Canarias7
Gaumet Florido

Por si le interesa

¿Qué culpa tienen los niños de Juana Rivas?

Gaumet Florido

No es fácil pronunciarse sobre casos tan sensibles como el de Juana Rivas. Primero, por la materia de la que se trata; segundo, por la controversia generada, con opiniones polarizadas en exceso, y tercero, por la propia complejidad de lo sucedido. Pero, al margen de todas estas consideraciones, si hay algo que me choca de la sentencia que acaba de fallar el Juzgado de Instrucción número 2 de Granada es su dureza.

El magistrado condena a Juana Rivas por dos delitos de sustracción de menores, es decir, por llevarse a sus dos hijos de su residencia familiar en Italia, y le impone cinco años de prisión y la privación de la patria potestad por un periodo de seis años respecto de estos dos niños. También le condena a indemnizar con 30.000 euros al padre y expareja suya, y a pagar las costas.

En la práctica puede suponer que madre e hijos no se puedan ver, que pierdan el contacto. ¿Y dónde está el derecho del menor?

De entrada, y pese a que aún hay gente que no lo ve así, es evidente que Juana Rivas no actuó bien. Más allá de que estuviera cargada de razones y de que presupongo que lo que ella buscaba era, por encima de todo, proteger a sus hijos, esos fines no pueden estar por encima de la ley, ni de la obligatoriedad de cumplir los mandatos judiciales. Fueron reiterados los fallos en los que se le instaba a poner a los niños a disposición de la administración, pero Juana Rivas se resistió, empujada también por una, a muy juicio, poco responsable ola de respaldo nacional que la jaleaba y la invitaba a la insurgencia, de la que, por cierto, solo tendrá que responder ella. Todos aquellos que la animaron podrán volver ahora a coger las pancartas y salir a la calle a apoyarla, pero la que ha sentado en un banquillo y la que se expone a prisión es ella.

Dicho esto, no comparto el fallo. Me parece un precio demasiado caro. Ya no entro a valorar, porque no entiendo, si por ese delito le corresponden dos o cinco años de cárcel, pero veo desmesurado que le quiten la patria potestad de los pequeños, y menos aún durante seis años. En la práctica puede suponer que madre e hijos no se puedan ver, que pierdan el contacto. ¿Y dónde está el derecho del menor? ¿No se les acaba condenando también a ellos? Si se castiga a Juana por hurtar los hijos a su padre, ¿tiene sentido hacerlo ahora con su madre? ¿Quién reparará ese daño?