los blogs de Canarias7

Novedades en la categoría fuera de programa

Si esto lo lee, pongamos, un tipo que ficha casi a diario en el Madrid como Cárlos Álvarez (y nada más lejos de mi ánimo que meterme con este buen amigo; ni soy escritor ni me apellido Barreto ni Perreta) probablemente la próxima vez que me vea me dará una colleja. Y lo hará con toda la razón del mundo, pues después de hacer las fotos me informaron de que los adhesivos llevan como un año pegados a las mesas. Y ahora me vengo a percatar yo, periodista. Pues bueno, ha sido realmente así. He estado muchas otras veces en los últimos meses en el Madrid y hasta el otro día no había reparado en las mesas de la terraza. O más concretamente en esta mesa:

sagaseta.jpg

¿A quién vemos en esa foto? estoy seguro de que me ayudareis a recomponer el cuadro, pues hay algunos que se me escapan, pero así, a bote pronto, reconozco a Alfredo Kraus, a Luis Jorge Ramírez (el padre de los Jorge Millares) con el Gregory Peck que nos visitó de capitán Acab, al pintor Aquilino Saavedra -y su ¡manda huevos! preTrillo-, sentado con Néstor Álamo, a Orlando Hernández, al gran fotógrafo Félix Urquijo o al inolvidable Salvador Sagaseta en las proximidades de una señorita en sujetador y bragas, o sea, en su salsa.
.
Orla importante, la que se sienta al café del Madrid desde esa imagen en sepia. Parece que aún estoy viendo a Salvador, tembloroso y rojo de excitación, la noche que llegó corriendo a otra plaza, a Farray, a contarnos que se había encontrado en la calle a ¡El Rubio! (pocos días antes de que se entregara); que aún veo a Félix Urquijo a bordo de aquel ferry que nos llevó a Sevilla en el 92 (¿te acuerdas papi? dijiste, "el champán me lo mandais a popa, que estoy viendo la puesta de sol", y al momento tenías allí a un camarero con una botella, la pagamos tus alumnos) o a Orlando Hernández poniéndose faltón en un chiringo carnavalero en su Santa Catalina Park...

¿Va de nostalgia? No, os lo juro que me estoy quitando, Va de resistencia frente a un mundo impersonal en el que cada vez nos reconocemos menos, un mundo en el que todos los sitios son el mismo, todos los bares el mismo bar...un universo pringles: todas las papas fritas son exactamente la misma, todas las pizzas saben a lo mismo y en todas las paredes cuelgan los mismos posters de Groucho Marx o Jimmy Dean.

Cuando le dije a los hermanos Vladimir y Paco Yanes, propietarios del Madrid (que heredaron de sus padres), que iba a colgar este comentario y por qué lo iba a colgar, Vladimir cogió la idea al vuelo y me dijo: "Bueno, en la pizzería de la esquina verás en las paredes a Elvis Presley, y aquí a los nuestros". BIngo, camarada.

Del hotel Madrid, ¡qué os voy a contar del hotel Madrid! A los que leen Entremesas desde fuera de Canarias, sí les puedo decir que además de tener una de las terrazas más noveleras de Las Palmas de Gran Canaria -como creo que se intuye- es el hotel donde pernoctó Franco en la larga noche de piedra del 17 al 18 de julio del 36. Y aunque salió por patas a las cuatro de la mañana camino del Gobierno Militar para redactar la declaración de guerra (como se sabe, el golpe se adelantó en Marruecos a aquella noche, de ahí las prisas), su estancia en el Madrid tiene mucha miga según el cristal con que se mire; Mientras autores como Preston (Franco caudillo de España) o Luca de Tena (Franco sí, pero...)pasan de puntillas por el asunto y se limitan a exponer que aquella noche el ferrolano "pernoctó en su hotel en Las Palmas", otros más jaracandosos como Moncho Alpuente (Hablando francamente, tan hilarante como descatalogado) o Manuel Vázquez Montalbán (El sable del caudillo) se atreven a afirmar que no sólo se afeitó el bigotillo en su lavabo para disfrazarse después de moro, sino que dejó al pufo la habitación, donde habrían maldormido él, doña Carmen y Carmencita, qué rica.

