Canarias7
Javier Darriba

Reunión de última hora para salvar el fin de año veraniego de Vegueta

El cotillón de verano de Vegueta podría salvarse este jueves si los promotores de la fiesta, la Asociación Vegueta de Ocio y Restauración (Avor), y el Ayuntamiento llegan a un acuerdo sobre las condiciones de celebración de las campanadas estivales.

«Nos pidieron un cambio de planteamiento y lo hemos dado, manteniendo la esencia del evento; después nos pidieron acotar el espacio de música; más tarde nos obligaron a quitar espacio de barras dejando solo 12 barras para atender a las cerca de 10.000 personas que se prevén; por último y, yendo contra el criterio del técnico de seguridad, quieren acotar un espacio para los conciertos y música y quitar la megafonía con sonido ambiental de las calles, lo que los especialistas consideran que será un problema de seguridad ya que, de hacerse, sería un riesgo inasumible acotar el espacio de celebración al trasladarse demasiada gente al único espacio con sonido», aseguró Olga Palacios, gerente de AVOR. «En esas condiciones, los empresarios y empresarias de Vegueta no podemos ni debemos asumir la organización. O se ponen de acuerdo entre ellos o la ciudad perderá uno de los eventos más importantes del verano a nivel nacional», añadió.

Sin embargo, el alcalde en funciones y concejal de Urbanismo, Javier Doreste, ofreció una versión distinta. El edil informó que el 3 de julio hubo una reunión con Avor «en la que nos manifestaron que querían reducir el evento y querían potenciar el aspecto familiar y la restauración». De acuerdo a su relato, la propuesta inicial era desplegar el mismo mobiliario que se utilizó en el oktoberfest y limitar la música a un recinto vallado en la plaza de Santa Ana, San Marcial y Espíritu Santo, con control de aforo.

«El 29 de julio se les reclama que presenten la propuesta», prosiguió Doreste, «en lo que se insiste el 31 de julio». La solicitud fue presentada el 30 de julio pero «difería de lo acordado porque se proponía que en las calles Pelota y Mendizábal, cada dos locales, se pusieran unos elementos para actuaciones musicales». El edil explica que «para esto debían presentar un estudio de impacto musical que no se acompañó, por lo que fue denegada y se les pidió que se acogieran a la propuesta inicial del 3 de julio».

En la reunión de este jueves se tendría que presentar el plan de seguridad del evento, pero ya el tiempo corre en contra de su celebración. Dicho plan debe ser evaluado en primer lugar por los Bomberos y la Policía Local, y luego remitido a la Delegación del Gobierno para pasar el examen del Cuerpo Nacional de Policía.

«La pelota está en su tejado», aseguró Doreste, quien anunció que va a solicitar un cálculo de lo que representa la limpieza del espacio público tras la celebración del evento. «No les cobramos por acotar Santa Ana, que se privatiza para ellos, ni por los servicios de Limpieza, Bomberos o Policía».

Por su lado, Coalición Canaria exigió la intervención del alcalde de la capital grancanaria, Augusto Hidalgo, para garantizar la celebración de las campanadas de Vegueta.