los blogs de Canarias7

« Gran Hotel Bahía del Duque (y II) |Inicio| Un mundo pringles »

Waiting for the man

sugar pequeño.jpg

Escribo estas líneas aún impresionado con la película Searching for sugar man que vi en la noche del sábado en los multicines Monopol (versión original subtitulada, dos euros la entrada; aplausos). Como no soy crítico de cine, ni creo que le pegue a todo a estas alturas del partido, no voy a desmenuzar aquí una pobre redacción de aprendiz sobre lo visto, y mucho menos ejercer de spoiler (el que te jode la película contándote el final).

Sólo diré (esto del "sólo diré" es una coletilla para echarse a temblar; suele preceder a un larguísimo coñazo) que si no es la película que más me ha gustado en la vida (aún está por ver que se puedan superar los padrinos, el doctor Zhivago -y no, no es una película sobre un terapeuta de zapatos caros- o, qué se yo, Barry Lindon), está entre ellas.

Son estas unas líneas impresionadas, ya se dijo, y de urgencia, pues según me asegura el pigmalión de esta experencia, mi querido amigo Chema Ayaso, la película se retira de la cartelera hoy mismo, domingo 12 de mayo. Os desvelo un pequeño secreto, pero no agrego el vínculo para no consumar el spoilerazo. La cinta está íntegra en Youtube, y los que entienden inglés la pueden y deben ver, siempre que tengan el pc conectado a un buen amplificador -sin él sería cagarla de mala manera-, pero no la he encontrado subtitulada en español. Y es necesario entenderlo todo, sobre todo las letras de las canciones.

Que no les eche para atrás, por favor, que se trate de una cinta documental (óscar en su categoría) o que el director sea de pallá pal coño, porque es tan perfecta en la línea argumental y en el aspecto técnico que parece que estamos viendo una biopic rodada con actores. Me quedo con la duda sobre la completa honestidad del contenido, y no en referencia a determinar hasta qué punto es cierto todo lo que se cuenta -te engañan a conciencia, pero es de agradecer-, sino cuánto se calla . Me gustaría decir más en este aspecto, pues llevo toda la mañana investigando (por ejemplo, ¿por qué Sony Music tiene los derechos?), pero temo joderla, y creo que lo mejor es ir a verla sin tener ni pajolera idea sobre de qué va. Recuerdo que así fui a ver El silencio de los corderos en 1991 y aun llevo la sorpresa en el alma.

Una última aclaración: no es sólo una película para melómanos, ni mucho menos, aunque los amantes del rock lo pasarán en grande con el descubrimiento, a la altura de un Dylan temprano, de un Don Mclean un poco menos gandul o de un Lou Reed acústico (¿qué es la canción que da título a la película sino la precursora de I´m waiting for the man, por cierto, ahí lo dejo, escrita tan sólo un año antes (la de Rodríguez)?. Es una película que no tiene nada que ver con lo que hemos visto hasta ahora y un oasis de optimismo en el charco en el que andamos metidos. Vayan a verla, por favor, les juro que no se arrepentirán.

Aquí les dejo el trailer.


0 TrackBacks

Abajo están listados los blogs que hacen referencia a esta entrada: Waiting for the man.

URL de TrackBack de esta entrada: http://www.canarias7.es/blogadmin/mt-tb.cgi/10492

1 comentarios

1

Aunque con un poco de retraso, la he conseguido ver. Coincido contigo. Es un peliculón acerca de muchas cosas, entre ellas, la memoria del éxito, la autoestima, la música como reclamo de libertad, en fin, yo voy a ser tan prudente como tú y no voy a adentrarme en los terrenos de la crítica cinematográfica. Podía dar un gran patinazo. Gracias por la recomendación.

Abz.

Escribir un comentario