Canarias7
Jesús Quesada

Identificados siete republicanos de los 14 asesinados en el pozo de Tenoya

El Servicio de Genética Forense de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria ha identificado ya los restos óseos de la mitad de los 14 cadáveres recuperados del fondo del pozo de Tenoya tras una excavación que duró varios años después de analizar su ADN y cotejarlo con las muestras que tiene a su disposición de descendientes de desaparecidos durante la represión franquista de la Guerra Civil.

Los siete cadáveres identificados por el laboratorio que dirige José Pestano corresponden a varones que residían en el municipio de Arucas en el momento de su asesinato. De momento no se ha confirmado la identidad de ningún republicano desaparecido de otros municipios del norte de la isla.

La confirmación científica de las nuevas identificaciones está siendo comunicada, en primer lugar, a sus posibles familiares directos, lo que no ha sido posible siempre, dándose el caso de que el único descendiente de uno de ellos, y donante del ADN que permitió ponerle otra vez nombre y apellidos, ha fallecido hace poco y es preciso ahora localizar a sus nietos.

El ADN de los restos óseos recuperados del pozo de Tenoya que se analiza se ha extraído de 14 húmeros derechos y de piezas dentales que estaban adheridas aún a las mandíbulas porque los esqueletos estaban desmembrados y sus huesos se encontraban diseminados.

Los primeros dos republicanos asesinados recuperados del pozo de Tenoya que fueron identificados, en el proceso de comprobación de la calidad del ADN de los restos exhumados, fueron José Sosa Déniz y Domingo Gómez Rodríguez, dos vecinos del barrio de Las Chorreras, de Arucas, que desaparecieron la noche del 18 al 19 de marzo de 1937. El primero de ellos era el padre de Pino Sosa, fundadora de la Asociación para la Memoria Histórica de Arucas. Tenía 40 días cuando se llevaron de casa a su padre la larga noche del Día del Padre de 1937, en la que desaparecieron 67 hombres en Arucas.

La identificación de siete de los 14 hombres recuperados del pozo de Tenoya iguala a la lograda con los 24 cuerpos exhumados hace unos años del pozo de Llano de Las Brujas, también en el municipio de Arucas.

Aunque la tradición oral contaba más cuerpos, del pozo de Tenoya fueron exhumados finalmente los restos óseos de 14 varones, todos con impacto de bala en el cráneo. La excavación finalizó el pasado septiembre y fue a a finales de febrero cuando, en las pruebas de calidad del ADN de los huesos recuperados, se identificó a los dos primeros allí arrojados. A partir de entonces el trabajo de laboratorio ha permitido ponerle nombre a otros cinco.