Canarias7
Almudena Sánchez

Modificación del sistema

CC se enfrenta a sí misma por la reforma electoral

Ponentes y diputados vinculados al estudio de la reforma del sistema electoral coinciden en que «Coalición Canaria (CC) tiene ahora un papelón que solventar», que le obliga a tomar posición sobre la propuesta que ha hecho casi toda la oposición parlamentaria e intentar apaciguar a sus barones insulares, que no han tardado en manifestar su rechazo contundente.

Los nacionalistas se han erigido en abanderados del coste que implicaría añadir nueve diputados -en sus cálculos no incluyen el décimo para Fuerteventura ni los 60 actuales- como argumento principal para oponerse a la creación de un colegio de restos. Pero la razón fundamental se basa en dicho colegio, definido por la Agrupación Herreña Independiente como una «lista autonómica encubierta».

En la nota enviada al día siguiente de la Ponencia por los presidentes de los cabildos de El Hierro, Fuerteventura y Lanzarote -no como dirigentes de CC en estas islas cuando dos de ellos lo son- reiteraban su «defensa irrenunciable a la triple paridad en el debate de la reforma del sistema electoral», y añadían esperar que «el resto de diputados de las islas menos pobladas no apoyen esta reforma porque la Historia no los perdonará».

En cambio, desde Gran Canaria, el secretario de Comunicación, Héctor Suárez, aseguraba que «trabajaremos por el máximo consenso». Afirmó que «no vamos a cerrar ninguna puerta para lograr una mejor representación, sin olvidar el equilibrio territorial de todas las islas».

El secretario general de Tenerife, Francisco Linares, instó a «abundar en la propuesta». Admitía que «las islas capitalinas deberían incrementar su representación», al tiempo que matizaba «sin olvidar a las islas menos pobladas y nuestra condición de territorio fragmentado».

Hoy le toca hablar a la Permanente.