Canarias7
Canarias7 / Puerto del Rosario

El convento de San Buenaventura se somete a sondeos arqueológicos

La Comisión Insular de Patrimonio Histórico, que preside el consejero Juan Jiménez, ha aprobado un plan de actuación para intervenir en los restos del complejo arquitectónico del convento franciscano de San Buenaventura, en Betancuria. La primera medida consiste en el inicio de sondeos arqueológicos, esto es, una intervención arqueológica en el subsuelo y de tipo mural. Con ello se obtendrían datos que complementen la información oral y escrita de la que se dispone actualmente, de cara a lograr un conocimiento profundo sobre dicho enclave, de gran importancia histórica.

En última instancia, el objetivo de este plan es recuperar sus valores histórico-patrimoniales, garantizando además la correcta y efectiva protección y conservación de los edificios. La empresa Tibicena será la encargada de realizar estos sondeos, imprescindibles ante las altas probabilidades de que en el sitio persistan importantes testimonios de lo que fue la vida de este emblemático conjunto religioso. En estos momentos, sin realizar un estudio arqueológico, es difícil valorar los componentes que aún puedan permanecer ocultos en el subsuelo y cuál es su estado de preservación.

El presidente del Cabildo, Marcial Morales, recuerda cómo la Corporación «está especialmente sensible y activa con la recuperación de estos elementos de nuestro patrimonio, cuyo valor cultural es innegable porque representan una parte destacada de la historia de la isla». Además –prosigue el presidente-, constituyen «un atractivo turístico importante para un tipo de visitantes que valora especialmente la historia de los pueblos y lugares a los que viajan. En esa dirección, la zona conventual de Betancuria es una expresión fundamental de la presencia franciscana en Fuerteventura, y por ello, es para nosotros un enclave de intervención prioritaria».

Los trabajos comenzarán con inmediatez, una vez la Dirección General de Cooperación y Patrimonio Histórico del Gobierno de Canarias conceda autorización. El plazo previsto para la ejecución de la intervención es de un año en total, seis meses para el trabajo de campo y de gabinete, y otros seis para la redacción de la Memoria Técnica Final.