Canarias7
Javier Darriba

Récord de licitadores en los concursos convocados por Sagulpa

Nueve empresas pujan por el parquin de San Bernardo

Un total de nueve empresas competirán por adjudicarse la obra de rehabilitación del aparcamiento de San Bernardo, que en abril de 2016 fue clausurado debido a que las deficiencias estructurales que presentaba y la ausencia de medidas de evacuación impedían garantizar la seguridad de sus usuarios.

Aunque el número puede incrementarse con la llegada de alguna oferta por correo, las licitadoras que pujan por la obra de 4,28 millones de euros son Félix Santiago, Construcciones Rodríguez Luján, Opreler Obras y Servicios, Ferrovial, Satocan, Comsa, Lopesan-Acciona construcción, OHL Construcción y San José Constructora.

Hasta ahora, se trata de la obra con mayor número de licitadores presentados de cuantas ha sacado a concurso la Sociedad Municipal de Aparcamientos de la capital grancanaria (Sagulpa).

Los plazos que maneja la empresa pública son de que antes de finalizar septiembre se adjudique la obra y que en torno a un mes después se firme el contrato para que a mediados de noviembre comiencen los trabajos. En principio, el renovado aparcamiento de San Bernardo debería funcionar en torno a mayo de 2019, tras año y medio de obras.

El presupuesto de licitación incluye la obra de reforma (3,44 millones de euros), el proyecto de instalación eléctrica (0,8 millones de euros) y el itinerario ciclista que se plantea por Primero de Mayo (unos 34.000 euros). En todo caso, desde Sagulpa se calcula que el precio final de adjudicación podría rondar los 3,5 millones de euros previstos en un primer momento.

El carril bici previsto en el proyecto es una vía exclusiva para ciclistas entre Maninidra y Bravo Murillo, en el lado este de la calle (el más próximo a Triana) a costa de eliminar los aparcamientos del flanco oeste. En el tramo sin aparcamiento, lo que se hace es estrechar los carriles de circulación de la avenida Primero de Mayo.

El aparcamiento de San Bernardo se construyó en 1968. Debido a «las filtraciones del agua de lluvia al interior del edificio, a un deficiente sistema de ventilación y a la falta de mantenimiento del inmueble, los hormigones y las armaduras que componen la estructura del edificio presentan un importante deterioro», según recogen los documentos técnicos. «En algunas partes el estado de deterioro se acerca a la ruina técnica», dicta el informe. Y se aclara que «un tramo del forjado de la cubierta situado en la zona más baja de la calle San Bernardo se encuentra en estado ruinoso desde hace tiempo, por lo que fue inutilizado en su momento y permanece apuntalado ante el riesgo de derrumbe». También hay pilares que han perdido un 30% de su capacidad de resistencia.