeza y falta de motivación; y está asociada, además, con un mayor riesgo de mortalidad prematura.

Y precisamente ahí, para evitar todos estos problemas, es donde entran Amaia App y la tecnología. «Queremos fomentar el uso de la tecnología como herramienta de conexión y bienestar emocional», aseguran sus creadores.

«Los beneficios de Amaia App los vemos cada día cuando se utiliza en residencias y centros de día. Pero uno de los casos que guardamos con más ilusión fue cuando probamos la primera versión de Amaia con usuarios reales. La probamos por primera vez con una mujer que tenía a su familia repartida por toda Europa y que acababa de ser bisabuela. Cuando nos acercamos a ella, uno de los trabajadores del centro nos comentó que quizá no nos iba a hacer mucho caso porque se había levantado con el pie cambiado. Cuando empezamos a hablar con ella, la mujer nos confirmó que estaba bien de cabeza pero que vivía amargada por los diferentes dolores que sufría y que su salud había ido empeorando. Pero fue conectar la aplicación y aparecer un vídeo de su bisnieta gateando, y la cara de la mujer se iluminó con una sonrisa de oreja a oreja. Se le olvidaron los diferentes dolores que tenía y empezó a contarnos historias sobre lo terremoto que era su bisnieta. Ese día salimos del centro casi con lágrimas en los ojos por el impacto que ese simple vídeo había tenido en el día de aquella mujer».

Pero nada de eso hubiera sido posible sin la ayuda de Havas. «Desde la puesta en marcha de Planta 7, hemos impulsado el desarrollo de más de 40 proyectos en diversos sectores, contando con la colaboración activa de más de 200 profesionales de Havas que han dedicado su tiempo de forma voluntaria», explica Marcos Martín Cuevas.

«Esta ha sido mi primera experiencia, pero creo que no será la última, porque Planta 7 es un programa que te permite salir de tu propia rutina en la agencia y conocer distintos puntos de vista de muchos ámbitos que nos afectan en nuestro día a día, haciéndote crecer tanto personalmente como profesionalmente –explica José Ortiz–. Esta ayuda me ha reportado mucho, ya que me ha servido para conocer a otros compañeros que trabajan en distintos departamentos y en distintas cuentas, y es un proyecto que me ha enriquecido personalmente aportando valor social».

La residencia en la que vive Azucena Hernández desde que enviudó es una de las que cuenta con la aplicación Amaia App. Gracias a ella mantiene una conexión casi constante con sus hijos y sus dos nietos, que viven en Mánchester, comparte con otros residentes sus fotos y sus vídeos y, de paso, se saca un poco de encima la soledad.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios