Canarias7
Jesús Quesada

El juego que cambia cada 4 años

Cabildo Gran Canaria. Atrapado en el tiempo.

Nueve presidentes (ocho hombres y una mujer) ha tenido el Cabildo de Gran Canaria en los últimos 35 años. La media no llega a cuatro años. Salvo uno, el socialista Carmelo Artiles, ninguno ha repetido dos mandatos ni ha durado más de uno. Artiles pudo estar tres, pero al empezar el tercero fue desbancado por una moción de censura. Solo otro pudo estar dos, el popular José Manuel Soria, pero también fue censurado tras tomar posesión por segunda vez. Tal falta de continuidad en una institución tan presidencialista ha pasado factura al Cabildo. La red que teje un Gobierno insular la deshace el siguiente para darle otro punto a la trama hasta que el que le sucede repita la operación. Ni siquiera el PP, que presidió la corporación tres mandatos consecutivos, entre 1995 y 2007, mantuvo en el cargo a la misma persona. Colocó al timón a un aspirante distinto cada vez, cada cual con su propia brújula.

Salvo uno, el socialista Carmelo Artiles, ninguno de los nueve presidentes del Cabildo desde 1982 ha repetido dos mandados ni ha durado más de uno. En una institución tan presidencialista, tal falta de continuidad ha pasado factura a la corporación.


Detrás de esos presidentes, siglas tan variopintas como las de UCD, PSOE, Ican, PP, PSOE, UxGC (los meses finales del pasado mandato) y NC. De todos ellos el que disfrutó de una mayoría más holgada fue Fernando Jiménez, quien en 1979 logró 17 de 27 consejeros posibles. Soria sacó los mismos, ya con 29 actas en juego, en 2003. El que gobernó habiendo logrado menos apoyo electoral fue Pedro Lezcano, que con los 5 votos que ICAN sacó en las urnas en 1991 accedió ese año al cargo al frente de un pacto con PP y CDS desbancando a Artiles a los 27 días de que tomara posesión por tercera vez. Le sigue el actual presidente, Antonio Morales, con las 9 actas que obtuvo NC en 2015.


Salvo dos mandatos con mayoría absoluta, los de Artiles en 1983-1987 y José Manuel Soria en 2003-2007, desde que nació CANARIAS7 la mayoría del Cabildo la han conformado distintos pactos. El más repetido, el del PP y CC, durante dos mandatos consecutivos, entre 1995 y 2003, con María Eugenia Márquez y José Macías dirigiendo las riendas y Carmelo Ramírez como segundo de a bordo. De los nueve presidentes desde 1982 han fallecido cuatro. Son, por orden de antigüedad en el cargo, Fernando Jiménez, Carmelo Artiles, Pedro Lezcano y José Macías.


Durante los últimos 35 años el Cabildo ha contribuido a la creación de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, para la que cedió terrenos, ha cedido a la Comunidad Autónoma algunos hospitales propios (Insular) y ha cerrado otros que se quedaron obsoletos (Psiquiátrico y Dermatológico), ha reemplazado el viejo Estadio Insular por el inacabado Estadio de Gran Canaria. Como el resto de cabildos, ha visto desaparecer sus arbitrios, no ha dejado de reforestar la isla, ha asumido nuevas competencias (en medio ambiente, política sociosanitaria, ordenación territorial, deportes,...) pero no ha cambiado de sede. Si le preguntas a cualquier grancanario dónde está su cabildo, dirá que en la calle Bravo Murillo de la capital, en la Casa-Palacio.


Precisamente su sede oficial es ejemplo de la falta de continuidad en las políticas cabildicias. Abierta desde 1941, el edificio que se había quedado obsoleto a principios del siglo XXI se cerró en 2005 por obras de remodelación y ampliación que iban a durar dos años y se alargaron durante seis, reinaugurándose sin que estuvieran terminadas. Y así sigue dos mandatos después.


Con más de 100 años de vida, la corporación insular ha visto como su presupuesto se ha multiplicado por más de siete en los últimos 35 años, pasando de 86,5 millones de euros en 1982 (entonces pesetas) a los 662,1 de las cuentas en vigor. Bajó con la crisis iniciada en 2007. En 2012 todavía era inferior.

La isla con más vecinos hasta inicios del siglo XXI


Gran Canaria fue a finales del siglo pasado la isla más poblada del archipiélago, con diferencia. En 1981 superaba a Tenerife en más de 73.000 personas. Frente a los 630.937 vecinos que tenía entonces, la isla vecina sumaba 557.191. La diferencia se recortó progresivamente a partir de esa fecha hasta que a principios del siglo XXI, en concreto a partir de 2002, fue superada por la otra isla capitalina. El incremento de su población fue paulatino hasta el comienzo de la actual década, momento en el que se empezó a reducir ligeramente. Así en 2012 tenía más vecinos de derecho que en 2016, la fecha del último padrón oficial. A comienzos de los años 90 el Instituto Nacional de Estadístico hizo un barrido de los padrones municipales en el que detectó que estaban inflados en la mayoría de municipios, lo que menguó los números en la mayoría de Canarias. Luego, en los últimos años, descubrió que las cifras de las que presumía la isla picuda estaban exageradas. Aún así en 2016 contaba allí 46.000 personas más.

«Si de verdad queremos construir una comunidad, esta tarea tiene que hacerse desde el equilibrio, no puede ser soportada en el beneficio de una isla con respecto a otra». Antonio Morales en 2015.