Canarias7
Europa Press / Madrid

Bardem, Toledo y la ofensa religiosa

Javier Bardem mostró ayer su apoyo a Willy Toledo, imputado por un delito de ofensas religiosas, durante una rueda de prensa organizada por los intérpretes en el centro pastoral Carlos Borromeo de Madrid. «Que eso se pueda penar con cárcel es un retroceso que nos lleva a la época del franquismo», aseguró.

Junto a otros compañeros de profesión, Bardem admitió no compartir «la forma» de los comentarios de Willy Toledo pero sí la defensa del derecho a la libertad de expresión que «se ha puesto en peligro».

«Estoy aquí para apoyar el fondo de la cuestión. Quizá en la forma no estoy de acuerdo, cómo Willy pudo decir lo que dijo, pero sí en el fondo, lo que se está poniendo en tela de juicio, el hecho de condenar una expresión de una opinión», dijo.

Toledo estaba citado para declarar ante el Juzgado número 11 de Madrid ayer martes y había decidido no acudir, arriesgándose a ser detenido, pero finalmente fue suspendida y pospuesta para el 28 de junio. El actor explicó que si no tenía intención de comparecer ante el juez es porque no ha «cometido ningún delito». En todo caso, aseguró que si tiene que ir a prisión, irá. Defendió que no ha cometido ningún delito y pidió que se derogue el artículo 525 del Código Penal, que contempla pena de prisión para los delitos contra los sentimientos religiosos.

«Por supuesto, que sería capaz de ir a prisión por defender mis ideas, por desobedecer leyes injustas, por ser yo mismo. Si hay que ir a prisión, iré por supuesto. La cárcel no me asusta, lo que me asusta es mi silencio», aseguró. El abogado del actor indicó que el delito del que le acusan conllevaría pena de multa pero precisó que si no se paga, podría ir a prisión.

De prontos

Tampoco sabe si comparecerá en junio porque se confiesa como «una persona muy de prontos». Si bien, lo que tiene claro es que seguirá luchando para que se derogue el artículo del Código Penal que castiga el delito contra las ofensas religiosas.

Deportistas en la Almudena «y no pasa nada»

La rueda de prensa en el centro pastoral Carlos Borromeo había sido desautorizada por el arzobispado de Madrid pero el sacerdote responsable del centro, Javier Baeza, decidió celebrarla porque considera que no podían «callar» frente a la «persecución de sectores muy conservadores» contra la libertad de expresión. «La asamblea de la parroquia decidió acoger esta rueda de prensa porque Willy participa habitualmente en muchas actividades y socialmente nos parece que no podemos callar ante una persecución de la opinión aunque sea disidente, beligerante o aunque pueda no gustarnos el marco», indicó.

Baeza señaló que les habían llamado desde el Arzobispado para comunicarles su desautorización para celebrar este acto pero explicó que ha sido «prematuro» y ya lo tenían todo preparado por lo que han seguido adelante con la convocatoria.

En todo caso, aunque comprende «los miedos», se mostró «sorprendido» por esta llamada de atención. «Nos sorprende que el arzobispado de Madrid se entretenga en suspender esta expresión y que luego otras acciones como es utilizar la Catedral de la Almudena para recibir a unos deportistas parece que eso no pasa nada», lamentó.

Además, no teme que la celebración del acto le cause algún problema porque, para el sacerdote «los problemas» son los del refugiado que ha acudido este martes a la San Carlos Borromeo o los de la familia desahuciada a la que hay que buscar alojamiento.

Bardem criticó, además, que se utilice la imputación de Willy Toledo por un supuesto delito de ofensa al sentimiento religioso como «cortina de humo» para que no trasciendan otros asuntos como la detención del exministro Eduardo Zaplana por los presuntos delitos de blanqueo, malversación y prevaricación, y por ello, invitó a «mirar hacia los que roban las arcas públicas». «Creo que el enemigo es otro, hay que mirar hacia arriba, hacia los que realmente están robando las arcas públicas en nombre de los cargos, de los gobiernos, en nombre de los partidos políticos», dijo.