Aquí tenemos otra mesa:

sobera.jpg

Yo aquí reconozco en el medio a Carlos Sobera, y en torno a él veo a Ángela Molina, a Valdimir, el ya mencionado copropietario del negocio, a Jaquelline BIsset (que se paseó sola por la ciudad y comió papas con mojo en el Herreño, ¡qué mujer!), al cretino de Guillermo Montesinos (lo digo por aquella gala de la reina del carnaval), a Antonia Sanjuán, a Fernando Esteso, al genial malahostia de Carlos Pumares, a Carmen Conesa, a Moncho Borrajo o a Roberto Kampoff.

Me ha venido a la cabeza el padre de mi cuñada Piluca Presa, don Emilio Presa, ser irrepetible, que cada vez que veía un Hola! por su casa montaba en cólera: "¡Pero quién cojones es esta gente, que no conozco de nada y se mete en mi casa!!!!", bramaba. Pues eso mismo: me sabe mucho más tomarme un café o lo que se tercie con mi gente y no con los Presley y los Monroe esos, que no conozco de nada.

Adjunto sin sobreprecio alguno una imagen de la terraza para el que no sepa donde está, (por cierto, ya le le vale)

vista hotel.jpg

De acompañamiento musical, para no contradecirme con el espíritu del post y mantenerlo todo en comandita, aquí os dejó a mi sobrino Juan Rey, del que ya hablé en este blog hace algunos años, interpretando a El Último de la fila con su antiguo grupo La Mafia. Pasmarsus de como canta el jodido. Si alguien quiere contratarle, que hable conmigo.



La última estupidez de los medios televisivos, pedirle declaraciones a los reyes magos.

Los reyes magos son un cuerpo nacional que debe tender a la uniformidad de criterio,como el Ministerio Fiscal, y por lo tanto no debe hablar, so pena de generar confusión entre su clientela. Si sale en la tele hablando uno con acento cordobés y otro con acento gallego, ¿qué van a pensar sus acólitos? Los reyes magos tienen que mantenerse en una nebulosa mitológica y no deben ser vistos más de los imprescindible. Y mucho menos de cháchara como si fueran porteras. Para eso ya están sus carteros.

Cuando acudió a San Sebastian, Bette Davis plantó a los medios durante dos horas para sólo dejarse ver 10 minutillos. "Las estrellas no deben verse demasiado, o pierden brillo", explicó la genial anciana. Amén.


Hallábame yo aquí en un severo impasse, con un vídeo en la nevera desde hace más de tres semanas, pero una tremenda duda, verán: el vídeo iba a ser, en principio, la sexta entrega de Mercados en bicicleta, dedicada a la villa de Moya, pero cuando lo vean se darán cuenta de que poco tiene de mercado, primero porque aquel día el zoco en cuestión no tenía ni gente ni puestos, y segundo porque una de las personas que allí se encontraba -lo diré: de muy mala leche- me prohibió que grabara. Así que pensaba yo que iba a ser una buena putada para la gente de Moya colgar semejante fiasco y titularlo con el nombre del pueblo, item más cuando la villa en cuestión -que es preciosa y no tiene la culpa de lo que se ve en la filmación- se encuentra en estos días en fiestas patronales (y la pregonera de las mismas es mi compañera Bárbara Hernández; ¿cómo le voy a hacer esa putada, con lo cielo que es?

Como quiera que este blog no tiene mala baba y no busca crear mal rollo, sino el mejor karma posible -pero tampoco puede prescindir alegremente de vídeos que cuestan su esfuerzo alumbrarlos; estos de la bicicleta un huevo y la mitad del otro-, opto por sacrificar el capitulo de la serie mercados y emitirlo como un paseo en bicicleta por zona altas de mi bonita isla, que cuando lo vean me darán la razón. Xalomónico pretendo ser (aunque no haya llegado a tiempo para cambiar el nombre en el vídeo, ya me dí cuenta). Así desatasco la producción y voy trabajando en nuevas historias, que tengo un par de asuntos en lista de espera, entre ellos uno de un restaurante de Vigo que no admite más demoras. ¿Vale?

