Canarias7
Ingrid Ortiz Viera

La revolución

Largas colas en el castin de Gran Hermano

El dinero, la fama y sobre todo la oportunidad de «vivir una experiencia única» es el objetivo de la mayoría de los que quieren ser grandes hermanos este año. «Soy la revolución», es la frase más repetida entre los agolpados frente al hotel donde se celebraba el castin desde las 10:00 horas de esta mañana.

Entre las filas no faltó el desparpajo que caracteriza a los participantes del programa de Telecinco, y entre el reparto de pegatinas con números y los papeles a rellenar aún podían verse algunas sillas abatibles y cojines con los que mitigar la larga espera desde la noche anterior. También hubo quien apenas venía llegando a la cita: «nosotros, con la calma».

Las pruebas fueron calificadas como «fáciles» por los aspirantes que acababan de realizarlas. Hubo preguntas sobre la personalidad, bailes tipo twerk y alguna prueba en grupo. Todos lo tenían claro: tienen mucho que aportar al programa y vienen a ganar.