Canarias7
Rebeca Díaz

Mbarka: «Soy capaz de quemarme antes de ver a mi madre en la calle»

Mbarka Gachbar, la joven de 34 años de origen saharaui que inició el pasado día 9 una huelga de hambre a las puertas del Ayuntamiento capitalino para solicitar ayuda para alquilar una vivienda a la que poder hacer frente con su paga por discapacidad, asegura que su situación es limite. Recuerda que debe encontrar un lugar para vivir antes de que el 6 de septiembre se ejecute la orden de lanzamiento que existe sobre la casa en la que ha vivido los dos últimos años junto a su padre -fallecido el 24 de julio- su madre enferma de cáncer y la hermana que les cuida, pues ha sido reclamada por la persona que la ha heredado.

En una rueda de prensa que ofreció este miércoles en la sede de Confederación General del Trabajo (CGT), organización que junto a la Asamblea de Parados le ha prestado su apoyo y asesoramiento, anunció que prefiere «morir que ver a mi madre y a mi hermana en la calle» y aseguró que «soy capaz de quemarme antes de eso».

Mbarka recordó que los 550 euros de la paga que recibe, y que son el único ingreso del que dispone en estos momentos su familia, resultan insuficientes para hacer frente a un alquiler tal y como está el mercado en estos momentos. «Ninguna inmobiliaria me quiere alquilar», apuntó.

Añadió que desde 2004 lleva tramitando la solicitud de una vivienda adaptada a sus necesidades, pero que hasta que su caso no salió en los medios de comunicación nadie se interesó por ella.

Explicó que en la reunión que mantuvo este lunes con el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de la capital grancanaria, Javier Doreste, éste le ofreció una ayuda al alquiler, una medida que tendría un plazo de seis meses y que considera una solución intermedia que, sin embargo, está dispuesta a aceptar «con una condición, que me den una casa».

En cualquier caso, expuso que la posibilidad de contar con esta ayuda municipal tampoco resulta viable en estos momentos «porque me dicen que tengo que busca yo la casa y no hay». Por eso se pregunta que «si no puedo conseguir una casas, para qué quiero el dinero».

Armando Suárez, de la CGT, dijo que el problema de Mbarka lo sufren también otras muchas personas en Canarias y en el resto del país, y puso el ejemplo de Mary Pino Santana, una joven madre que este miércoles explicó que se enfrenta a un desahucio el próximo mes de octubre.