Aquí teneis el vídeo. Aclaro que la canción central es del célebre western Cat Ballou (en España La Ingenua explosiva, en sudamérica La Tigresa del oeste, sin comentarios -o sí: ¡manda carallo!-), uno de los mejores del género con un Lee Marvin en estado de gracia absoluto (ganó un óscar por su Kid Shelleen, el pistolero más desastre de todo el far west. Adjunto un par de cortes debajo para refrescaros las memoria. El segundo, la escena de la presentación de Shelleen, es antológico). La canción la cantaba nada más y nada menos que Nat King Cole (poco antes de que en cáncer se lo llevara. Es más, ya estaba muy enfermo cuando la grabó).

Cuidarsus, espero que os guste. Cambaluuuuuuuuuu....



rey arrepentido2.jpg

La idea era renovar el post a principios de la próxima semana, siguiendo con la serie mercados en bicicleta, pero ante la comparecencia pública del Rey frente a las cámaras a raíz de mi post anterior (je je, y pongo je je por si alguno es capaz de pensar que me creo de verdad que la reacción la provoqué yo), entiendo que lo más honesto es retirar el anterior, Borbón, de la portada del blog.

Ojo, ojito. No estoy diciendo que deje de pensar lo que pensaba. Ahora bien, creo que todo el mundo tiene derecho al beneficio de la duda. Creo que el Rey le ha echado un par al decir mirando hacia las cámaras -mirándole a los ojos a todos y cada uno de los españoles, como decía ayer Victoria Prego- y pidiendo perdón de una manera tan desnuda. Y me da igual que lo haya hecho por orden del servicio de fontanería de Zarzuela (chapeau, por cierto, por su habilidad para intuir cuándo un cabreo popular es cosa efímera y cuando tiene pinta de galerna, cual es el caso) o para salir del brete. Para un tipo acostumbrado a descansar el cogote durante toda su -ya larga- vida sobre antimacasares de baba, adulación y reverencia, y con los genes acostumbrados a que nadie les tosa, no debe ser nada fácil aparecer en pantalla ante el mundo sobre unas muletas y pedir perdón. Sí, igual lo ha hecho obligado, como el niño pequeño que se disculpa para hacer la próxima a la primera que te despistes, pero vamos a darle la oportunidad. Sobre todo porque agregó "no volverá a repetirse". Le vamos a hacer un fiado, a ver si es verdad.


Cuestión distinta es que, como me ha pedido una persona muy querida, me disculpe por haber expresado mi indignación ante el hecho de que el Rey se haya ido de najas mientras España se va al garete. Pardiez, eso ya me parece surreal.

Miren, amiguitos, la secuencia es esta: Escena 1/ Protestamos porque el Borbón ha montado una pirula de las gordas. Escena 2/El tío nos da la razón admitiendo que se equivocó. Escena 3/Ahora los que protestamos... ¿Vamos a pedir perdón? ¿vamos a bajar la cabeza y confesar que fuimos malos españoles, malos patriotas? Ni por asomo. Si el autor y dueño del mojón ha reconocido que la cagó, ¿quién quedó mal, los que dijeron que olía a caca o los que echaron ambientador? ¿Tienen razón los que defendieron una postura que ahora el que la tomó, único legitimado para ello, reconoce como error? Es de cajón: No.

Abundo un poco en el asunto, y ahora ya no en referencia al pariente que me censuró con cariño, sino a los patriotas que he visto estos días en la tele, hablando de "la chusma": Ya me tiene más que hinchados los huevos los de Derechas creyéndose que la bandera nacional es sólo suya, para que ahora los monárquicos me digan que el patriotismo les está vedado a quienes simplemente no ven mal otros sistemas, o se preguntan, inocentes, por qué nadie nos consultó para elegir éste, ya que estábamos estrenando democracia.

Lo dicho, pues, de perdón, nada. Simplemente bajo de la cabecera el anterior post (que se mantiene en el blog para todo el que quiera volver a leerlo) para no dar bola a todos los que intentan diluir el asunto diciendo que sólo protestan los que quieren cargarse la monarquía. Para que el oportuno puñetazo en la mesa no degenere en perreta-sostenella-y-no-enmendalla, y para hacer evidente que paso página pero me quedo con la matrícula.

