Canarias7
EFE / Madrid

Kiko Rivera: «Ojalá me llamase algún día Daddy Yankee"

"Ojalá me llamase algún día Daddy Yankee, pero es prácticamente imposible", reconoce en una charla con Efe, en la que recuerda que aprovechó su actuación como telonero en Huelva del coautor de "Despacito" para regalarle un disco autografiado por su progenitora. "Es un gran fan suyo", revela.

Muchas son las puertas que le ha abierto su segundo apellido, especialmente en Latinoamérica. Argentina, presume a continuación, ha superado por ejemplo a España en el número de reproducciones de "Te fuiste", que acaba de remezclar Elijah King, el puertorriqueño responsable a su vez del "Vida" de Ricky Martin.

"El apellido Pantoja pesa mucho, aunque me siento muy orgulloso de él y, para qué mentir, también me ha ayudado en otras ocasiones", señala este habitual de la prensa rosa que protagoniza la última portada de una de las publicaciones de mayor tirada para presentar a su segunda hija.

Hablando de pros y contras, ¿no le perjudica artísticamente formar parte de la crónica social? "Muchísimo", responde, antes de afirmar tajante que "nunca" pensó en renunciar a la música. "Es mi vida, lo que he mamado desde bien pequeño", prosigue.

"Yo podría vivir solo de la música, pero la gente me pide que cuente detalles de mi vida y no puedo dejarlo. No me refiero a entrar de lleno, pero sí me gusta enseñar mi vida personal en redes sociales; de hecho, he dejado los programas de corazón a un lado, porque no me hacen bien", asegura.

Rivera, quien en la actualidad gestiona además su propio sello musical (6Music, por la fecha en la que nació su hijo Francisco), solo rehuye la pregunta sobre los problemas con el visado que impidieron que Isabel Pantoja actuara en Puerto Rico y Miami ("no puedo decir nada, porque es algo que no va conmigo", aduce).

Desde que en 2013 alcanzara su primer éxito con "Así soy yo", es "mucho" lo que ha cambiado Francisco Rivera Pantoja (Sevilla, 1984), "tanto mental como físicamente", añade sin poder evitar una pequeña carcajada, tras haber perdido más de 20 kilos en los últimos meses.

Además, en sus canciones está "más romántico que nunca", aunque en su próximo tema con Henry Méndez anuncie que volverá "a la música de baile, porque es importante sonar en las discotecas", y a temas más banales como el flirteo, aunque pendiente de los límites.

"Mis canciones nunca son machistas. Es algo que intento cuidar, porque el género que hago lo escucha gente joven, a menudo demasiado joven. Yo tengo a mis hijos y no me gustaría que oyeran algunas cosas, como el trap, que tiene letras demasiado explícitas", opina.

No le costó convencer a Isabel Pantoja para llevarla a este terreno en el tema "Debo hacerlo", en el que ambos colaboraron. "Fue ella la que me lo propuso a mí y eso me llenó felicidad. Trabajar con ella fue un orgullo. Lo haría una y mil veces, aunque me imponía un poco, porque en ese momento no es tu madre, es una artista que lleva 40 años en esto y a la que yo pido consejo para todo", cuenta.

"Ella siempre me dice que sea yo mismo, pero es muy recta en cuanto a la preparación", desvela Rivera, quien ahora acude a clases, se cuida la voz "lo máximo posible" y ultima con el consejo de su madre el que será su primer concierto con banda en directo, el 6 de abril en Sevilla.

¿Podría ser esa la noche de su primer encuentro sobre las tablas junto a la intérprete de "Marinero de luces"? "Seguro que algún día actuaremos juntos", vaticina.