Canarias7
Blanca E. Oliver / Telde

Protección Animal pierde 35.000 euros de ayuda y ‘araña’ 40.000

Quienes rebosan optimismo por todos sus poros llevan tatuado en la frente el legendario No hay mal que por bien no venga. Estos días, el concejal de Protección Animal, Abraham Santana, debería lucir ese lema en el pecho, en mayúsculas y en neón intermitente verde fosforescente, porque ha conseguido comprometer con el Cabildo una subvención de 40.000 euros para la construcción del Centro de estancia temporal de animales (CETA). Un dinero que llega como agua de septiembre, después de que el proyecto fuera proa al marisco, al perder los 35.000 euros que también le había inyectado el mismo Cabildo.

El Círculo de Podemos Telde ya denunció ayer la pérdida de ese dinero, debido a no haber cumplido con los plazos estipulados para presentar la documentación que faculta al Ayuntamiento a cobrar la ayuda. El partido, además, acusó al edil de ocultar esa circunstancia premeditadamente.

Por su parte, Santana corroboró ayer que ese dinero ha desaparecido porque no se ha podido terminar con todo el papeleo por un motivo del que se lleva quejando el consistorio desde hace tiempo: la falta de personal.

«Estos días nos ha llegado el informe de Urbanismo favorable a la construcción del CETA en el solar de Siete Puentes en donde va a levantarse la infraestructura. Pero, es cierto, no hemos cumplido los plazos y el dinero se ha perdido».

El concejal lo admite y también anuncia que se ha hablado con el Cabildo para explicarle la situación y se ha pactado una nueva subvención de mayor cuantía. En concreto, de 40.000 euros.

«Con el informe de Urbanismo en la mano, sólo resta concluir el proyecto, que lo están redactando técnicos de otra área que me están haciendo el favor, porque yo no tengo en mi concejalía. Siendo muy optimista, el CETA podría estar en marcha antes de final de año».

Inhabitable.Si el futuro CETA ha corrido el riesgo de no ver la luz por falta de dinero, el actual depósito temporal de animales ha cosechado duras críticas de la formación política Ciuca que, a través de su concejal y portavoz, Juan Antonio Peña, ha acusado a Santana de mantener el recinto en condiciones insalubres y prácticamente inhabitable para los perros que van a parar a sus jaulas. Además, ha insistido en que en ese espacio hay elementos de amianto, que es un material contaminante para los animales y para los operarios municipales.

Santana lo niega con rotundidad. «El trabajador que se encarga del recinto lo mantiene limpio y da comida y bebida a los siete perros que tenemos ahora mismo allí. Y ocurre lo mismo cuando las 16 jaulas están llenas. Además, convendría aclarar que el amianto es cancerígeno cuando se corta o se manipula de algún modo. Mucha gente ha tenido planchas de uralita en su casa y no les ha pasado nada».

Ciuca hablaba también de que los perros enjaulados tienen chip y no se hace nada por dar con sus dueños. Una acusación que enfada especialmente al concejal.

«Los siete animales que guardamos ahora tienen chip. Se ha buscado a sus dueños y o no están o no quieren o no pueden tenerlos. La ley nos obliga a dar con ellos y lo hacemos. Cada semana entregamos un buen número de perros. Los que están allí, tras 21 días de tutela, se llevarán al albergue de Bañaderos».

El edil recalca que los animales sean maltratados y afirma estar en contacto diario con las protectoras. También se ha contactado con el Colegio de Veterinarios, para realizar campañas de castración masiva y señala que se trabajará en la ordenanza municipal que regule el servicio, en cuanto el Gobierno apruebe la Ley Canaria de Bienestar Animal, «que ya llevamos esperando más de seis meses».