Y otra cosa que no quería dejar en el tintero, por la nube de confusión en cuanto a la protección de animales en peligro y tal. A mí que lo trincaran matando elefantes, molestándome, no me parece lo esencial. Me hubiera indignado igual si lo pillan de putas en Estambul o simplemente tomando el sol en el Serengueti. A mí lo que me sacó de mis casillas, y de ahí mi puñetazo, es que se fuera de juerga en día lectivo en la actual situación, joder, que es el jefe del Estado. Ni siquiera voy a entrar en lo que ya andaba diciendo el Bild este jueves sobre las verdaderas relaciones entre el rey y la rubia que al parecer colaboró en pagar la cacería. Ni siquiera voy a buscar el vínculo a la noticia para que nadie crea que quiero seguir hilando la cometa.


Y hala, a otra cosa. Para que vean que no soy rencoroso con la -repito- queridísima persona que me sugirió que me disculpara, aquí va un hallazgo propiciado por ella misma.

Después de investigar en vídeos relacionados, porque éste trae las instrucciones en japonés (por supuesto, yo lo hablo y lo escribo a la perfección, sólo jodería, pero no tengo aquí mis gafas de cerca) me he enterado de que el tipo en cuestión se llama Tomoyasu Hotei y que es un auténtico héroe de masas en su país, como bien se aprecia en la filmación. Atentos a cómo suena el cabronazo y cómo le pega a la guitarra. No les pongo un tema de su repertorio, que los tiene, porque no engancharían tan fácil, y ya saben que a mí las versiones de los saurios me flipan. Por favor, quédense hasta el final y pónganlo a un volumen insoportable.



matando elefantes.jpg

Interrumpimos nuestra programación habitual -y nuesta línea editorial- para dar un sonoro puñetazo en la mesa y expresar nuestra absoluta indignación ante la noticia del día.

La noticia del día no es que hayan operado al rey; es que lo pillaron (lo pillamos) como a cualquier vulgar millonetis caprichoso matando elefantes en Botsuana a cargo del erario mientras España se va al garete. Y si no se llega a haber roto la cadera, ni nos enteramos.

Creo que es una conducta muy alejada de la que todos los españoles esperábamos de el jefe del Estado, siendo muy prudente (el cuerpo me pide otra cosa, pero el Código Penal me lo impide), y si me parece mal a mí, que gracias a Dios tengo trabajo, qué pensarán los millones de españoles que no tienen qué llevar de comer a casa. Y ya el colmo del recochineo es que sus turiferarios hayan intentado censurar la difusión en la red de las fotos en las que se le ve posando orgulloso junto a los pobres animalitos (las fotos, al parecer, son de 2007, o sea que no llevará tiempo ni nada dándole al gatillo)


Por mi parte, la monarquía española puede ir contando con que tiene otro opositor, firme, indignado y dispuesto a salir a la calle a mostrar su indignación.

Ya me he quedado un poco más tranquilo.

No acostumbro hacer "corta y pega" en este blog. Sólo lo hice una vez, para adherirme a una campaña contra la censura en Internet. Pero lo voy a volver a hacer y, os lo juro, no porque esté falto de ideas -que también podría ser, también; aún así, anuncio que tengo un vídeo en preparación-, sino porque esta mañana recibí un mensaje de mi querida hermana Elia que me dejo absolutamente...seré cursi: conmovido, emocionado y maravillado, y que creo que debo difundir por todos los medios a mi disposición. Contenía, aparte de las habituales dosis de cariño que me dispensa Elia, un artículo del muy solvente periodista gallego Eduardo Rolland (antes firmaba en Faro de Vigo, ahora, según veo, en La Voz de Galicia, lo que me alegra) sobre.... bueno, sobre lo maravillosa que puede ser la solidaridad a veces, sobre las flores que en ocasiones emergen de la basura, o sobre lo que ocurre cuando la realidad supera a la ficción y se materializan fábulas como "La vida es bella" de Roberto Benigni, o aquella fantástica historia sobre la vida de un frac en distintos cuerpos que protagonizaba Edward G. Robinson y que se perdió en el camposanto del celuloide.

Lo he colgado en mi muro en facebook y en la versión en la red social de Entremesas, y ahora lo reproduzco aquí citando por supuesto la fuente, Eduardo Rolland en La Voz de Galicia, estas navidades. Se titula...

