Canarias7
Francisco José Fajardo

Ya fue condenado en 2014 por descargarse material pornográfico de menores

Condenan a un profesor de la ULPGC por abuso sexual

José Manuel Quintana Santana, profesor titular de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), ha sido condenado a dos años de prisión, cuatro de alejamiento de la víctima, libertad vigilada y el pago de 25.000 euros en concepto de responsabilidad civil, por haber abusado sexualmente de manera reiterada de una menor desde que la misma tenía cinco años de edad hasta que cumplió los diez.

La sentencia fue dictada de conformidad por el Juzgado de lo Penal nº 6 de Las Palmas de Gran Canaria, al reconocer el doctor en Ingeniería Industrial y docente de la ULPGC, los hechos por los que fue denunciado.

Según el fallo, los mismos se corresponden al periodo de tiempo que transcurrió entre los años 2003 y 2008. La sentencia recoge que el varón, en 2003 y cuando la víctima tenía entre 5 y 6 años, «con el objetivo de satisfacer sus instintos sexuales», entró en varias ocasiones en un baño donde se encontraba la niña, y procedió a bajarse «los pantalones y los calzoncillos» para masturbarse delante de ella.

Ha sido penado a dos años de prisión, pero no entrará en la cárcel al no contabilizar la anterior condena como antecedente

Asimismo, en 2004 y 2005 y cuando la menor tenía 6 y 7 años, el adulto, en varias ocasiones, aprovechó para «darle masajes» e introducirle «sus manos por debajo de su ropa», tocándole los pechos a la menor mientras la misma jugaba con otros niños.

Por último y según los hechos que reconoció durante la vista oral el ya condenado en firme, «desde 2003 y hasta al menos 2008, el acusado, guiado con el mismo ánimo, solicitó en numerosas ocasiones» a la menor que «le metiera la mano en los bolsillos del pantalón con la excusa de coger unas llaves u otro objeto, lo que le provocaba placer sexual, llegando a tener erecciones que notaba la menor», recoge la sentencia dictada por la magistrada Ivana Aisa Muiños.

A consecuencia de estos hechos, la menor de edad que sufrió los abusos sexuales repetidos por parte de José Manuel Quintana Santana, sufre un trastorno depresivo del estado del humor y del ánimo, según se desprende del informe elaborado por el médico forense del Instituto de Medicina Legal de Las Palmas que compareció en la vista oral.

Reincidente

Hay que destacar que José Manuel Quintana Santana, que en la actualidad tiene 57 años de edad, ya fue condenado en mayo de 2017 a dos años de prisión como autor de un delito relativo a la prostitución y corrupción de menores puesto que en verano de 2016, fue sorprendido con material pornográfico de menores descargado de internet en un operativo policial de ámbito nacional en el que fueron detenidos varios pedófilos.

El profesor de la ULPGC, como sucedió en esta última condena, reconoció en dicho procedimiento penal que, desde octubre de 2015 hasta junio de 2016, en su domicilio estuvo descargándose fotografías y vídeos, de menores en actitud y comportamientos sexuales explícitos de todo tipo –solas, con hombres adultos, con felaciones y penetraciones–, a través de la red de intercambios e-Donkey utilizando el programa E-Mule».

El acusado reconoció que, según el informe elaborado por el Ministerio Fiscal, «realizaba tales actos movido por su atracción sexual hacia los menores de edad». Además de la condena penal, que le fue suspendida al carecer de antecedentes penales, al docente le se prohibió por sentencia firme toda actividad relacionada con menores durante siete años, y está participando en un programa de reeducación para adultos pedófilos.

En esta última ocasión, José Manuel Quintana Santana, que lleva ejerciendo la docencia en la ULPGC desde el 1 de diciembre de 1993 y llegó a ser secretario del Departamento de Ingeniería Mecánica hace unos años, tampoco entrará en prisión puesto que los hechos juzgados sucedieron con anterioridad a la condena que le impuso el juzgado el pasado año.

Angulo: «Tolerancia cero con este tipo de delitos»

Norberto Angulo, director de la Escuela de Ingenierías Industriales y Civiles de la ULPGC, se mostró muy afectado tras conocer, por este periódico, la noticia de la condena a uno de sus profesores por un delito de abuso sexual: «Me quedo sin palabras... hablaré de inmediato con el rector Rafael Robaina para tratar este asunto porque nosotros no teníamos conocimiento de los hechos. No sabíamos que este profesor había sido juzgado y condenado y ahora el caso tendrá que ser estudiado por los servicios jurídicos de la universidad para que se tomen las medidas oportunas que dicte la ley», manifestó.

Angulo, visiblemente disgustado, solo pudo hilvanar varias frases en las que lamentó «los hechos y los condeno absolutamente en nombre de la Escuela de Ingenierías Industriales y Civiles de la ULPGC. Solo pudo decir que vamos aplicar la ley en su máxima expresión y que nosotros tenemos tolerancia cero con todos los delitos, aunque con estos de manera especial. No vamos a permitir que nada manche el gran prestigio que tiene esta escuela, que cuenta con más de 200 profesores en sus 17 departamentos y más de 2.000 alumnos, por lo que voy a informarme bien sobre este caso y a hablar con el rector», señaló Norberto Angulo, que ejerce como profesor del área de Ingeniería Eléctrica desde junio de 1994.