Canarias7
Francisco Suárez Álamo

Ramos: «El PP canario tiene libertad para marcar su hoja de ruta»

— ¿Cómo se explica que alguien que estaba en la candidatura de Sáenz de Santamaría de repente aparezca en la dirección nacional de Pablo Casado con una secretaría ejecutiva?

— Eso se entiende muy fácil: el PP abrió un proceso de primarias, el partido tiene que aprender la cultura de las primarias y en ese marco se entiende que el presidente, al día siguiente de ganar, me llame y me proponga ser secretario ejecutivo en su equipo. Y yo, por supuesto, al presidente del PP le digo que sí porque yo soy del PP. La pregunta, por tanto, es: ¿qué tengo que hacer yo porque haya ganado Pablo Casado? ¿Irme del partido? Como voy a irme si un amigo como es Pablo Casado desde el año 2006 es presidente del partido. No tiene nada que ver una cosa con la otra.

— ¿Qué papel jugó, si es que jugó alguno, el presidente del PP canario, Asier Antona, en ese proceso de su incorporación a la dirección nacional?

— Cuando me llama Pablo Casado y me lo propone, lo que me cuenta es: ‘Acabo de colgar el teléfono que estaba hablando con tu presidente regional y le acabo de proponer, y él me ha dicho que sí, que seas secretario ejecutivo’. Por cierto, el primer canario dentro de la ejecutiva nacional que tiene una secretaría ejecutiva. Para mí es un orgullo y estoy completamente agradecido de que Asier Antona hayan hablado sobre este tema. A partir de ahí estoy con una disposición al 100% y, por supuesto, con lealtad absoluta.

— ¿Pero Antona no salió mal colocado en la foto final de ese congreso nacional? ¿El apoyo a Sáenz de Santamaría no lo debilita ante Génova?

— No. Imagínese si todos los presidentes regionales que apoyaron a Soraya saliesen mal parados, fíjese usted el sistema que hemos inventado... De hecho, Pablo Casado, en su discurso, dijo que al acabar el congreso a nadie se le preguntará a quién votó, a quién apoyó... todos somos del PP y a trabajar por el partido. No salió dañada la imagen de Asier Antona porque además Pablo Casado le dijo: ‘Tú vas a ser el presidente del PP en Canarias’ durante mucho tiempo y además eso se va a visualizar en pocas semanas. De lo que no hay duda es que la dirección nacional del PP y su presidente están con Asier Antona y Canarias tiene toda la autonomía y libertad para marcar la hoja de ruta. Pablo Casado habla todos los temas de Canarias con Asier y yo tengo la suerte de formar parte de esa nueva dirección nacional, cuyo objetivo es reilusionar y ganar la confianza de los ciudadanos para volver al Gobierno de España con Casado de presidente y que este país sea un referente para toda Europa como así lo hizo Rajoy. Lo que no se puede permitir España es un Gobierno que dé bandazos como está haciendo en materia de inmigración. Ya hemos advertido de la gran irresponsabilidad en que incurre el Gobierno de Sánchez y se nos ha dicho que asumimos posturas xenófobas, cuando es todo lo contrario: abogamos por una especie de Plan Marshall para los países africanos para que sus habitantes no tengan que jugarse la vida cruzando el mar. Y ha tenido que venir Merkel dos días a explicárselo a Sánchez.

— Hasta la moción de censura todo el mundo lo identificaba a usted como una persona a la sombra de Mariano Rajoy y de máxima confianza del entonces presidente. ¿Cree que España ha sido justa con Rajoy?

España y los españoles sí han sido justos con Rajoy, porque le dieron su confianza con mayoría absoluta en 2011; volvió a ganar, como el partido más votado, en 2015, y volvió a ganar en 2016. No cabe duda que los españoles a quien querían como presidente del Gobierno era a Mariano Rajoy. A partir de ahí, quienes han sido injustos con Mariano Rajoy es un grupo de perdedores que se han unido para sacar a Mariano Rajoy de La Moncloa. Además, Pedro Sánchez está destrozando todo el proyecto de Mariano Rajoy, del PP, que nos ha llevado a las cotas de bienestar más altas de la historia de este país, que se dice pronto.

