Canarias7
Efe / Berlín

Merkel se reúne con Sánchez como aliado ante el desafío migratorio

El encuentro coincide con la entrada en vigor, este sábado, del acuerdo suscrito entre los respectivos Ministerios de Interior, que posibilita a Alemania devolver a los inmigrantes interceptados en su frontera y registrados previamente en España como solicitantes de asilo.

La medida afectará a un número reducido de migrantes que entren a través de la frontera con Austria, en la que se reimplantaron los controles el pasado julio dentro del llamado "plan maestro" del ministro de Interior y líder de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), Horst Seehofer.

Sin embargo, para Merkel es de gran relevancia, tras las presiones procedentes de esa formación bávara, hermanada con la Unión Cristianodemócrata (CDU) que preside la canciller y que llegó a poner en peligro la continuidad de su gran coalición de Gobierno con sus exigencias de endurecer la política migratoria.

Merkel logró distender la situación con el acuerdo alcanzado con Sánchez y el primer ministro griego, Alexis Tsipras, en un encuentro durante la cumbre de la UE del pasado julio, según el cual España y Grecia recibirían de vuelta a esos refugiados que previamente habían solicitado asilo en su territorio.

La canciller regresó del Consejo Europeo con ese compromiso de Madrid y Atenas, así como la "disposición", afirmó entonces la líder conservadora, de otros socios a alcanzar soluciones bilaterales parecidas.

Hasta ahora, se ha formalizado el acuerdo con España, según anunció Interior el pasado miércoles, mientras Seehofer persiste en su plan para frenar la llegada de refugiados y acelerar la expulsión de aquellos sin perspectivas de poder quedarse en el país.

El cómputo de solicitudes de asilo a Alemania ha caído progresivamente respecto a 2015, año en que ese país recibió alrededor de un millón de refugiados, mientras que ahora registra unos 15.000 nuevos solicitantes al mes.

Merkel comparte con Sánchez el objetivo de lograr una "solución europea" para la política migratoria, pese a admitir las grandes diferencias de parecer entre sus socios de la UE.