Canarias7.es

Blog de campaña

« Manda una foto, Fran |Inicio| No es país para ciegos »

Naranjas de la China

Silvia FernándezPor Silvia Fernández.

Se acabó el tiempo de las sonrisas, del buen rollo, de la amabilidad, de la cercanía y desde luego, de ver a los políticos paseando por los barrios más periféricos de cualquier ciudad de este país. Adiós a este tiempo de ilusiones hasta dentro de cuatro años. De igual modo, para aquellos que no anduvieron listos se terminó el plazo para conseguir una ayuda a la vivienda en un plazo récord de 20 días -como se ha producido más de un caso en esta campaña- cuando lo habitual son dos años y se finiquitó la posibilidad de encontrar rápido un contrato -al menos de esos subvencionados por el Ejecutivo y que sin elecciones se tarda muchísimos meses en que te lo den (se ha empleado a trabajadores sin tener aún el permiso de obra para empezar)-.

La campaña llegó a su fin, mañana votaremos y a partir del lunes, aquí paz y después gloria. Las promesas se olvidarán, las sonrisas se diluirán y desde luego, a hacerse a la idea de que no volveremos a tener a un político a menos de un metro y mucho menos que vamos a poder expresarle personalmente nuestras quejas o problemas. Al menos hasta las próximas elecciones.

El partido más espabilado en los pactos, si es que no hay mayoría absoluta tras el 22-M ,comenzará a gobernar haciendo lo que le dé la gana y como es habitual sin escuchar a nadie. Más de lo mismo. Y además sin opción a nada por mucho que digan que la democracia está en las urnas. Naranjas de la China.

La única esperanza es el movimiento 15-M, al que los partidos políticos y desde luego, los nuevos gobernantes no van a poder dejar de lado. Sin llegar a comparar con las movilizaciones de los últimos meses en los países árabes -que reclamaban libertad y democracia, algo que nosotros ya tenemos-, existe en todos estos movimientos un factor común: el descontento y la frustración ante la falta de oportunidades. En España se rechaza una forma de hacer política pensada para el sistema financiero y que está dejando a los ciudadanos sin trabajo, sin casa y sin ningún tipo de oportunidad, por no hablar de los jóvenes que, pese a ser los mejores preparados de la historia de nuestro país, soportan una tasa de paro del 40%. Y viendo el ejemplo de nuestros vecinos, aquí también ha de producirse el cambio. Eso espero y deseo.

| | Comentarios (0)

Escribir un comentario

© 2014 Informaciones Canarias, S.A.