Canarias7
EFE / Santa Cruz de Tenerife

Fernando Aramburu y Pedro Guerra participan en la gran fiesta del libro

La feria, organizada por la Asociación de Empresarios del Libro y la Papelería de Canarias y el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, con el patrocinio del Gobierno de Canarias, Cabildo tinerfeño y Fundación CajaCanarias, tendrá este año 35 carpas con más de 700 metros cuadrados de exposición.

Entre las novedades figuran la dedicada a la animación a la lectura "Leyendo bajo las estrellas", una zona gastronómica con tres camionetas de comida gourmet y la inclusión de las llamadas "Noches de la Feria" con un evento literario a partir de las 21:00 horas del 26 de mayo en el Equipo PARA y la prolongación hasta las 22:30 horas al día siguiente con librerías abiertas y música en directo.

Los promotores de la feria han ideado tres ejes para esta edición, y el primero es el comercial, con la zona de libreros que ofrecerán un 10 por ciento de descuento en sus productos y que tiene el objetivo de reunir la mayor concentración de librerías de Canarias.

El segundo eje es el literario y pretende favorecer el encuentro profesional entre escritores y editores para fortalecer el sector editorial y ayudar al lanzamiento de las creaciones de nuevos autores.

El festival literario corresponde al tercer eje, se divide en seis espacios y ofrecerá la animación a la lectura para niños y jóvenes, la carpa "Rafael Arozarena" para presentar novedades, mesas redondas y entrevistas con los escritores, la carpa "Fetasa" para recitales de poesía, la zona "Ómnibus" de actuaciones musicales y las áreas gastronómica y virtual.

Entre los autores invitados figuran el autor de "Patria", Fernando Aramburu, el cantante Pedro Guerra, que presentará su primer poemario, "Hurgando en la caja negra", además de Alexis Ravelo, Care Santos, Juan Cruz, Servando Rocha, Rafael-José Díaz, Roberto A.Cabrera, Ramón Alemán e Isaac Rosa, entre otros.

Además se presentarán las obras completas de Félix Francisco Casanova, los premios de Relato Corto "Isaac de Vega" y de Cuento de la Fundación CajaCanarias, la página en internet y las actividades de la Academia Canaria de la Lengua y las novedades de la Biblioteca Atlántica, entre otros actos.

La consejera de Cultura, Turismo y Deportes del Gobierno de Canarias, María Teresa Lorenzo, afirmó en la presentación de la feria que se trata de un encuentro entre los ciudadanos y la cultura con el libro y la lectura como protagonista, y subrayó que el sector librero se está recuperando tras muchos años de crisis.

Al respecto, el viceconsejero de Cultura, Aurelio González, aludió a los proyectos que prepara el Gobierno de Canarias para fomentar la expresión literaria juvenil porque, añadió, a leer no se puede obligar, sino que hay que acudir a la lectura "libremente".

Sobre este punto la consejera recordó que también se está tramitando el anteproyecto de ley del Libro y la Biblioteca, además de la actualización del Plan Canario de la Cultura.

El concejal de Cultura del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, José Carlos Acha, subrayó que la feria es el resultado de un esfuerzo compartido por personas e instituciones para lograr un punto de encuentro con la palabra escrita, la reflexión y el debate, algo que en Canarias necesita de un apoyo "brutal".

Remedios Sosa, presidenta de la Asociación de Libreros de Santa Cruz de Tenerife, con 135 miembros, señaló que el sector ha vivido momentos duros porque con la crisis donde primero se recorta es en la cultura pero, agregó, muchos han resistido "no sin problemas" frente a la situación económica y la competencia desleal.

Sosa se refirió además a los obstáculos que afrontan las librerías como consecuencia de impuestos y trámites aduaneros y que provocan que, aunque muchas se han modernizado y ofrecen sus productos en internet, luego se encuentran con que sus libros son rechazados en la Península debido al coste que supone aplicar el DUA y el IVA.

También hay problemas para los envíos de libros entre islas no capitalinas y por ello la presidenta de los libreros de Santa Cruz de Tenerife señaló que pese a estas dificultades el sector sigue luchando "y a seguir batallando contra viento y marea".