Canarias7
Gaumet Florido

El liderazgo del Consorcio, en vilo por el conflicto de los bomberos

>>

La decisión la tomó en caliente, después de que el comité ejecutivo del Consorcio que gestiona los bomberos de Gran Canaria (salvo los de la capital y San Bartolomé) no secundara este lunes la propuesta que les hicieron los representantes de los trabajadores y que el consejero tampoco veía mal. Miguel Ángel Rodríguez, consejero de Medio Ambiente y Emergencias del Cabildo, presidente a su vez de ese órgano de carácter insular, optó por anunciar su inminente renuncia a ese puesto de liderazgo. De entrada, no presidió la siguiente reunión del Consorcio, la junta general, en la que fue sustituido por el vicepresidente y alcalde, a su vez, de Agüimes, Óscar Hernández.

Rodríguez matizó minutos después lo que había pasado en el seno del comité ejecutivo. «Solo he anunciado mi intención de dimitir». Destacó que no la ha materializado y explicó que antes de tomar la decisión lo consultará con el presidente del Cabildo, Antonio Morales. No ocultó que «no estoy de acuerdo» con la propuesta aprobada en la Junta General, discutida antes en el comité ejecutivo del Consorcio, sobre cómo afrontar la resolución del conflicto laboral con los bomberos. «Discrepo radicalmente», reconoció sin querer entrar en detalles hasta «hablar antes con Morales».

Esos detalles tienen que ver con una propuesta que han hecho los representantes de los bomberos para tratar de hallar una salida a un conflicto laboral que lleva meses estancado. Plantean recurrir a la fórmula de la mediación, iniciativa que, por los datos recabados, el consejero Rodríguez contemplaba como viable, pero que se encontró de frente con la postura de los alcaldes, que la rechazaron. El Consorcio lo conforman el Cabildo, el Gobierno y 19 de los 21 ayuntamientos de la isla.

Tanto fue así que en la junta general, y ante la falta de acuerdo, aprobaron prorrogar sine die las condiciones laborales actuales hasta que haya consenso y se establezcan unas nuevas. Creen que el periodo de negociación se ha dilatado mucho como para explorar ahora un instrumento, el de la mediación, «poco desarrollado».