Canarias7
Bárbara Hernández

Canarias mantendrá ante Madrid que se flexibilice la regla de gasto

Las Palmas de Gran Canaria

Canarias mantendrá la misma posición que hasta ahora en la nueva reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) que el Ministerio de Hacienda ha convocado para el próximo miércoles. La consejera de Hacienda, Rosa Dávila, reiteró ayer que el Gobierno autonómico seguirá demandando que se flexibilice la regla de gasto y se «territorialice», de tal manera que se fije un porcentaje común de referencia para todas las autonomías y que esa tasa pueda variar para las comunidades cumplidoras «y podamos aprovechar nuestro superávit en la elaboración del presupuesto regional».

Madrid presentará nuevamente esta semana la senda de estabilidad después del fracaso del mes de julio, en el que tanto los gobiernos autonómicos como el Congreso rechazaron su propuesta. Dávila considera que la postura canaria es «bastante razonable, lógica, cargada de sentido común y además viable desde el punto de vista normativo», porque no se piden cambios en la ley de estabilidad.

Señaló además que el informe que Canarias remitió al Gobierno central explicando su postura fue «bien» acogido por parte de la ministra de Política Territorial y copresidenta del CPFF, Meritxel Batet, ya que, además, «es coherente» con lo que votado el Partido Socialista cuando estaba en la oposición.

Reitera la consejera de Hacienda que el interés de Canarias es «sacar provecho de lo que es nuestro» y aunque valora como «positivo» que se abra la mano con las autonomías que necesitan disponer de más déficit, «también se tiene que ser sensible con las comunidades cumplidoras, porque otra cosa sería permitir que los demás consoliden más gasto y nosotros sólo podamos hacer inversiones financieramente sostenibles y no más gasto que suponga la consolidación de derechos y servicios públicos».

Al respecto, Dávila afirmó tajante que «no nos sirve» que la propuesta de Hacienda sea más inversiones financieramente sostenibles. «Eso ya se negoció con el Gobierno del Partido Popular, le votamos en contra y el entonces ministro, Cristóbal Montoro, cambió el criterio». Ahora, insistió, Madrid no puede vender lo mismo porque eso ya lo tenemos». En opinión de la consejera, lo «justo» en este momento es «que si yo he cumplido en objetivos de estabilidad para no recortar en derechos, no me obligue a no volcar ese superávit en la consolidación de los servicios públicos, independientemente de si es un gasto que se consolida o no».

Agrega que «no pedimos más objetivo de estabilidad, más deuda, sino que nuestro dinero se quede en Canarias y elaborar el presupuesto con más recursos para servicios públicos, porque las inversiones financieramente sostenibles ya las tenemos».

Negociación

La consejera de Hacienda, Rosa Dávila, considera que el Gobierno de Pedro Sánchez está haciendo «un esfuerzo mayor» de diálogo respecto a la propuesta presentada y derrotada en julio para sacar adelante la senda de estabilidad. Esta nueva fase está siendo dirigida por la vicepresidenta, Carmen Calvo, ya que uno de los reproches que se hizo en el Congreso por parte de todos los grupos al Ejecutivo fue la falta del necesario diálogo previo a la hora de presentar una nueva propuesta.

Rosa Dávila confirmó que se están manteniendo contactos «Gobierno a Gobierno» y que, una vez se celebre el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) convocado para el próximo miércoles día 22, se entrará en otra fase y pasará al Consejo de Ministros primero y a los partidos políticos después.

Estas conversaciones, apuntó Dávila, se están manteniendo «al más alto nivel» por parte de las dos administraciones y es el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, el que está al frente de la negociación «para que Madrid sea receptivo» a las demandas del Archipiélago. De hecho, explicó la consejera, Clavijo remitió una carta oficial a Pedro Sánchez con el informe que ya se le había hecho llegar a la ministra de Hacienda detallándole la posición canaria.

La «impresión» de la consejera es que «Madrid está intentando tener un talante más receptivo» mientras que Canarias espera que «impere el sentido común, porque no sólo queremos que las comunidades tengan dos décimas más de déficit -que lo respetamos-, sino que también se tengan en cuenta las reivindicaciones de las comunidades cumplidoras».

Insistió Rosa Dávila en que las exigencias canarias «no hacen ningún roto» al Gobierno de España, ya que simplemente pretende «usar nuestro dinero en los servicios públicos esenciales». Si no, indicó, «se es tan injusto que se permite que los demás consoliden gasto y crezcan sin limitación mientras a las cumplidoras con los objetivos de estabilidad los obliga a inversiones financieramente sostenibles».