los blogs de Canarias7

Archivos Marzo 2011

Me parece que con esta vamos a darle unas laaargas vacaciones a las carnes, lo digo porque mirando hacia atrás (sin ira) no he hecho otra cosa en los últimos meses. Seré muy sincero: no logré con esta receta el resultado que esperaba. Sí de sabor, matizo, ya lo creo que sí, pero no de textura. La carne quedó más bien dura. Será porque no era de la calidad exigible, o porque me olvidé de seguir el consejo/secreto de mi buen amigo Jorge y agregarle a la maceración una cerveza....me inclino a pensar que no elegí el mejor rabo. Lo ví en el escaparate, ya empaquetado, y me lo llevé. Debería haber sido más cuidadoso con ese aspecto.

En fin, el resultado varió para los que nos lo comimos -rico sí estaba, y mucho- pero no para mostrar el vídeo. En todo caso, con la experiencia de recomendar que se vigile mucho la calidad de la materia prima.

Lo dicho, de ahora en adelante, cuaresma pura y dura. Saludos queríd@s.



¿Un poco de rock? pues claro, que no se diga. Alguien me trajo a la memoria el otro día a The Jam, una de las mejores bandas inglesas de todos los tiempos para mi gusto, Aquí os dejo al (ya) viejo Paul en Glastonbury, rememorando uno de sus temas más celebrados. Wow!!!



Iba a hacer este plato el fin de semana pasado, lo juro, pero tuve una ligera indisposición por culpa de unos jalapeños que comí el sábado, y el domingo, día programado para la grabación, no estaba yo para muchas fiestas. Básicamente, porque lo que se cocina para este blog se consume al momento, y no era plan. Así que, ¿cuál es el resumen? pues que os pido disculpas porque otra vez (y van...) me estoy demorando más de la cuenta en la periodicidad de las entregas, pero casi siempre es por cuestiones de causa mayor.

Bien, aquí va la receta con más rancio abolengo que ha pasado por este blog, pues viene avalada nada más y nada menos que por don Miguel de Cervantes, que lo menciona en el segundo párrafo de su Quijote, como se puede comprobar en el vídeo. 500 años nos contemplan, pues, a través de esta vianda.

Aprovecho el post para homenajear a una banda que todo el que tenga mi edad y sea melómano recordará con cariño, los ingenuos Asfalto de los setenta, que (dicho sea de paso) al parecer aún siguen por ahí, desangrando lo que un día fue un producto fresco. Deberían aprender de Phil Collins que, aunque tarde, por fin se ha dado cuenta que hace tiempo que debía haberse ido para su casa, y esto lo digo a título muy personal y respetando a todos sus seguidores, que tienen todo el derecho (aún así algunos/nas me vais a poner a parir, lo sé).

Bueno, como os decía, para ambientar un plato quijotesco sólo se me ocurrían, así a bote pronto, dos canciones: Impossible dream de The man of La Mancha (en el original de Peter O´Toole, en versiones de cientos de ellos, de Matt Monroe a Frank Sinatra) o este modesto Rocinante de Asfalto. me he decantado por la última, por ser española, deliciosa y tan ingenua como lo éramos todos hace casi 40 años. (Joder, decía José Hierro "de todo hace 20 años", había que retocar un poco la frase, ¿no?)


Aquí va mi versión de los Duelos y Quebrantos, casi llegando a la cuaresma. Que os aproveche.