los blogs de Canarias7

Novedades en la categoría receta médica

En las farmacias recibimos dos tipos de recetas médicas, las que tienen su cargo a la Seguridad Social y aquellas que en dónde los médicos en sus clínicas o consultas privadas prescriben medicamentos a los pacientes, y éstas últimas son las al menos a mí, me traen loco.

Me traen loco, porque mientras los odontólogos o los veterinarios de Las Palmas tienen sus recetas oficiales, numeradas, con su copia y el distintivo de sus respectivos colegios, las recetas de los médicos te las puedes encontrar de todo tipo, color y variedad. Y ahora, que la crisis nos azota, hay médicos, me imagino que para ahorrarse algún dinero en la imprenta, han decidido, que simplemente hacen fotocopias de las pocas recetas de imprenta que le quedan, y prescriben sobre ellas. ¿por qué sé que son copias? porque siempre queda alguna raya típica de fotocopiadora en algunos de los márgenes o alguna mota de polvo que tenía el cristal del scanner...

Como siempre, el que sale perdiendo de todo esto es el paciente, ya que si el médico ha realizado la receta con un bolígrafo negro o no ha sellado la receta con un color diferente al negro, verificar la autenticidad de la receta, se complica y mucho, por lo que, sintiéndolo mucho por el paciente, no le podré dispensar dicha medicación.

¿Cuándo tendremos una receta médica oficial? Yo la creo muy necesaria, pero debo de ser el único

Me he reído mucho con este post de mmeida en Mangas Verdes :
"Lea las instrucciones de este medicamento y consulte con su abogado".

Me he reído, por tratarse de una exageración muy grande de la situacón actual, pero quien sabe, quizás algún día, por desgracia, lleguemos a ese punto.
Los fármacos nuevos que salen al mercado tienen prospectos más y más largos, como una medida de protección ante posibles demandas posteriores. Y al ver esos prospectos tan largos, uno se pregunta, como hubiese sido de largo el prospecto de la Aspirina, si se comercializase ahora por primera vez, un fármaco para el que 100 años después de su comercialización, todavía se encuentran nuevos resultados sobre su eficacia y posibles nuevas indicaciones.

| | TrackBacks (0)

Con fecha del 18 de abril de este año, se publicó en el BOC una resolución por la cual, entre otras cosas, se exigirá que toda receta médica con cargo al Servicio Canario de Salud, debe de tener una fecha de prescripción y/o dispensación.
En la resolución publicada, se dice que ésta entrará en vigor al día siguiente de su publicación, si bien es cierto, que dicha medida entrará en vigor a partir del día 1 de Septiembre, ya que acabamos de recibir en la farmacia dicha confirmación a través del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Las Palmas.
Por mi experiencia en la farmacia, a día de hoy, todas las recetas informatizadas presentan dos fechas, una de prescripción (la fecha en la que el médico se la entrega a usted) y otra de dispensación (fecha a partir de la cual usted podrá retirar dicha medicina en la oficina de farmacia). Además, el médico no podrá prescribirle tratamiento para más de tres meses...
Las recetas siempre han tenido una fecha de caducidad de diez días, sin embargo, como hasta hace poco tiempo las recetas no tenían fecha....pero ahora la fecha de caducidad de las recetas sí que es importante, por lo que tendremos que fijarnos para que si vamos a necesitar esos tratamientos, no se nos pasen de fecha las recetas.
Las recetas del Servicio Canario de Salud escritas a mano, son otra historia, ya que en ella, muchos médicos sí que rellenan la fecha, pero sigue habiendo médicos que no la ponen, por lo si usted va al médico a partir del 1 de septiembre y el médico le realiza una receta a mano, antes del salir su despacho, fíjese que tenga fecha, porque si no, no podremos dispensarle en la farmacia, dicha receta, por lo que tendrá que volver al centro sanitario correspondiente para que el médico rellene correctamente su receta.
Es verdad que si no hubiera habido este tiempo de convivencia, habría sido un caos importante, pero después de este tiempo, creo que tanto los médicos, los pacientes y el personal de las farmacias hemos tenido un tiempo suficiente para ponernos al día....

