Canarias7
EFE / Carmen Martín

El cabello: mimos durante y después del verano

El sol es el gran enemigo del cabello que, junto con el cloro y la sal del mar, hacen que pierda brillo, fortaleza y vitalidad. Al igual que se protege la piel de los rayos UVA cuando se expone al sol, hay que tener especial cuidado también con el pelo.

El cabello se compone, en parte, de agua, que es imprescindible para que goce de una salud envidiable y necesaria. Cuando pierde este agua, comienzan los problemas de sequedad, de rotura y falta de elasticidad.

“El verano es el momento ideal para recargar de energía nuestro cabello”, explica David Lesur, de los salones David Künzle en Madrid.

En vacaciones es importante olvidarse de la plancha, el secador o la laca, así como todo lo que forma parte de esa rutina diaria y tan tediosa a veces, y apostar por un cabello natural.

Es importante meter en la maleta los productos adecuados que aporten una hidratación extra, como mascarillas, sprays o champús.

“Resulta bonito el efecto del sol sobre las melenas en verano, pero para las largas exposiciones aconsejo usar filtros solares en gel, o crema”, explica Lesur, quien recuerda “evitar productos con silicona y aclararse el cabello con abundante agua después de la piscina o la playa”.

Un buen acondicionador y/o mascarilla nutritiva es otra de las recomendaciones, al igual que dejar que el cabello se seque de manera natural, al decir del experto.

Raquel Mazas, directora del Salón de Peluquería de Arsenal Femenino Madrid aconseja “hacer una preparación previa antes de la exposición al sol y otro tratamiento reparador postverano, sin olvidar hidratarlo con más frecuencia, utilizando champú sin sulfatos y una mascarilla al menos una vez a la semana, alternándolo con acondicionador y sérum”.

Si antes de hacer las maletas no se ha optado por un tratamiento de ácido hialurónico y tónina botulínica que hidrate, aporte brillo, acabe con el encrespamiento y facilite el peinado, es importante aplicar productos que protejan y nutran la fibra capilar.

A la vuelta, es necesario sanear las puntas, “sin necesidad de un cambio de “look”, e hidratarlo con el tratamiento L’Oréal Pro Fiber, para fortalecerlo y reparar el daño capilar”, explica a Efe Mazas.

Para devolverle su belleza natural, Montibello propone un completo cuidado restaurador rico en lípidos naturales y proteínas vegetales.

Treat Naturtech Repair Active de Montibello revitaliza el cabello desde el interior, fortaleciéndolo y ayudando a proteger el cuero cabelludo y el cabello de los ataques ambientales. Antes, durante y después de las vacaciones, indican desde esta firma cosmética.

El milagro del cabello.

La toxina botulínica y el ácido hialurónico son el nuevo milagro del cabello, un tratamiento en el que no existen inyecciones ni química, solo una serie de ingredientes de origen natural que regenera el pelo y borra los efectos del paso del tiempo.

Se trata de una cura intensiva con un cóctel realizado con ingredientes de origen natural como vitaminas, aminoácidos, proteínas, colágeno, “ingredientes que tienen efecto relleno y recubren las fibras capilares dañadas”, explica a Efe Charo Palomo, directora de Atelier Charo Palomo.

“Se puede decir que es un antiarrugas, que rejuvenece la fibra capilar, por eso se compara con los tratamientos estéticos de belleza”, afirma la experta.

El encrespamiento, la falta de brillo o sequedad son algunos de problemas que más preocupan a las mujeres. Los tintes, las mechas, la polución, la exposición solar y el uso continuo de secadores y planchas estropean y dañan el cabello, recuerda Palomo.

“Con este protocolo el cabello adquiere más peso, más cuerpo y mayor flexibilidad. El ácido hialurónico y la toxina botulínica es una cura intensiva para el cabello, una inyección de vida”, continúa Charo Palomo.

“En definitiva es un rellenador que no modifica ni la estructura ni la forma del cabello. Se puede conseguir un pelo más o menos liso, según el gusto de cada persona”, remacha la especialista.

Cuando el cabello es rizado, lo ideal es dejarlo con la onda marcada. Si se tiene un pelo liso y fino, este tratamiento aporta volumen.

“Hay que tener paciencia, tres horas es el tiempo necesario para sellar la fibra capilar, regenerar la cutícula, hidratar en profundidad, suavizar y lo que es también muy importante acabar con el encrespado”, incide Palomo.

Este tratamiento, que es apto para todos los cabellos, “tiene una duración hasta ver los resultados regeneradores de unos cinco meses, pero no contiene ni químicos, ni formol como la queratina, otra de las ventajas de este tratamiento “milagroso”, que además facilita el peinado y consigue más movimiento”, concluye Charo Palomo, con la voz autorizada por su larga experiencia.