Canarias7
Canarias7
Patricia Vidanes

Un equipo arqueológico pone cara por primera vez a una aborigen

Los estudios llevados a cabo por la empresa Tibicena sitúan la montaña sagrada Umiaya entre los riscos de Amurga. La Fortaleza pudo ser el lugar donde se pactó la rendición indígena.

p. vidanes / las palmas de gran canaria

La Caldera de Tirajana guarda en sus entrañas buena parte de la historia aborigen de Gran Canaria. El equipo de la empresa Tibicena lleva cuatro años trabajando allí en un proyecto asociado al Centro Museo de La Fortaleza, para lo que ha contado con el apoyo directo del Ayuntamiento de Santa Lucía, de la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias y de la Consejería de Turismo, Cultura y Deportes. Aunque se trata de una trabajo de investigación a largo plazo, ayer se presentaron los primeros resultados de la excavación y estudio del lugar y de los restos hallados, lo que además enlaza con el objetivo final, que es difundir el conocimiento, sobre todo entre la comunidad escolar. Una de las conclusiones más reveladoras es que la montaña sagrada de Umiaya está en los riscos de Amurga, el macizo que separa los barrancos de Tirajana y Fataga. A su vez, se cree que la rendición indígena se llevó a cabo, el 29 de abril de 1483, en la Fortaleza de Amurga.

Fruto de este «proyecto absolutamente sólido» y que trasciende gobiernos, en palabras del director de Patrimonio, Miguel Ángel Clavijo, es la reproducción de la cabeza de una mujer, bautizada ahora como La Maguada de Umiaya, que vivió en La Fortaleza y que murió entre finales del siglo V y principios del VI.

Esa cabeza, que forma parte del proyecto Humiaga 977, presidió ayer la rueda de prensa ofrecida en El Museo Canario. Precisamente Teresa Delgado, conservadora de institución, fue la encargada de detallar cómo se había logrado reproducir fielmente a esta aborigen. Humiaga 977 es un «ejemplo perfecto» de cómo se aúna investigación, análisis y difusión del conocimiento. Partiendo del cráneo 977 que desde finales del siglo XIX forma parte de la colección osteológica del Museo Canario, un equipo interdisciplinar buceó en el archivo documental del centro museístico; realizó pruebas de carbono 14 al cráneo en cuestión para su posterior reconstrucción genética; ahondó en su ADN y descubrió que se trataba de una mujer procedente del Norte de África, más concretamente de alguna población bereber con múltiples mezclas; se procedió posteriormente a su reproducción en 3D; y, finalmente, se le dio forma hasta llegar a la reproducción casi real que a partir de octubre será expuesta en el centro de interpretación de La Fortaleza dentro de su nuevo proyecto.

La Maguada de Umiaya, que fue una de las primeras habitantes de las montañas sagradas, es el resultado de una de las muchas investigaciones que se están llevando a cabo en La Fortaleza. Según explicó el director de Tibicena, Marco Antonio Moreno, se han llevado a cabo 28 dataciones y se ha establecido una larga temporalidad, del siglo V al XVI. La Caldera de Tirajana, en la mayor densidad de población aborigen, alberga la esquiva Umiaya, uno de los grandes riscos sagrados cuya existencia en su día fue negada por grandes investigadores.

La Caldera de Tirajana guarda en sus entrañas buena parte de la historia aborigen de Gran Canaria. El equipo de la empresa Tibicena lleva cuatro años trabajando allí en un proyecto asociado al Centro Museo de La Fortaleza, para lo que ha contado con el apoyo directo del Ayuntamiento de Santa Lucía, de la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias y de la Consejería de Turismo, Cultura y Deportes. Aunque se trata de una trabajo de investigación a largo plazo, ayer se presentaron los primeros resultados de la excavación y estudio del lugar y de los restos hallados, lo que además enlaza con el objetivo final, que es difundir el conocimiento, sobre todo entre la comunidad escolar. Una de las conclusiones más reveladoras es que la montaña sagrada de Umiaya está en los riscos de Amurga, el macizo que separa los barrancos de Tirajana y Fataga. A su vez, se cree que la rendición indígena se llevó a cabo, el 29 de abril de 1483, en la Fortaleza de Amurga.

Fruto de este «proyecto absolutamente sólido» y que trasciende gobiernos, en palabras del director de Patrimonio, Miguel Ángel Clavijo, es la reproducción de la cabeza de una mujer, bautizada ahora como La Maguada de Umiaya, que vivió en La Fortaleza y que murió entre finales del siglo V y principios del VI.

Esa cabeza, que forma parte del proyecto Humiaga 977, presidió ayer la rueda de prensa ofrecida en El Museo Canario. Precisamente Teresa Delgado, conservadora de institución, fue la encargada de detallar cómo se había logrado reproducir fielmente a esta aborigen. Humiaga 977 es un «ejemplo perfecto» de cómo se aúna investigación, análisis y difusión del conocimiento. Partiendo del cráneo 977 que desde finales del siglo XIX forma parte de la colección osteológica del Museo Canario, un equipo interdisciplinar buceó en el archivo documental del centro museístico; realizó pruebas de carbono 14 al cráneo en cuestión para su posterior reconstrucción genética; ahondó en su ADN y descubrió que se trataba de una mujer procedente del Norte de África, más concretamente de alguna población bereber con múltiples mezclas; se procedió posteriormente a su reproducción en 3D; y, finalmente, se le dio forma hasta llegar a la reproducción casi real que a partir de octubre será expuesta en el centro de interpretación de La Fortaleza dentro de su nuevo proyecto.

La Maguada de Umiaya, que fue una de las primeras habitantes de las montañas sagradas, es el resultado de una de las muchas investigaciones que se están llevando a cabo en La Fortaleza. Según explicó el director de Tibicena, Marco Antonio Moreno, se han llevado a cabo 28 dataciones y se ha establecido una larga temporalidad, del siglo V al XVI. La Caldera de Tirajana, en la mayor densidad de población aborigen, alberga la esquiva Umiaya, uno de los grandes riscos sagrados cuya existencia en su día fue negada por grandes investigadores.