Uso de cookies

En esta web usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar usando nuestra página entendemos que acepta nuestra política de cookies. más información Aceptar

El Perinqué - Sexo: Un viaje por los rincones sexuales del planeta
Canarias7. Canarias a diario en InternetVersión para moviles
Womad 2010 Fórmula 1

Un viaje por los rincones sexuales del planeta

Nuesta valoración: 5/5


El tatuaje en la pelvis, unno de los más recurrentes.

La valoración de los lectores:
2200 votos - 3 perinqués

¿Y tu valoración?

¿Y si escribes un comentario?

Escribe tu comentario »

Que fuerte me parece lo de las púberes felaciones papuanuevaguineaenses. Pero el tema me deja con una duda, ¿practican felaciones las féminas de la zona, o prefieren no arriesgarse para no masculinizarse?

Ernesto, 28-02-08

QUE FUERTE ME PARECE KE LOS PEQUEÑOS HAGAN FELACIONES A LOS MAYORES PARA SER MAS HOMBRES,LO KE TE HACE HACER LA IGNORANCIA O LAS CREENCIA YA NO SE SABE KE ES PEOR DE LAS DOS.PERO NO ESTA MAL ESO DE TENER MUJERES AMANTES..

lolita, 29-02-08

A mí, lo que me llamó la atención, es que en una de las islas de Oceanía, los hombres se masturbaban en público con la misma naturalidad que nosotros nos sonamos las narices aquí, en Puerto Rosario.

Kalimán, 29-02-08

Carmilla

27/02/2008

El Perinqué se sumerge esta semana en la diversidad sexual de varios países del mundo. Los españoles son de los más normalitos en la cama y de los que menos hacen el amor, una vez a la semana de media, frente a los griegos, rusos o chinos. Los cubanos son de los más atrevidos, ya que recurren a un artilugio estriado que se colocan en la parte inferior del pene para dar placer al clítoris de la mujer.

Parece que en España somos de los más normalitos y de los que menos hacen el amor si miramos a países como Grecia, Rusia y China. Mientras que en España la gente se tatúa la espalda, las piernas o la pelvis, en la Amazonia los hombres se tatúan el pene y en los mares del Sur las mujeres dejan que las hormigas les piquen el clítoris porque dicen que obtienen un orgasmo inmediato que puede durar hasta 10 minutos. Los cubanos son de los más atrevidos, incrustándose en la parte inferior del pene un trocito de plástico estriado para dar placer en el clítoris a las féminas.
Ya decía Freud, el padre del psicoanálisis, que la sexualidad humana es «perversa y polimorfa». Así, las muchachas del desierto de Kalahari realizan juegos sexuales con otras chicas antes de probar con los chicos, y cuando se casan suelen tener varias amantes. En Sudán algunas se casan entre ellas y en Malasia resistirse al reclamo del sexo trae mala suerte y las relaciones fuera del matrimonio son sólo préstamos.
La mayoría de los pueblos de Papúa Nueva Guinea creen que los hombres potencian su masculinidad con el semen y que la mejor forma de obtenerlo es succionarlo. Durante siete años, los más pequeños realizan felaciones a los mayores porque piensan que tragar el semen es la única manera de llegar a ser un hombre. En España esto sería casi inadmisible.
Pero los hay más conservadores que nosotros. En el judaísmo y el jinduismo la masturbación es condenada –en el cristianismo también– porque las prácticas sexuales deben tener como fin la reproducción. La virginidad antes del matrimonio es imprescindible y la homosexualidad, la prostitución, el adulterio y el sexo oral y anal son considerados aberraciones.
En los Mares del Sur las mujeres se ríen de aquéllos que no consiguen satisfacerlas y a los hijos se los educa para que aprendan a ser orgásmicos. Y las de Arabia se pintan la piel de negro para estimular la potencia sexual masculina.
En España lo más recurrente en los últimos años han sido los piercings en la lengua, en el clítoris y en los pezones, además de los tatuajes. Al margen de eso, predomina el rito convencional entre los españoles de besitos, caricias, posturas eróticas más bien convencionales, el tradicional aquí te pillo aquí te mato, felaciones, y si hay suerte, algo de sexo anal. Pero ya se sabe que luego cada uno da rienda suelta a su imaginación, sobre todo en los últimos tiempos. El sexo comienza a dejar de ser un tabú, sobre todo entre las mujeres.

POR DEBAJO DE LA MEDIA. Un 70% de los españoles practica el sexo al menos una vez por semana. Grecia demuestra ser el país más atrevido con una media de 5,9 actividades diferentes por acto, desde masajes eróticos a sexo oral. En este sentido, los españoles estamos por debajo de la media mundial. Pero hay que hacer dos excepciones, los andaluces y los valencianos, que son los más promiscuos y trabajadores en la cama. Pero claro, esto de la normalidad es relativa, porque cada pareja es un mundo. Así que lo mejor es no mirar al vecino y centrarse en la pareja, y lo que necesiten o les satisfaga: una vez a la semana, tres, o ninguna. Pero ya se sabe que cuanto más se hace más ganas hay. Así que «agárrese quien pueda»

Aviso legal | Publicidad | Mapa web | Contacto | Quiénes somos | Accesibilidad | fuentes RSS

© 2007 Inforcasa