los blogs de Canarias7

« Ideario popular |Inicio| Pactos (im)posibles »

Burbujismo

635882789117476179w.jpgEl cineasta David Trueba alertaba el viernes en un artículo en El País sobre el poder succionador del escaño. "Una vez que te sientas en esa butaca dejas de ser quien eras", advertía en su escrito.

Pero si uno es materialista, en el sentido marxiano del término, pensará que creer en el animismo de los objetos no es más que eludir la responsabilidad personal de quien ocupa el asiento. Sin embargo, puede pensarse que los objetos tienen un poder. Marcel Mauss lo llamaba hau, pero hoy se puede decir simplemente confort o calidad de vida.

Es cierto que sentarse en un escaño significa que el entorno de uno se modifica de modo radical. De entrada, se asciende en la escala social. Se puede disponer de chófer, de guardería en el centro de trabajo, de catering gratuito, de copas a precio de coste o de ujieres que hagan de ve-y-dile o tráeme-esto-y-aquello.

Si eres vicepresidenta regional, como la canaria Patricia Hernández, se para el Consejo de Gobierno de Presupuestos para que amamante a su hijo en una sala anexa reformada -con dinero de todos-. Incluso uno puede mudarse a un dúplex en la sede de Presidencia y conciliar tan ricamente. En ese entorno, de lógica es que Hernández vea que votar telemáticamente o disponer de guardería en el Congreso sean avances dignos de reseñar. Pero no se entiende que ignore, pese a que acaba de llegar con "vocación de servicio público", que ella y el resto de políticas son unas privilegiadas en una sociedad como la española, en la que "conciliar" significa que las mujeres cobren menos y que para cuidar de sus bebés o de sus ancianos, deban renunciar a ascender en su carrera profesional. No es succión, es burbujismo.


@Luisadelrosario

____


| | Comentarios (0)

Escribir un comentario