Canarias7
Almudena Sánchez

Y en el último año... cambia el contexto

En Madrid cambiaron en menos de una semana las siglas que gobiernan, nació una mayoría -frágil y voluble, eso sí- en el Congreso, y llegaron hombres y mujeres nuevos a ostentar el poder ejecutivo. Y esa transformación afecta, por decantación, a todo, incluidas las comunidades autónomas. Tal volumen de cambios coge a Fernando Clavijo afrontando el último año de la legislatura, con su partido -Coalición Canaria (CC)- poniendo en marcha la maquinaria electoral y con el equipo presidencial y todas las consejerías tratando de adaptarse a las nuevas circunstancias.

Hasta la moción de censura de Pedro Sánchez contra Mariano Rajoy, el guión estaba claro: la Consejería de Hacienda se ponía a trabajar en la confección de los presupuestos autonómicos del próximo año con la consigna tradicional de cuadrar unos números que permitiesen al Gobierno presumir de inversión y de incrementar las partidas para políticas sociales. Como los 18 diputados de CC no dan para la aprobación en solitario y como con los tres de la Agrupación Socialista Gomera tampoco, Coalición contaba con el Partido Popular de Asier Antona. Y esta formación se prestaba a esa colaboración porque unos meses antes había conseguido de Clavijo el cambio en la Autoridad Portuaria de Las Palmas, desplazando al socialista Luis Ibarra para ubicar en esa plaza a Juan José Cardona.

Ahora la realidad es otra y el año de legislatura se presenta casi como una montaña rusa política. Para empezar, el Gobierno canario se ha llevado dos sobresaltos: la revisión de la financiación autonómica queda en veremos y el descuento del 75% para los trayectos con la península se demoró, con el añadido de que a última hora se reabre el debate sobre qué tarifas gozarán de ese incremento en la rebaja.

En cuanto al PP canario como aliado, todo dependerá de qué pase en el congreso nacional de los populares. Para muchos, Pablo Casado representa un paso atrás en la concepción de un Estado descentralizado y un endurecimiento del discurso frente a los nacionalistas. Pero tanto si gana él como si lo hace Soraya Sáenz de Santamaría, la clave es cómo quedará colocado el PP de Asier Antona en ese nuevo aparato popular nacional que se avecina.

El tercer disgusto para CC y el Gobierno de Canarias llegó el viernes, con el nombramiento de Ornella Chacón como nueva presidenta de Puertos del Estado. Fernando Clavijo fue su presidente en el Gobierno CC-PSOE que duró un año y unos pocos meses y en la memoria de todos están los desencuentros en público, aderezados sobre todo por la beligerancia del presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, hacia Ornella Chacón. Y es que ella formó parte del equipo de Patricia Hernández, la que fuera vicepresidenta y que aún no se ha descartado como aspirante a primarias en el PSOE canario.

Las vacaciones veraniegas no auguran, por tanto, un tiempo plácido: el Gobierno de Clavijo tiene que adaptarse al nuevo ciclo y el de Madrid debe confirmar que no es flor de un día. O de un semestre.

Acuerdos puntuales. El portavoz del grupo Nacionalista, José Miguel Ruano, considera que ha habido dos momentos que han marcado un punto de inflexión: la ruptura con los socialistas y el surgimiento de un Gobierno en minoría que ha sido capaz de sobrevivir hasta hoy. Eso implica «más trabajo parlamentario» y profundizar en la «línea de buscar acuerdos puntuales» con otros partidos en el Parlamento para poder sacar adelante las iniciativas.

El segundo momento que ha determinado el devenir del mandato fue la mejora de la financiación, con el aumento de las transferencias del Estado vía presupuestos y, sobre todo, destacó la «desvinculación del Régimen Económico y Fiscal (REF) que nos permitió participar en el Fondo de Competitividad y ganar unos 400 millones más para sanidad, educación y servicios sociales». Gracias a todo ello, «Canarias está en la senda de la recuperación» que advierte «más lenta» de lo que sería deseable. No prevé un final de legislatura especialmente conflicto, pero sí un parlamento diferente con la posible incorporación de Ciudadanos. «Lo natural es que los partidos con mayor implantación territorial tengan las mayores opciones de participar en la gobernabilidad», afirma.

Legislatura perdida. La portavoz del grupo Socialista, Dolores Corujo, declara «perdida» la legislatura que entrará en su recta final en septiembre. «Vemos que el único hito que la ha marcado es la ley del territorio y el Fondo de Desarrollo de Canarias, dos apuestas que el presidente Fernando Clavijo trataba de convencernos de que iban a suponer un cambio de modelo productivo para Canarias», recuerda.

Sin embargo, pone en evidencia que «en este momento, los problemas siguen». Es más, asegura la portavoz que «no hay nada que nos permita ver, actualmente, que se vaya a invertido la tendencia: seguimos teniendo la misma estructura económica, los mismos problemas en educación, en sanidad...». Afirma que «las dos propuestas estrella de Fernando Clavijo no tenían esa capacidad de transformación».

