Canarias7
Almudena Sánchez

PSC y NC exigen quitar a Clavijo la designación del gestor de RTVC

La primera reunión que mantuvieron ayer todos los grupos parlamentarios en la que abordaron cómo resolver apresuradamente la crisis en la que está inmersa Radiotelevisión Autonómica de Canarias (RTVC) acabó en desacuerdo y con acusaciones mutuas.

El portavoz de Coalición Canaria (CC), José Miguel Ruano, aceptó reforzar el control del Parlamento respecto del administrador, pero solo en la medida en que propusieron Podemos y Partido Popular (PP): el Gobierno propone y la Comisión de Control de RTVC vota.

Pero el Partido Socialista Canario (PSC) y Nueva Canarias (NC) quieren ir más allá; «con la ley vigente, el Parlamento es el que propone al responsable del ente y queremos que esto siga así», explicó Román Rodríguez. «Lo razonable -ahondó Dolores Corujo- es que el Parlamento lo elija dado el hermetismo absoluto sobre la persona que va a proponer el Gobierno y que no quiere compartir con los grupos a pesar de estar en minoría».

Además, socialistas y nacionalistas de NC tampoco están de acuerdo con que el órgano sea la comisión de control, sino el pleno. El Partido Popular se negó a esto y al papel que quieren para la Cámara Corujo y Rodríguez. «Nosotros no somos los responsables de la situación», enfatizó la diputada Luz Reverón y, por otra parte, «es mucho más fácil y operativo convocar una comisión que un pleno, sobre todo si no hay acuerdo y dado el plazo que tenemos», antes del próximo 30 de junio.

Imposición

Dolores Corujo y Román Rodríguez consideran que el manejo de la situación por parte de CC es una «imposición» a pesar de haberse comprometido a consensuar con los partidos el nombramiento del administrador. «Lo llevan al extremo para evitar que tengamos capacidad de maniobra», aseveró el portavoz de Nueva Canarias.

Podemos se mantuvo en una posición intermedia. El diputado Juan José Márquez, se mostró satisfecho de que CC y PP aceptaran una de sus propuestas -mayor control parlamentario-. Respecto de la posición que defienden socialistas y NC, apeló al «deber de entender que estamos en una situación excepcional». Ahora bien, señaló que si se consigue una mayoría en torno al PSC y NC, «lo apoyaríamos», pero hoy por hoy, secundan la de CC, PP y el grupo Mixto.

El portavoz de Coalición Canaria fue tajante respecto de los planteamientos del PSC y NC: «si les hacemos caso, seguro que llevamos a Televisión Canaria a negro y a sus trabajadores, a la calle», aseguró. «Son posiciones irresponsables», acusó por lo que apeló directamente al secretario general del PSC, Ángel Víctor Torres, a que «anteponga los intereses de RTVC a los de su partido» y «no intente bloquear una salida, que las cosas de por sí ya están difíciles como para ponerlas aún más», añadió.

Sin fiscalización previa

Tampoco respaldaron ni Ruano, ni el resto de los portavoces, la pretensión de los socialistas de que la Comisión de Control de RTVC lleve a cabo una «fiscalización previa de las contrataciones». Dolores Corujo lo justificó en los propios antecedentes de la crisis, y Román Rodríguez lo redujo a «anecdótico».

«No es posible que el administrador esté obligado a obtener la autorización de la comisión parlamentaria cada vez que firme un contrato», protestó el portavoz de CC. «Nuestra labor como grupo parlamentario -indicó la diputada del PP- es fiscalizar al Gobierno, no hacerle la tarea», insistió Reverón.

Sí pudieron acordar ayer los grupos el nombramiento de una persona para la secretaría de RTVC y rebajar el quórum para votar al administrador -tanto en su elección como en su cese- de los tres quintos a mayoría simple. Igualmente, que su mandato fuera «único e improrrogable», entre cuatro y seis meses.