Canarias7
Canarias7

Refuerzan el transporte público para los fuegos de Melenara

Las cerca de 30.000 personas que se espera que lleguen el sábado a Melenara para ver los fuegos artificiales tendrán a su disposición la flota de guaguas de La Pardilla Bus y, al menos, 115 taxis.

El Ayuntamiento, la empresa de transportes y las dos cooperativas de taxistas del municipio diseñaron ayer el dispositivo con el que se hará frente a esa noche de avalancha de visitantes a la costa.

El plan se gestó en una reunión que mantuvieron el alcalde accidental y concejal de Transportes, Juan Martel; el jefe de la Policía Local, Félix Ramos; el responsable de La Pardilla Bus, José Santana; y los representantes del gremio del taxi, Lorenzo Rodríguez y Armando Ramos.

«Es uno de los actos que más público atrae a Telde y, ya que no hay mucho espacio para aparcar tantos vehículos, se ha creado un dispositivo, para fomentar el transporte público», dijo Martel.

Todos los servicios se reforzarán a partir de las 22.00 hasta las 02.00 horas, y se trasladarán las paradas de taxis y de guaguas, que se instalarán en la calle Narciso Pérez Guzmán, junto a la rotonda de Luis Morote, para dar fluidez del tráfico.

Asimismo, en la antigua carretera de Melenara, desde las diez de la noche, se alternarán los sentidos de la marcha. En la hora de llegada al acto, la bajada a la playa será casi en exclusiva para el transporte público, por lo que se aconseja a los vehículos privados que accedan al barrio por el vial costero.

«El objetivo es que los visitantes usen el transporte público. Llegarán más rápido y con más comodidad».

Refuerzos

Martel detalló que el servicio de guaguas habitual se reforzará con todas las unidades que sean necesarias. Mientras, el colectivo de taxistas destinará al evento la mitad de la flota, es decir, al menos 115 vehículos.

Se aplicará la tarifa habitual que, como asegura Lorenzo Rodríguez, representante del gremio: «Un taxi siempre será más barato que pagar una multa o arreglar un problema más grave».

Por último, se aconseja llegar con antelación a los fuegos, cuyo hora prevista de inicio es las doce y media de la noche, aproximadamente.