A estas alturas de legislatura, Corujo dice «no esperar nada; es un Gobierno débil» que, a su juicio, rompió con los socialistas «por ser quienes garantizábamos cambios en las políticas sociales». «Por esa la falta de apoyos que tiene en la actualidad, entendemos que lo que queda el presidente tratará de llegar a las elecciones en las mejores condiciones posibles, intentando crear una Canarias ficticia».

Rajoy en Canarias. El presidente del grupo parlamentario Popular, Asier Antona, asegura que ésta es la «legislatura de Mariano Rajoy en Canarias». Explica que «los grandes avances que ha habido en las islas han venido del Gobierno del Estado mientras ha estado el Partido Popular». Pone como ejemplo los presupuestos generales de los últimos años, la reforma del Régimen Económico y Fiscal (REF) y su desvinculación de la financiación autonómica, la defensa y ficha financiera de los temas canarios en la Unión Europea y la reforma del Estatuto de Autonomía», éste último asunto pendiente de culminar.

En contraposición, pone al Gobierno de Canarias como un «desastre en la gestión de sus competencias exclusivas y directas: educación, dependencia, políticas sociales...todos nos sitúan a la cola y con farolillo rojo respecto del resto del territorio nacional», denuncia. Asegura que Coalición Canaria vive su «final de ciclo». A su juicio, «la política canaria necesita regenerarse, oxigenarse y mandar a los nacionalistas a la oposición».

Promete trabajar para que su partido mantenga, al menos, la cuota de representación actual ante un parlamento que pudiera fragmentarse más en 2019.

A la Historia por nada. El balance que hace la portavoz del grupo parlamentario Podemos, Noemí Santana, a menos de un año de que acabe la legislatura es «calcado al del primer y segundo año, porque los resultados son los mismos», lo que le lleva a afirmar que «el Gobierno que preside Fernando Clavijo pasará a la historia por nada». Destaca el hecho de haber sacado «una sola ley de calado -Ley del Suelo y Espacios Naturales Protegidos- en estos tres años de mandato».

Criticó la actitud que ha tenido el Ejecutivo respecto de una de las propuestas de Podemos, la creación de una oficina antifraude; «les pareció buena idea lo de la oficina antifraude pero luego nos dicen que no hay tiempo en esta legislatura -denuncia-, lo que viene a demostrar que dan por acabada la legislatura», agrega. Noemí Santana califica al Ejecutivo de Clavijo como «fallido y paralizado, obsesionado por sobrevivir», y le acusa de «ignorar y despreciar lo que sale del Parlamento».

Pone en evidencia que «el presidente cada vez pasa menos tiempo en él». Por eso, cree que «Fernando Clavijo está más a gusto fuera de Canarias que dentro» en alusión a sus viajes; «parece que le gusta muchísimo ser una suerte de ministro de exteriores».

Cantonalización de Canarias. El portavoz del grupo de Nueva Canarias, Román Rodríguez, calificó de «inquietante» lo que define como la «cantonalización» de la política autonómica, ejercida por el Gobierno de Fernando Clavijo. El diseño del Fondo de Desarrollo de Canarias es, a su juicio, la máxima expresión de ese concepto al repartir entre los cabildos recursos que pertenecen al Gobierno de Canarias.

En su opinión, este tipo de prácticas han seguido con el proyecto de decreto que regula el alquiler vacacional y la Ley del Suelo.

Coincide con los conservadores en señalar que «lo que ha ido bien en esta legislatura no depende del Gobierno», sino de la influencia que ha tenido el voto 176 en el Congreso que, indirectamente, atribuye al diputado Pedro Quevedo. «En competencias exclusivas, este Gobierno nos sitúa a la cola -asevera- y cita la pobreza o las listas de sanidad, entre otras cosas.

Augura un final de mandato donde «el Gobierno se moverá en la compra de voluntades» y confía en que el Parlamento de 2019 sea «muy diferente» con el nuevo sistema electoral. «Se dan las condiciones para poderse conformar una mayoría de progreso que dé un vuelco a esta comunidad autónoma como ha sucedido en Gran Canaria», asegura.

Luces y sombras. Casimiro Curbelo, portavoz del grupo Mixto, conformado solo por la Agrupación Socialista Gomera, observa «luces» y también «sombras» al evaluar la legislatura. Destaca en positivo la aprobación de la Ley del Suelo y la de la Actividad Turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma, conocida como ley de islas verdes. También el Fondo de Desarrollo de Canarias y afirmó que constituyen las herramientas «más trascendentales en cuanto a la inversión y la creación de empleo de una forma equitativa entre las islas».

Afirma que los presupuestos autonómicos, enriquecidos en parte por los estatales, «han permitido avances en los últimos años». Igualmente, celebra la «consolidación de derechos» como el de la bonificación en el transporte de personas y mercancías. En el lado de los aspectos a mejorar, Curbelo sitúa el poder adquisitivo de los ciudadanos en Canarias; «no es razonable que no hayan mejorado los salarios», comenta y destaca el nivel «estructural» de desempleo que aún es «elevado».

Subraya la «incapacidad de la oposición para formar una mayoría alternativa al Gobierno en minoría» y vaticina que se necesitarán hasta tres grupos para constituir el próximo Ejecutivo.