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Salir a comer fuera

Hay niños de Vigo que creen que salen a comer de restaurante todos los fines de semana. Van con sus padres a un establecimiento situado en Teis, que un día fue un asador llamado Mautte Grill. Hoy es un comedor de caridad, pero no lo parece. Porque se mima hasta el último detalle para que los comensales se sientan a gusto y, sobre todo, para que los niños no sepan que les da de comer una institución benéfica.

Me lo cuenta mi amigo Ricardo, que es el vicepresidente de Vida Digna, la heroica ONG que gestiona este comedor, donde cada fin de semana almuerzan no menos de quinientas personas sin recursos, que son, cada día más, vigueses de clase media empobrecidos por el desempleo.

El menú, ayer sábado, estaba compuesto por entremeses variados, conejo a la cazuela y, de postre, melocotón en almíbar.

El restaurante ha sido dividido en dos partes. En la zona general, comen los que van solos. Pero el antiguo espacio para fumadores ha sido habilitado especialmente para familias. Todo allí tiene que parecer idéntico a un restaurante. Los niños no deben saber que están comiendo en un local de caridad.

Para conseguirlo, los voluntarios actúan como camareros. Se sirve y retira cada plato en todas las mesas. Se acude a consultar si la comida es de su gusto. Y, en lugar del melocotón de lata, a los postres se les canta una modesta carta, para que los chavales puedan escoger entre helado, yogur, piña, flan, fruta o cualquier otra lambonada, que se reservan para esta zona entre las donaciones que hacen empresas de la ciudad.

Me lo cuenta ayer mi amigo Ricardo, mientras tomamos una cerveza, y me parece emocionante. La historia tiene algo literario. Y supongo que esos niños vigueses algún día entenderán, ya mayores, dónde iban a comer con sus padres. Y lo dura que es la vida. Y lo jodida que es esta crisis.

Vida Digna, que pertenece a la Iglesia Evangélica situada en Vázquez Varela, moviliza cada fin de semana a dos docenas de voluntarios para atender el restaurante. El personal son profesionales solidarios de diversos sectores. Que, cuando toca, se reconvierten en camareros. Tengo el honor de conocer a un cirujano de mucho prestigio que se pone el mandil y coge la bandeja como si tuviera el título de la Escuela de Hostelería. No vamos a decir que parezca de El Bulli, pero se da un xeito.

El próximo fin de semana, Vida Digna tiene un nuevo reto. El sábado, habrá de dar comida y cena, porque la Navidad cae en ese día. Tendrán que redoblar sus esfuerzos. Para esa noche, están ultimando el menú: entremeses, langostinos, ternera al horno, postres y delicias navideñas.

Me gustaría decir qué empresa dona los mariscos, pero no me dejan. Aquí todo es anónimo y desinteresado. Porque unos niños de Vigo saldrán a cenar esta Nochebuena a ese restaurante donde, cada fin de semana, sus padres los llevan a comer fuera.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Postscript: Escribí a Rolland para felicitarle por el magnífico artículo, y además de informarme de que había vivido un año en Güimar, me comentó que había tenido unas repercusiones que no esperaba ni de lejos. Pieza más leída de La Voz en 2011, reacciones de todas las esquinas del globo...se lo merece, ¿no creen?

Postscript 2: Me cuenta un amigo que la Sexta emitió el martes pasado un reportaje sobre este asunto, con imágenes del comedor.

haddock.gif
Suelo decir que desde que nacieron mis hijas voy poco al cine y que el último estreno que vi fue Ben-Hur, pero ahora sí que es en serio que este Tintín de Spielberg va a ser la primera película en 3-D que vea, si no tenemos en cuenta -que no debemos, por casposa- Crímenes en el museo de cera (1953).


Tengo verdaderas ganas, ilusión casi infantil, por ver qué ha hecho Spielberg con el héroe de mi infancia -que por supuesto no es Tintín, sino Haddock- máxime si tenemos en cuenta que lo que mañana se estrena viene de largo, es el resultado de una negociación que se inició en 1983, con Hergé en vida, y que éste, tras hacer concesiones hasta entonces inimaginables -los derechos del merchandising, por ejemplo- y tras casi 30 meses de pourparler, acabó rechazando.