Recuerde sus recetas con cargo al Servicio Canario de Salud, deben de tener fecha

Al escuchar a gente que vive en Galicia sobre sanidad, mis amigos protestan sobre las listas de espera, sobre la masificación de las urgencias, la falta de tiempo de calidad con los médicos, falta de medios. Sin embargo, creo que nunca he escuchado el trastorno que causan que los prospectos de los medicamentos estén en gallego. Digo esto, a causa de esta noticia que he leído en El Confidencial por la cual Galicia querría imponer que los prospectos y todas las recetas médicas se escribiesen sólo en gallego.
De verdad que me gusta el gallego, es parte de mi y estoy muy orgulloso de ello, sin embargo no puedo estar más en desacuerdo con esta medida, porque existen otras necesidades más importantes que los ciudadanos gallegos todavían no tienen cubiertas. Quizás si uno pidiese cita al especialista y se la diesen para la próxima semana, quizás si fuese a los servicios de urgencia y lo atendiesen en un plazo razonable, quizás si la sanidad cumpliese las expectativas de los ciudadanos, esta propuesta podría ser tenida en cuenta.
Un problema parecido se plantea con las recetas médicas de las comunidades en las que existen dos lenguas oficiales, pero las recetas tan sólo están escritas en un idioma que no es el castellano. En su comunidad de origen esas recetas están escritas en un idioma oficial pero ¿qué sucede cuando ese paciente viene de vacaciones a Canarias? Las recetas de la Seguridad Social tienen vigencia en todo el territorio nacional, pero para eso, deberían estar escritas en un idioma que pueda comprender...
Disclaimer: A pesar de que en mi casa siempre se ha hablado castellano y he sido educado en castellano, desde muy pequeñito he hablado gallego gracias a todo el tiempo que he pasado en Asalo, Malpica de Bergantiños.

Tengo que reconocer que ayer al leer este post del Virtualario, a mi se me vinieron a la cabeza muchas situaciones, en las que uno tiene sus dudas sobre la autenticidad de una receta, y no se le dispensa a la persona. Hay veces que no te queda ninguna duda, pero otras veces piensas ¿ y si la persona decía la verdad? ¿ Y si están pagando justos por pecadores? No obstante, tengo claro, dos cosas: prefiero pecar por exceso de celo que por defecto y si tengo que pedir disculpas por este exceso de celo, las pido encantado, ya que tan sólo buscaba el uso correcto de los medicamentos por parte de los pacientes.
Una parte importante de las recetas que entrañan dudas, son recetas privadas. Recetas médicas que supuestamente han sido prescritas por médicos que estaban ejerciendo la medicina en consultas o clínicas privadas. ¿Cual es el problema con este tipo de recetas? El principal problema, es que mientras las recetas de los dentistas o de los veterinarios, están perfectamente estipuladas y numeradas por sus respectivos Colegios, las recetas médicas no tienen ningún control al respecto. Cada médico tiene la suya...Y de este descontrol, es del que se intentan aprovechar ciertos personajes...¿Cuándo los médicos van a tener unas recetas similares a las de odontólogos y veterinarios?
La aparición de esta receta beneficiaría a casi todos: la receta del médico no sería objeto de falsificaciones, por lo que el médico ganaría en seguridad y tranquilidad, al igual que los farmacéuticos. Los pacientes podrían retirar sus medicaciones de las farmacias con absoluta tranquilidad. Tan sólo los "listillos" de turno, verían perjudicados sus intereses.
Por eso al leer este post de Eladio en Televisión Pura me he quedado tranquilo, ya que en las farmacias se han desarrollado muchos Griossom u Horatios, lo que nos garantiza el futuro de la serie CSI, A pesar de no haber estudiado para ello, los farmacéuticos, nos hemos convertido en auténticos especialistas en la identificación de recetas falsas: que si fotocopias, que si cuños de médicos robados, que si trazos erróneos en la escritura, sellos de médicos y firmas que no concuerdan...lo único malo de esta especialización, es que yo estudié para farmacéutico...

La mayoría de los medicamentos existentes en las farmacias son financiados por la Seguridad Social, es decir, cuando el médico de la Seguridad Social los prescribe en sus recetas correspondientes -a veces es necesaria la figura del inspector-, los pacientes no deberán pagar nada si son pensionistas o deberán abonar parte, por lo general un 40%, si bien es cierto que existen muchos productos que presentan una aportación reducida del 10% hasta un máximo de 2,64 Euros. Un ejemplo de esta aportación reducida son las insulinas.

Otros blogs en C7.es

Páginas