Canarias7
David Monserrat

Los ‘water taxis’ abandonan el Puertito asediados por las multas

Los water taxis con base en los pantalanes del muelle de Corralejo han dejado de embarcar y desembarcar a turistas en el Puertito de isla de Lobos, después de que los propietarios de estas empresas de transporte náutico comenzaran a recibir el pasado miércoles las primeras notificaciones oficiales de la Demarcación de Costas en las que se les comunicaba el inicio de expedientes que podrían saldarse con sanciones «de hasta 3.000 euros». Pero que hayan dejado de operar en el Puertito no significa que hayan dejado de hacerlo en isla de Lobos.

Este jueves, al menos cinco de las nueve empresas de water taxis habían recibido las citadas notificaciones, si bien un día antes el Ayuntamiento de La Oliva informaba de que ya había remitido a la Demarcación de Costas un total de 18 actas levantadas por la Policía Local contra los propietarios de las embarcaciones. Estos últimos, como alternativa al Puertito de Lobos, han comenzado a operar con sus water taxis en el muelle exterior del islote de Lobos, donde también atracan los tres barcos de línea regular que realizan la ruta entre Corralejo y el islote.

Los servicios jurídicos de los water taxis presentarán recursos «a los expedientes sancionadores», así como «a las medidas tomadas por el Ayuntamiento y por la propia Demarcación de Costas», ya que «nos están coaccionando y nos vemos obligados a ejercer nuestra actividad en función de las condiciones climáticas», según explica Alien Alonso, portavoz de los water taxis. Alonso añade que, «si las condiciones climáticas no son seguras en el muelle exterior, entonces, según lo que nos diga nuestro gabinete jurídico, pues iremos al Puertito como medida de emergencia o bien cesaremos la actividad».

La operatividad de los water taxis en el muelle exterior de Lobos no depende solo de las condiciones del mar y del viento, que pueden cambiar en un mismo día dificultando la recogida de los turistas, sino de los horarios de las mareas. En pleamar es más fácil y seguro el embarque y desembarque de los pasajeros, pues se reduce el salto que tienen que dar entre el escalón del muelle y la lancha.

Alonso opina que la campaña contra los water taxis tiene como fin beneficiar a los barcos de línea regular, cuya actividad, según él, se rige «por la misma normativa que los water taxis». En este sentido, los tres barcos de línea regular «están despachados en Capitanía Marítima como barcos de excursiones, no como líneas de pasaje. Como línea de pasaje hay uno que está matriculado en línea segunda pero el despacho en Capitanía Marítima es como barco de excursiones de recreo por las titulaciones que tienen a bordo y por la fiscalidad que les beneficia», añade Alonso.

Empleos en peligro

Los propietarios de water taxis han solicitado reunirse con los responsables del Cabildo de Fuerteventura y del Ayuntamiento de La Oliva en pro de una solución. «Les hemos mandado mensajes y ni han contestado», señalan. Recuerdan que hay medio centenar de empleos en peligro, además de la mala imagen que se está dando al turismo.