Canarias7
David Ojeda

Los cimientos de Onda Atlántica

La pasarela Onda Atlántica empieza a imponer su presencia en Las Palmas de Gran Canaria. Este ramal curvilíneo de 283 metros se encuentra en el momento de levantar las columnas que conformarán su base de sustentación, antes de lanzar desde la zona Canteras hasta la zona del Puerto su recorrido de seis metros de ancho y tres de alto.

Las obras de la pasarela se encuentran, según Javier Doreste, concejal de Urbanismo de Las Palmas de Gran Canaria, «en buen ritmo. Se están cumpliendo los plazos previstos y estará en tiempo en forma».

La construcción de Onda Atlántica se encaja ahora mismo dentro de los plazos estimados, que esperan ser culminados antes de que concluya 2018. Y tras la adjudicación a Tecyr, la empresa encargada de su construcción, se estimó un plazo de nueve meses de ejecución.

Con la pasarela se pretende conseguir una interacción real entre los cruceristas y la zona de Las Canteras. Ya que en muchos casos está no se produce, según afirman desde el Ayuntamiento, por la falta de conexiones entre ambas zonas de la ciudad, condenadas a entenderse y retroalimentarse.

El proyecto está diseñado por los arquitectos Javier Haddad, Ramón Checa y Luis González. Conectará la plaza Alcalde Manolo García, situada junto al mercado del Puerto, con el extremo norte del muelle Sanapú, en las proximidades del acuario, sobre la GC-1.

La pasarela se construirá sobre una estructura metálica, revestida mediante chapa estructural de acero, junto a una losa de hormigón que sirve de base de cimentación de la estructura; esta última es la fase en la que se encuentran los trabajos en este momento.

Según se informó en su día por parte de la corporación, el viaducto, que cuenta con una superficie construida de 1.801 metros cuadrados, tiene 6,24 metros de ancho, de los cuales tres son transitables, y una altura de 3,12 metros. En el tramo de la plataforma que discurre sobre la GC-1, la pasarela alcanza una altura de 5,5 metros. El Ayuntamiento tiene previsto instalar 100 metros cuadrados de paneles solares que generarán la electricidad necesaria de las luces led de bajo consumo que se colocarán a lo largo de la pasarela.

Mudanza de árboles.El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha procedido a la mudanza de los árboles que se han tenido que levantar de sus raíces para la instalación de la pasarela. En principio, el destino de estos se ha repartido entre las instalaciones dependientes del área de Parques y Jardines de la corporación municipal.

Muchos de ellos han encontrado un nuevo hogar en el parque Juan Pablo II, en el barrio de Siete Palmas, o en los aledaños del campo de fútbol Porto Pi en el entorno de La Isleta, lugares que aún se encuentra en la fase de transplantado de los árboles.

Esta ha sido una de las fases principales de una obra que comenzó con la puesta en marcha de la misma hace dos meses, mediado el mes de abril. Por lo tanto, si se mantiene el ritmo de trabajo que se tiene actualmente la pasarela que unirá los dos lados del istmo de la capital de Gran Canaria debería estar culminada en el mes de diciembre.

Las obras que se tengan que realizar en los tramos de la GC-1 se realizarán en horario nocturno para no alterar el ya de por sí complicado tráfico de la zona.