Canarias7
Blanca e. oliver / Telde

La basura amenaza con ahogar los fondos marinos

Tortugas que tragan plástico y mueren o que aparecen con las aletas cortadas por hilos de nailon; peces que comen plomos tóxicos... toda una fauna y flora marinas que viven en riesgo constante, entre los desperdicios que los desaprensivos arrojan al mar y tardan años en desaparecer.

Bajo las aguas de los 23,4 kilómetros de costa del municipio se pudren todo tipo de residuos, sin que los esfuerzos de los clubes de buceo y de las autoridades locales logren socavar sus efectos nocivos.

Los buceadores realizan inmersiones todos los fines de semana y, como asegura Gonzalo Henríquez, presidente del club Henrisub, aprovechan para sacar todo lo que pueden, pero les es imposible paliar el impacto de ataques medioambientales continuos.

Actualmente, las zonas más degradadas son la de Aguadulce, donde se acumula una gran cantidad de plástico, y la escollera del muelle, en la que se concentran muchos pescadores, a pesar de que el acceso está prohibido.

Henríquez recalca que los clubes hacen todo lo que pueden para acabar con esta lacre, pero es necesaria la implicación de las instituciones. «Y es preciso mentalizar a los ciudadanos de que el mar no es un vertedero o esto jamás se solucionará», sentencia.

Eloy Santana, concejal accidental de Medio Ambiente, afirma que el Ayuntamiento efectúa limpiezas en los fondos marinos regularmente, en los meses de julio, agosto y septiembre, en colaboración con los clubes de buceo, y siempre se han sacado muchos kilos de desechos.

Asimismo, además de garantizar la continuidad de esas actuaciones, y en vista de que el problema no tiene visos de remitir, hace un llamamiento a la ciudadanía para que tome conciencia de la necesidad vital de preservar el entorno marino.