Canarias7
Jesús Quesada

La GC-2 entre Arucas y Guía, sin variantes y sin túneles por Moya

jesús quesada / las palmas de gran canaria

Más de siete años después de su aprobación inicial por el Cabildo, el Plan Territorial Parcial de Ordenación del Litoral del Norte (PTP15) renace de sus cenizas enterrando definitivamente el trazado de la variante de Bañaderos y la creación de túneles a su paso por el municipio de Moya. La segunda aprobación inicial por el Consejo de Gobierno Insular, tras la primera de marzo de 2011 que se quedó en el limbo administrativo, desecha cualquier cambio de trazado de la carretera actual desde Costa Ayala a San Felipe y apuesta por separar el tráfico de paso del tráfico de agitación y peatonal introduciendo un corredor verde y un paseo marítimo.

El documento que está a punto de salir a información pública propone la transformación de la actual GC-2 entre Bañaderos y El Pagador en un bulevar en las zonas de mayor sección situadas entre el campo de tiro olímpico, cerca de la Punta del Camello, y el barrio de El Roque, admitiendo el desdoblamiento ya ejecutado entre ambos puntos como la mejor alternativa.

Ajustándose a las sentencias del Tribunal Supremo que anularon el trazado de la variante de Bañaderos y descartando el paso por Moya a través de túneles, por el coste de la operación, el trazado de la GC-2 por el que se decanta el Gobierno insular no mueve ni un ápice el recorrido actual, limitándose a configurar un corredor independiente de alta velocidad con el menor consumo de territorio y preservando las explotaciones agrícolas de esta franja costera. El plan se centra ahora en la recuperación del litoral y la creación de un eje verde estructurante.

Así, la segunda aprobación inicial del PTP15, un ámbito que abarca una superficie de 597,41 hectáreas a un lado y otro de la GC-2, establece un recorrido peatonal continuo que empieza en Tinocas con un sendero peatonal e intervenciones blandas y que a partir del Charco de Las Palomas se transforma en paseo marítimo para facilitar la ordenación del litoral y la conexión entre los barrios de El Puertillo, San Andrés, Casas Quemadas, El Roque y San Felipe. Ese paseo se dotará de zonas de uso comercial, restauración, ocio y deportivo, sobre todo, sin descartar el uso hotelero.

Con un plazo de ejecución estimado de 8 años, el nuevo PTP15 apenas introduce variaciones en el resto de dotaciones y equipamientos previstos, entre ellos el Parque Empresarial dibujado en el área de Las Hoyas-Mariscalete (junto a la Granja Agrícola Experimental de Arucas), un Aula de la Naturaleza entre Tinocas y Punta Camello y un Museo de La Sal en el entorno de las salinas del Bufadero.

El documento sigue contando unas 300 fincas afectadas por la Ley de Costas, en Arucas, Moya y Guía, y contemplando el realojo de buena parte de estas viviendas a nuevas bolsas de suelo reservadas para ello. Con capacidad de sobra, se localizan en San Felipe, El Pagador-Casas Quemadas y San Andrés.