Poco debió de importarle al director de E.T. la negativa del belga; al tris de cerrar conversaciones con Bruselas estrenó Indiana Jones y el templo maldito, en donde se cocía: un arqueólogo audaz que sale ileso de las situaciones más inverosímiles, un joven chino especialmente espabilado, sacrificios humanos rituales oficiados por un sumo sacerdote.. .vaya, carajo, ¿dónde habré visto yo esto? ¿tan vez el Los Cigarros del faraón, El loto Azul o El templo del sol? La segunda entrega de Indiana era Tintín sin tintín o Hergé sin Tintín, como afirma Pierre Assouline en su biografía sobre el dibujante. Han tenido que pasar 30 años para que el sueño de Spielberg y la ilusión de Hergé -que alguien hiciera algo digno en el cine con su criatura- se fusionen en un gran proyecto.


«¿Y si el Tintín vivo, el de la película, no se pareciera bastante al dibujado?», escribía Hergé a un lector en 1955, «¿Y si tú, si todos, no pudieseis reconocer a vuestro Tintín en el actor?», se atormentaba. Proféticas palabras; seis años después se rodó El misterio del toisón de oro, y tres después de ésta, Tintín y las naranjas azules , ambas con actores reales, ambas malas malísimas de cine de barrio (la segunda se rodó en Valencia, por aquello de la naranjas). Sí parece que, al menos en este sentido, Spielberg ha dado con esa fórmula híbrida entre el actor y el dibujo animado. Sólo nos falta comprobar si salva la queja que mandó un niño a Hergé tras ver El templo del sol 250px-Adventures_of_Tintin_Cast.png(1970) , en dibujos animados: «No me gusta el capitán Haddock en el cine. No tiene la mísma voz que en sus álbumes».

Vuelvo a mediados de septiembre con nuevas propuestas. Abrazos y besos para todos.

Hoy es el día. Sus voy a preparar una fideúa como no la habeis visto en vuestra vida, dilectos amiguitos. Si alguien se fía de mí, cosa que recomiendo, que vaya al mercado y compre: un rape troceado con su cabeza aparte, un burro o pescado barato homologable, unos gambones o similares y un paquete de fideos del 3. Doy por hecho que en casa tendreis fondo de armario tipo puerros, pimientos, tomates, cebolla y lo que hay que tener. Esta tarde cuelgo la receta y la podreis hacer mañana. Tiembla Arguiñano y baja modesto.

No quiero irme de vacaciones -lo estoy de hecho, pero hasta mañana no cojo el avión- sin contarles un par de cositas simpáticas acaecidas en estos últimos días.

La primera va de las buenas sorpresas que te depara el blog, y de las amistades que se hacen en el camino. Algo similiar ya le ocurrió a esta bitácora hace un par de años, con aquella conexión brasileña que recordarán los fieles. Bueno, al tema, pues resulta que el otro día me encuentro un mensaje de agradecimiento de un lectora mexicana llamada Claudia Alarcón, que me escribía desde Austin (Texas, EE UU). Resulta que, con la coña del mundial de fútbol, estaba reuniendo en aquellos días a sus amigos en casa para ver los partidos, y como es muy buena cocinera, les amenizaba el partido con platos típicos de según el país que estuviera jugando. Creo que andábamos ya por la semifinal con Alemania, y la buena Claudia, no ajena a los acontecimientos de aquellos días y con buen humor, quería preparar a sus amistades un plato de pulpo, así que metío en el buscador "Pulpo a la gallega" y se encontró con mi receta , entre otras cosas porque es el segundo vídeo mejor posicionado con esa receta en Yotube y tiene más de 7.0000 vistas, qué coño, todo hay que decirlo, que el que no se anuncia no vende.

Bueno, pues eso, que me agradecía la receta (de bien nacidos....) y me pedía algunas tapas para colorear la cita, Hablamos (quiero decir nos escribimos) un poco y...resulta que tiene un blog de cocina y jardinería que se llama Chile y Limón y que le encanta la música.

