Canarias7
Canarias7

Refuerzo de la atención turística para la temporada de cruceros

El nuevo espacio tiene una cubierta inclinada que recuerda a una caracola

canarias7 / las palmas de gran canaria

La Concejalía de Turismo de Las Palmas de Gran Canaria prepara el refuerzo de los servicios de atención a los cruceristas con un nuevo punto de información turística y la renovación de la señalética concebida para orientar a los pasajeros en su desembarco en la urbe.

Según las previsiones del Puerto de Las Palmas y el Observatorio Turístico de la ciudad, la nueva temporada supondrá un aumento de escalas de embarque y desembarque de pasajeros (Puerto Base), y traerá al Santa Catalina al nuevo Mein Schiff 1, que tiene previstas 32 atraques entre 2018 y 2019.

La instalación de un nuevo punto de información turística en el entorno del desembarco de los cruceristas constituirá una de las principales novedades de la temporada. Una renovada oficina que supondrá un refuerzo de los servicios de orientación a los pasajeros, que ya viene prestando la ciudad a pie de muelle con sus informadores turísticos.

El nuevo equipamiento, adaptado a las tecnologías de la información y a las demandas de los turistas urbanos y cruceristas actuales, se localizará en la confluencia de acceso al muelle Santa Catalina, el muelle Wilson y el Centro Comercial El Muelle. Una zona estratégica de tránsito para los cruceristas que desembarcan y quieren acceder a la ciudad. «El proyecto se está ultimando y esperamos que este equipamiento esté operativo en el mes de noviembre», explicó el concejal de Turismo, Pedro Quevedo, que presentó ayer estas actuaciones acompañado del director comercial del Puerto de Las Palmas, Juan Francisco Martín, y el arquitecto del proyecto, Rafael Barneto.

Este nuevo espacio de atención al turista tiene una superficie total de 30 metros cuadrados en un área de 7,80 metros de largo por 7,80 metros de ancho. En su interior cuenta con dos zonas de información atendida así como un cuarto para guardar material informativo. Su altura máxima es de 3,29 metros.

El equipamiento presenta un diseño novedoso con una cubierta inclinada que combina césped artificial y vegetación natural. La forma de la estructura alude a una caracola que sale del mar para reposar en el muelle e integrarse en el entorno. En la misma se disponen unos asientos para que los cruceristas puedan planificar su visita al aire libre en un jardín vertical.

En cuanto a los materiales de construcción del mismo, una estructura metálica forma el cubículo, que posteriormente se reviste de paneles prefabricados en toda la envolvente excepto en las zonas de acceso al centro, las cuales están dotadas de una gran puerta corredera de vidrio y dos paños fijos acristalados, dando máximo aprovechamiento a la iluminación natural y permitiendo una fácil identificación y accesibilidad.

Además, el área de Turismo del Consistorio capitalino prepara una señalética «más eficaz que informe con claridad a los cruceristas sobre los principales puntos de interés para su visita en la urbe -y cómo llegar hasta ellos- una vez desembarquen. Está ideada para que los pasajeros tengan información de los recursos que pueden visitar a una distancia de 1,5 kilómetros, desde el punto donde se encuentren», apuntó el edil de Turismo.

Esta señalética ya se encuentra en el casco histórico de la capital y en el paseo de Las Canteras y ahora se va a instalar en el área entre el muelle de cruceros, la plaza de Canarias, el parque de Santa Catalina, hasta el castillo de La Luz y la zona comercial Mesa y López.