— ¿Y este nuevo PP no es un poco injusto con Rajoy? Da la sensación de que están pasando página rápido.

— ¿Injusto en qué sentido?

— No reconocerle los servicios prestados.

— Discrepo de esa impresión. Pablo Casado hasta el momento no ha dicho nada contrario a hacer otra cosa que no sea asegurar la recuperación económica, fortalecer las pensiones, garantizar el bienestar de los españoles, etcétera.

— Pero fueron unas primarias en las que se presentaron la vicepresidenta y la ministra de Defensa con Rajoy y el ganador final fue alguien que no estaba en el Gobierno con Rajoy. ¿Ganó un PP que hasta cierto punto está censurando la gestión de Rajoy?

Pablo Casado desde 2015 se sentaba todos los lunes en el comité de dirección del PP encabezado por Rajoy. Quien coloca a Casado en ese puesto y en la Vicesecretaría de Comunicación es Rajoy, y Pablo Casado jamás le ha fallado a Rajoy.

— Como persona que ha estado al lado de Rajoy en La Moncloa, ¿cómo se veía a Canarias y sobre todo a los partidos nacionalistas canarios? ¿Era Canarias a veces un incordio para el Gobierno de Rajoy?

Canarias no podía ser un incordio para Rajoy porque conocía a la perfección todas las islas. Él lleva viniendo a Canarias desde el año 81; conoce las necesidades de todas las islas y fue el Gobierno que mejor trató a Canarias en toda la historia de la democracia. Incomodidad, por tanto, ninguna. Para Rajoy, Canarias estaba en el eje del Gobierno, algo que ahora Pedro Sánchez ha cambiado. Sánchez ha cambiado a los canarios por populistas e independentistas. Y además le digo: es que Pedro Sánchez y su ministro de Fomento han tratado de cargarse el descuento del 75% en los billetes a la península para residentes.

— ¿Pero esa bonificación se retrasó porque se dejó mal preparada por el Gobierno del PP?

— No, no. Rajoy vino aquí, a la sede de la Delegación del Gobierno, a firmar ese acuerdo. Ni más ni menos. Algunos tendrán que explicar por qué pactaron con Rajoy unos Presupuestos Generales del Estado, los aprobaron y se fueron a Madrid y le montaron una moción de censura. Por tanto, no es que estuviese mal hecho, sino que no hubo tiempo para llevarlo a cabo. La mayor prueba de que se hizo bien es que cuando se aprobó el 75% para volar entre islas, se aplicó de inmediato y no hubo problema. Y cuando llega Pedro Sánchez pasó todo lo contrario, porque trataron de cargarse el 75% de descuento porque igual les parecía caro. Cuando la calle se les echó encima, entonces rectificaron.

— Estuvo usted siete años en Moncloa. ¿Descubrió por allí eso que llaman la erótica del poder?

— Encontrarte con la erótica del poder siendo el presidente Mariano Rajoy es imposible [Sonrisas]. Absolutamente imposible. Porque él es muy humilde. Trabajar con Mariano Rajoy era como trabajar con el padre de uno. Nunca vi un ramalazo de que el cargo se le hubiese subido a la cabeza y la humildad llegaba a límites insospechados. Siempre daba consejos en esa dirección.

— ¿Este nuevo PP de Casado está más a la derecha?

— Siempre hemos sido un partido de centroderecha. Y siempre nos ha hecho falta el centro para ganar unas elecciones. Pero es verdad que hay que diferenciarse muy bien de la izquierda, pero muchas veces por pura gestión, porque el PP gobierna de manera diferente y somos los que podemos decir que con menos hacemos más. Porque siempre gobernamos después de los socialistas, cuando nos han dejado España en la ruina.

— El año que viene hay elecciones. ¿Vamos a verle en alguna candidatura en Canarias?

— No.

— ¿Y en campaña?

— Llevo toda la vida ayudando en campaña. Estaré al lado de los candidatos en Canarias, porque además creo que es importante que el PP participe del cambio que necesita Canarias. Llevamos casi 30 años con Coalición Canaria en el poder y hay generaciones como la mía que no han visto otra. Ese cambio es imprescindible.