mastelotto1.jpgTotal, que a los dos o tres días cuelgo yo el post de Tony Levin y ¡zas! resulta que, me cuenta, es amiga de Pat Mastelotto, natural de Austin y batería de Stick Men, la banda con la que Levin se presentó en Las Palmas. "Ah, qué bueno, dale un abrazo de mi parte si lo ves", y tal. Pues para allá fui yo, al concierto digo, con el encargo de darle un abrazo a Mastelotto de parte de Paula. Como no puede ser menos de un amigo de Tony Levin, que lo es a su vez de Peter Gabriel, Mastelotto no puso ningún reparo, y con la intervención -eso sí- del promotor del concierto, mi amigo Juan Salán, pudimos hacer la foto. Y aquí a la izquierda de estas líneas te mandamos el abrazo, Claudia, el fantástico batera y este tu nuevo amigo. (otra casualidad; buceando en sus posts, en los de Claudia digo, me encuentro con que titula uno como un disco de Genesis, le pregunto y resulta que le encanta el grupo, como a mí en sus primeras épocas)

Pues para ilustraros la historia de nuestro peculiar pulpo Paul, aquí os cuelgo un par de fotos que dan fe de que todo lo que digo es cierto, para los gandules que no quieran entrar en el blog de Claudia a averiguarlos: La primera, de mi amiga Clauda preparándose para cocinar a Paul (con un Paul de ese tamaño, pocos pueden comer)....
pulpo en texas II.jpg

....Y la segunda, aquí debajo, la que confirma qucena claudia2.jpge efectivamente era poco pulpo, pero que Claudia tenía más recursos y no es precisamente cicatera con sus invitados...


page_top_9.jpgBueno, y ahora convendrán conmigo en que sería justo hablar un poco del concierto de Tony Levin y banda, ¿no? Bueno, en primer lugar debo de decir que lo de banda de Tony Levin es una conclusión mía, porque se hacen llamar Stick Men, son un trío (Levin, Mastelotto y Michael Bernier) y al menos la apariencia es que trabajan en comandita. Ya en el post anterior os mandé a la wiki si querías saber algo sobre el Champman Stick, el híbrido entre guitarra y bajo que usan Levin y Bernier. Aquí sólo agregaré que se trata de un instrumento sorprendente y que tocado por dos virtuosos consigue resultados...desde luego nunca oidos o muy pocas veces oídos, pero en cualquier caso sorprendentes, en ocasiones hermosos, en otras espeluznantes por sobrecogedores...a mí, viéndolos y escuchándolos en el CICCA, me vinieron muchas músicas a la cabeza....la guitarra de Steve Howe en The Gates of delirium, los riffs de Jeff Beck en Wired, alguna locura de Zappa, Rainbow tocando In the hall of the mountain king.....el Discipline de King Crimson por supuesto (Levin formaban parte de Crimson el la grabación de aquel disco, de hecho le imprimió el sonido característico con el Chapman stick)...Músicos de pata negra disfrutando con sus instrumentos, porque hay que ver, los que mejor se lo pasan son ellos. Y el batería que más curra del mundo es Mastelotto, que no para en las cerca de dos horas que dura el show.

tonys1.jpgDebo de decir que, si bien es cierto que yo me compré un disco en el vestíbulo (entre otras cosas, para que Levin me dejara hacerme la foto que se ve ahí debajo; otro más que cae y ya quedan menos para llegar a Papá Gabriel), no me veo yo disfrutando de estos tres pollos en un coche o en el salón de mi casa una tarde tranquila. Veo yo a estos Stick Men, con todo el respeto del mundo, como un grupo de exhibición al estilo de algunos de los supergrupos de mediados de los ochenta (UK, After the Fire o Asia, por ejemplo), estupendos para admirar su virtuosismo en directo o para enriquecer el acervo de la vanguardia experimental, pero hasta ahí llegaría. Y en cuanto a su directo, no puedo dejar de decir que es impecable de cristalino, puro y muy digno en cuanto a luces y dispositivas. Como tenía que ser, tal vez con un mal sonido el espectáculo no hubiera sido tan llevadero. Pero lo es, les juro que lo es, temí antes de entrar que resultara excesivo o pesado por momentos, y la verdad es que no.


Y llegados a este punto, ¿qué les digo, queridos? pues que me voy, como dicen las revistas que hablan del conde Lecquio, a pasar "unas merecidas vacaciones", aunque en mi caso doy fe de que sí me las merezco, Un besito y hasta las mareas del Pino o así.

Postdata: la foto de Levin tocando, que yo no tenía, está sacada de su blog, en el que pronto colgará, digo yo, fotos del show en Las Palmas: www.tonylevin.com