los blogs de Canarias7

lou transformer.jpgLa letra es tan redonda como la canción; imagínense el éxito que hubiera tenido en nuestro país Lou (Luisa en inglés) Reed si en diciembre de 1972, cuando se publicó el disco en el que se incluye (Transformer, su segundo trabajo en solitario), la hubieran traducido. No sucedió, cómo iba a suceder en aquella España que censuraba el cándido final de American Pie sólo porque se decía que el Espíritu Santo llegaba con retraso (ya tratamos ese asunto en el blog, aquí).

Reproduzco -un pelín customizada, garantizo que en aras de una mejor comprensión y en aplicación de la teoría de la máxima de relevancia; no es necesario decir con dos palabras lo que se expresa con una- la mejor traducción que he encontrado de la pieza, la que se lee en el notable Lou Reed atraviesa el fuego, todas las canciones, publicado por Mondadori con mucho mimo en el año 2000:

"Holly vino de Miami, Florida,
hizo su camino a través de USA en autostop.
se depiló las cejas de camino,
se afeitó las piernas, y él se convirtió en ella. Dijo:

Ey nena, date una vuelta por el lado salvaje,
decía, ey cariño, date una vuelta por el lado salvaje.

Candy vino de un lugar fuera de Manhattan,
Todo dios se la tiraba en la trastienda,
pero nunca perdió la cabeza,
ni siquiera cuando la chupaba. Decía:

Ey nena, date una vuelta por el lado salvaje,
decía, ey nena, date una vuelta por el lado salvaje,
y las chicas de color dicen, du,du, du...

El pequeño Joe nunca regaló nada,
todo el mundo tenía que pagar y pagar,
Un trapicheo aquí y un trapicheo allá,
Nueva York es el lugar donde dicen:

Ey nene, date una vuelta por el lado salvaje,
yo digo, ey Joe, date una vuelta por el lado salvaje,

Sugar Plum Fairy (El hada confitada, apodo de un traficante de droga) vino y saltó a las calles,
buscando alimento para el alma, y un lugar donde comer,
se fue al Apollo, deberías haberlo visto ir, ir, ir,
dijeron:

Ey Sugar, date una vuelta por el lado salvaje,
yo digo, ey nene, date una vuelta por el lado salvaje,

Jackie acaba de salir a toda pastilla,
se creyó por un día que era James Dean,
Después me imagino que tenía que estrellarse,
el Valium habría evitado el golpe (bash). Decía:

Ey nene, date una vuelta por el lado salvaje,
dice, ey cariño, date una vuelta por el lado salvaje,
y las chicas de color dicen, du,du, du..."

Bien. ¿Qué nos está contando aquí el bueno de Lou? pues el trajín, paisaje y paisanaje que se podía vivía en el club The Dom de Nueva York, un tugurio entre la segunda y la tercera avenida de Manhattan, en el East Village, que desde 1966 (recuerden, estamos en el 72) había sido alquilado por Andy Warhol y por el director y productor de cine Paul Morrisey para que trasegaran y -llamémosle a las cosas por su nombre- mariconearan a gusto, dicho sea con todo el respeto, todos los personajes que deambulaban por su cuartel general, The Factory.

(Breve paréntesis, gentileza de un amigo periodista local, con el que muchos titularían la crónica -en ese chauvisimo que últimamente está tan de moda y que, lo digo, me tiene hasta los huevos-: hay un artista canario vivo y coleando que gusta de afirmar en petit comité -y sin tanto petit- que allí, más concretamente en el baño, fue donde se tiró al pintor Jasper Johns, sin saber que era él).

El otro día, el chauvinista habría titulado: "Muere Lou Reed, el cantante que actuaba donde el gran artista grancanario Perico de los palotes se tiró a Jasper Johns".

Tan cierto es que en The Dom se mariconeaba a velocidad de crucero como que, la historia nos lo ha enseñado, ahí donde florece -digamos- la desinhibición (en colisión con los sistemas represivos) germina lo más libre y genuino de la creatividad.
Y vamos a dejarlo aquí; no voy a mencionar a la Grecia y la Roma antigua porque la teoría de que allí todo el mundo entendía no es tan pacífica como podía creerse en principio. Vámonos más cerca y a pisos más firmes; el Londres de los Rolling Stones, la España de Gil de Biedma, la Italia de Pasolinni.., Pues eso, el Niuyor de Warhol.

Walk on the wild side, vista sin pasión, quizás no es un fresco mucho más brillante que Pepi, Luci Boom y otras chicas del montón o que El calor del amor en un bar, pero como imagen polaroid -máquina que tanto fascinaba a ese grupete, sobre todo a Drella (mote de Warhol, un híbrido entre Drácula y Cinderella, esto es, cenicienta)- es un retrato perfecto de época, del nacimiento del underground americano de finales de los sesenta. Si a eso le agregamos la alta sugerencia de la relajante voz de Lou, el fraseo de un bajo repetitivo muy pero que muy vacilón e innovador y la acertada producción de un par de genios (entonces emergentes) como David Bowie y su guitarrista MIck Ronson, logramos la que quizás sea una de las 20 mejores canciones del rock and roll de todos los tiempos. Y la clasificación es mía, no de Rolling Stone, que también la ha hecho (últimamente la revista no hace otra cosa que listas de presuntos mitos; quién la ha visto, quién la ve).

