Canarias7
Canarias7 / Las Palmas de Gran Canaria

Cepsa contribuye a mejorar las carreteras de Canarias

Tras iniciar el pasado año la comercialización de betunes convencionales (que anteriormente producía pero no comercializaba directamente), la Compañía ha recibido recientemente el primer cargamento de betún modificado con polímeros, de fabricación propia y con denominación comercial Elaster Canarias, que ha llegado por barco a las instalaciones de Cepsa en la capital tinerfeña.

El Elaster Canarias es un producto de última generación, desarrollado por la empresa en su Centro de Investigación, que permite mantener los pavimentos en perfecto estado durante más tiempo, disminuyendo su desgaste, lo que favorece una menor resistencia a la rodadura y, por tanto, un menor gasto de combustible y de neumáticos. Al mismo tiempo, garantiza una mayor calidad en la conducción.

Con el uso de este producto, la seguridad en carretera se ve, asimismo, incrementada, al aumentar la interacción y la capacidad de agarre de los neumáticos, y se reduce el nivel sonoro de los neumáticos en su rozadura con la mezcla asfáltica.

Con una fórmula mejorada y adaptada a las necesidades tanto de almacenamiento como de transporte marítimo hasta la capital tinerfeña, y tras las pertinentes pruebas para verificar que el Elaster Canarias ha mantenido todas sus propiedades físico químicas en el transporte, ya está disponible para los usuarios tanto de esta Isla como del resto del Archipiélago canario.

Este betún modificado de última generación, que la Compañía pone ahora a disposición de los canarios para la mejora de las carreteras de las Islas, tiene una elevada elasticidad, muy alta estabilidad al almacenamiento, excelente manejabilidad, gran resistencia al envejecimiento y un excelente comportamiento ante altas y bajas temperaturas, lo que le confiere una gran versatilidad en cuanto a sus aplicaciones.

Gracias a su alta durabilidad, la familia de productos englobados bajo la denominación Elaster es capaz de soportar una alta intensidad de tráfico manteniendo durante más tiempo las propiedades de las carreteras y disminuyendo su mantenimiento. Estos betunes ya han sido utilizados en grandes infraestructuras en la Península Ibérica, estando su uso generalizado en autopistas y autovías.