Canarias7
Carlos S. Beltrán

Descartan el homicidio en el caso del paciente del Negrín

El Grupo de Homicidios del Cuerpo Nacional de Policía que investiga el hallazgo de un paciente nonagenario, con heridas de arma blanca en la madrugada del pasado 4 de julio en su habitación del Hospital Universitario Doctor Negrín, han cerrado el caso descartando que el hombre fuese víctima de un homicidio y apuntando al suicidio como motivo de su fallecimiento, según confirmaron ayer fuentes cercanas a las pesquisas.

De hecho, los agentes han descartado la implicación del único investigado en el caso, del entorno cercano al fallecido, y no hallaron pruebas que apuntasen en otro sentido, según puntualizan dichas fuentes.

Se cierra así el caso que sacudió la rutina del Bloque A de la Unidad de Medicina Interna de la sexta planta del Hospital Universitario Doctor Negrín de Gran Canaria.

Cabe recordar que el hombre fue localizado por un auxiliar de enfermería en el suelo de su habitación, en un charco de sangre, con varias heridas de arma blanca en el tórax y con las sondas y las vías arrancadas. Además, la barra de seguridad de su cama estaba desactivada.

En ese momento, las fuentes sanitarias consultadas no descartaban que el hombre hubiese sufrido un arrebato por las múltiples patologías que sufría y que se arrancase en plena noche la vías y las sondas y se autolesionase, sin ser del todo consciente de lo que hacía.

En la cama del fallecido se localizó el arma blanca, al parecer una pequeña navaja de hoja afilada, que habría sido usada para provocar las lesiones que presentaba el varón.

Dicha arma no contenía más huellas que las del fallecido, además de restos de su sangre. Las cámaras de seguridad tampoco grabaron o detectaron ningún movimiento sospechoso entre las 02.00 horas del 4 de julio, cuando presuntamente tuvo lugar su fallecimiento, y las 04.00 horas, cuando el trabajador de la sexta planta entró en la habitación durante su habitual ronda nocturna, hallando su cuerpo con varias heridas de arma blanca. Fue en ese momento cuando se activó el protocolo previsto para este tipo de casos y poco después llegaba la Policía Nacional al centro.

Algo que en principio podría ser chocante como autolesionarse mortalmente en el tórax con un arma blanca es, según fuentes sanitarias consultadas, no tan descabellado en pacientes de este tipo con varias patologías y en una situación delicada.

Todo indica que el paciente llevó la navaja con la que presumiblemente se quitó la vida consigo cuando ingresó en el centro hospitalario y que la mantuvo escondida entre sus enseres hasta la madrugada del 4 de julio, cuando la usó para quitarse la vida. Se cierra así un hallazgo que mantuvo en vilo a los trabajadores del centro hospitalario de la capital grancanaria.