Canarias7
Inmaculada Tapia (Efe) / Madird

Belleza en forma

Puesta a punto tras el embarazo

Después del tiempo prudencial recomendado por el médico tras el parto, hay que poner a punto el cuerpo, no solo por una cuestión estética, sino por la propia salud.

Es necesario comenzar a adaptarse a una nueva forma de vida en la que el deporte debe seguir estando presente en los hábitos de vida.

Tras dar a luz algunas mujeres apuestan, especialmente, por controlar la ingesta para recuperar la silueta, pero la pereza, el cansancio acumulado, la falta de tiempo o la ansiedad por no ver resultados inmediatos, dan al traste con el plan.

Alternativa novedosa

Una de las alternativas más novedosas para recuperar la forma física es el electrofitness con equipos de electroestimulación que combinan la emisión de ondas eléctricas específicas y ejercicios físicos controlados por un entrenador.

«Con este tipo de entrenamientos se estimula el sistema muscular casi por completo y de forma simultánea», explica el responsable de AQ8 System, Alexander Pérez.

«La intensidad del entrenamiento se puede regular según el estado físico y las necesidades personales de cada usuaria”, añade Pérez, quien reconoce que el éxito de ese método radica en que se “consiguen resultados de manera rápida. El peso se controla, fortalece masa muscular y resistencia, respetando las articulaciones y el sistema óseo».

Durante el entrenamiento los músculos espinales se fortalecen y mejora el flujo sanguíneo del tejido al incidir sobre el sistema muscular, de manera que mejora la celulitis, estrías y flaccidez, según comenta el experto.

A partir de la cuarta semana de postparto el centro L’Anatomie ha puesto en marcha el proyecto BabyBoom para el periodo de postparto donde, antes de proponer una tabla se realiza una valoración inicial del abdomen y del suelo pélvico.

El objetivo, según informan, es aplicar tres métodos de recuperación distintos, adaptados a cada caso: hipopresivos, enfocados al suelo pélvico, caídas viscerales, y musculatura abdominal profunda; entrenamiento en suspensión, con trabajo de cadenas musculares para la recuperación global; y circuitos funcionales, para trabajar el fondo cardiovascular, la fuerza, la resistencia y el equilibrio.

Resistencia, perseveranza

Ponerse en forma tras la maternidad no es nada fácil y una de las «tops» del tenis mundial lo ha puesto de manifiesto sin complejos. Serena Williams demostró, una vez más, sobre las pistas de Roland Garros en Francia, algo más que su buen tenis, su determinación y su coraje como mujer, su seguridad en sí misma, además de poner de manifiesto que recuperarse de un embarazo no es fácil para nadie.

Serena Williams dio a luz a su primera hija, Alexis Olimpia, el 1 de septiembre de 2017, momento en el que ella misma ha confesado cambiaron sus prioridades.

La tenista norteamericana sorprendió a todos saltando a la pista con un mono de licra hiperajustado, una creación de Nike inspirada en la película de superhéroes ‘Black Panther’, un diseño que pretende ser un homenaje, «a todas las madres que han tenido un duro embarazo y que han tenido que regresar y estar al 100 % en medio de la tormenta, y que tienen la confianza de volver a ser ellas mismas. Eso es lo que representa mi vestido», dijo Williams, quien añadió que con él «me siento una una guerrera».

Una prenda, que según comentó la tenista, le ayuda a mejorar la circulación del flujo sanguíneo que suele verse afectado al término de los embarazos. No es para menos, teniendo en cuenta el duro postparto de la tenista, tras una cesárea de urgencia y una embolia pulmonar. Después de las semanas lógicas de recuperación llegó el entrenamiento.

Perdió en Miami el primer partido que jugó tras su maternidad en el mes de marzo, donde la deportista reconoció que cuatro meses antes «no podía ni andar hasta el buzón de mi casa».

La jugadora abrió el debate junto a otra tenista de élite, Victoria Azarenka, sobre el estricto calendario, que las obliga a acumular puntos para clasificarse para las mayores competiciones y las dificultades para conciliar su vida familiar con su nivel profesional.

Flacidez y suelo pélvico

Rafael Vicetto, fisioteraperapeuta y especialista en postparto de StopDiastasis, explica que, tras dar a luz, es normal que el abdomen continúe abultado durante algunas semanas, pues los músculos han estado expandidos durante meses. «También el suelo pélvico está resentido ya que ha soportado el peso del bebé», indica.

Vicetto recomienda no ejercitar los abdominales «ya que separarán los músculos rectos laterales», y asegura que lo mejor «es realizar ejercicios suaves, específicos y de bajo impacto».

Aconseja caminar todos los días un mínimo de 45 minutos y descartar actividades como correr o saltar, que pueden dañar «aún más el suelo pélvico».