Canarias7
Javier Darriba

El Ayuntamiento superó el techo de gasto permitido en 31 millones

El Ayuntamiento tiene previsto aprobar hoy en comisión y mañana en sesión plenaria el nuevo plan económico financiero al que le obliga la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera como consecuencia del incumplimiento del límite de gasto en 31,18 millones de euros, en relación al presupuesto de 2017.

El Consistorio tenía un límite de 273,83 millones de euros, pero al final el gasto aplicable fue de 305,01 millones de euros, lo que ahora le obliga a presentar al Ministerio de Hacienda un documento -el citado plan- para reconducir la situación.

Buena parte del incumplimiento se debe a la inclusión en la cuenta 413 -la partida presupuestaria en la que se meten todas las operaciones pendientes de aplicar al presupuesto- de 11,01 millones por sentencias relativas al área de Personal; de 10,86 millones de euros por sentencias urbanísticas que hay que pagar; y 3,33 millones de euros por acuerdos de justiprecios expropiatorios.

Todas ellas forman un montante de 25,21 millones de euros que se consideran «atípicos» y para los que «no existía crédito» en las cuentas del año pasado.

A ello hay que añadir el hecho de que el incremento de ingresos previsto inicialmente para 2017 fue 4,2 millones de euros menor que lo se calculó cuando se realizó el presupuesto. Y eso que la variación de ingresos aumentó en 2,3 millones de euros, básicamente porque el procedimiento de regularización catastral disparó la recaudación por este concepto en 1,76 millones.

Aparte del incumplimiento del Ayuntamiento, también se contabilizan aquí las rupturas del techo de gasto del Instituto Municipal para el Empleo y la Formación (en 1,55 millones de euros), de la Sociedad de Promoción de Las Palmas de Gran Canaria (en algo menos de 206.000 euros), de la Fundación Auditorio Teatro (en casi un millón de euros), del Instituto Municipal de Deportes (en 857.000 euros) y de la Agencia Local Gestora de la Energía (en algo más de 61.000 euros).

El grupo de gobierno no plantea ningún escenario alternativo a la presentación del plan porque cree que la situación revertirá en el ejercicio actual.

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha venido restando importancia al incumplimiento de la regla de gasto por el hecho de presentar un bajo nivel de endeudamiento (sólo se contabilizan 3,5 millones de euros en Geursa en concepto de anticipo de crédito), por su potencia ahorradora (121 millones de euros) y su capacidad de financiación (35,47 millones de euros).

Sin embargo, el hecho de tener que presentar ante el Gobierno de España un plan económico financiero significa que en los próximos dos años las cuentas municipales pasarán a estar bajo la lupa del Ministerio de Hacienda.