los blogs de Canarias7

« Grandilocuencia |Inicio

Un teleférico sobre la azotea

...

Nada hace a un político profesional tan feliz como que le fotografíen junto a una maqueta. Por un lado, prodigará sonrisas amables mientras pone cara de «qué importante es esto que estamos presentando». Por otro, el posible interés de la ciudadanía por un nuevo proyecto para su barrio o ciudad y, sobre todo, en quién trae ese maná.

Por último, está el autobombo. Político y maqueta significan minutos de televisión o páginas de prensa hablando de un proyecto futuro y no, por ejemplo, de las carencias del grupo de Gobierno.

Los almacenesIN110160310.jpg (196001).jpg de La Favorita están llenos de maquetas de todos esos proyectos que nos han ido vendiendo los munícipes de las últimas décadas. No sería nada desdeñable un futuro museo de la maqueta inútil.

La del teleférico de La Isleta será una más. No solo porque cumple las condiciones anteriores, sino porque, también es un dislate de alto calado, propio de los empresarios que padecemos por aquí.

Se presentan las bondades de viajar a 8 metros sobre la tierra para ver un paisaje volcánico que hay que «desproteger» para que se lleve a cabo el proyecto (se desconoce si ya se presentó un informe de impacto medioambiental). El edificio base de salida, con ese aire futurista, será otra de las cosas que nos pondrá «en el mapa», como si no lo estuviéramos ya para los 12 millones de turistas que vienen cada año a Canarias. Pero lo más sorprendente es lo que no aparece: las cientos de azoteas transitables sobre las que volará el chisme y las cientos de intimidades que romperá para que un «inversor» lumbrera, obsesionado por instalar un teleférico -ya lo intentó en el Roque Nublo-, haga su agosto particular.


@Luisadelrosario

| | Comentarios (0)

Escribir un comentario