Pasemos a la letra pequeña, que, como la creatividad, es también pieza a tener en consideración cuando se habla de la contracultura, de la cultura alternativa o del underground, como quieran llamarlo. La canción nos habla del puterío, la promiscuidad y el vicio que se vivía en el universo de Warhol a través de cinco personajes, que en realidad eran personas de carne y hueso: Por orden de aparición:

i-hollywoodlawn.jpgHolly Woodlaw . Su nombre real es Haroldo Santiago Rodríguez, y nació el 26 de octubre de 1946 en Puerto Rico. Aún vive. Se crió en Miami y cuando, como dice la canción,"Se afeitó las piernas y se convirtió en ella", cambió su nombre por el de la prota de Desayuno con Diamantes, antes de que la novela de Truman Capote -también coleguilla de Warhol- fuera una película reconocida en todo el universo.

A principios de los sesenta, Holly se trasladó de Miami a Nueva York como fielmente dice el principio de la canción (Holly came from Miami, FLA [Florida]...) y sentó sus reales en The Factory de Warhol. El director de cine Paul Morrisey, un habitual de la galaxia Warhol, la fichó para su película Trash (a ella y a Little Joe, del que hablaremos ahorita mismo) y alcanzó cierta celebridad en USA, afirman los historiadores, cuando nada menos que George Cukor encabezó a un grupo de intelectuales que pedían el Óscar para ella por su interpretación en la cinta. Como es evidente, la propuesta no pasó de tal condición.

La actriz gozó de cierto éxito en producciones en 18 milímetros y cine de la llamada cadena Cutrex (nuestro Jess Franco sería uno de los iconos de este tipo de celuloide), pasó por la trena de la pacata Norteamérica en varias ocasiones y tras la muerte de Warhol se paseó por los platós de todas las cadenas de televisión USA en plan "yo estaba allí". Actualmente, dice la Wikipedia, explota su pasado glorioso con un espectáculo de travestis que gira por bares ad hoc de la gran manzana.

candy darling resized.jpgCandy Darling . Vivio durante 30 años, de 1944 a 1974, exprimiendo la máxima Vive deprisa, muerte joven y deja tras de tí un bonito cadáver. Nacida James Lawrence Slattery en el duro barrio neoyorquino de Queens (el que encuentras a la derecha al entrar en la ciudad desde el JFK antes de Manhattan y del puente de la calle 42, un cementerio sin fin), Candy, quizás la que sale peor parada en toda la canción, participó en una veintena de películas de serie Z entre los sesenta y los setenta -su mayor éxito fue un cameo en la discutible Klute de Jane Fonda- y falleció de un linfoma tras veinte años experimentando con inyecciones de hormonas. Para la posteridad, cuando Estados Unidos tenga su propio Cine de barrio o su Lauren Postigo, pelis de títulos tan sugerentes como La Mortadella (1971), Noche de paz, noche sangrienta (1974) o Superestrella en batín, rescatada del olvido en 2004.

A pesar de que ser el personaje más bizarro de la canción ("todo dios se la tiraba en la trastienda", "no perdía la cabeza ni siquiera cuando la mamaba", etcétera), La buena de Candy ha dado mucho juego a la hora de recrear la vida de Warhol y su universo. Aquí les dejo un link al documental Beautiful darling (bueno, al anuncio del site donde se puede adquirir el documental) que trata de forma profusa aquellos años y aquella gente.


little joe.jpgLittle Joe. Joe Dallesandro. Pensacola, 1948. De los cinco elementos de la canción, el que más lejos ha llegado, lo cual tampoco significa que sea Stephen Hawking. Si leemos la letra con un poco de picardía, veremos claro que Joe no fiaba ni a su madre, y que todo el mundo tenía que "pagar y pagar". Pero no era droga lo que vendía como otro de los freakies de la canción, sino su cuerpo.

Dallesandro -Little Joe por su 1,68 metros de estatura. Otras medidas, consultar especialistas- se ganaba la vida como chapero en Manhattan hasta que fue descubierto por Warhol y (especialmemente) por el ya mentado cineasta Paul Morrisey, que contó con él para sus películas The loves on ondine y Flesh y lo encumbró como icono del porno de la época (1968). En palabras del cineasta John Waters, otro freakie de mil pares de huevos (eso sí, genial) Dallesandro era "un maravilloso actor que cambió para siempre la sexualidad masculina en la pantalla". ¿Su papel más comercial? hizo de Lucky Luciano para Coppola en Cotton Club, ahí queda eso. Hace poquito hizo junto a Kate Moss una campaña de ropa interior de Calvin Klein, y su entrepierna (enfundada en unos vaqueros) es la que sale retratada en la portada sin censura del Sticky fingers de Los Stones. Oh.

sugar resized.jpg

Sugarplum Fairy (Joe Campbell) Debia ser el mejor camello de Nueva York en los sesenta; no sólo Lou Reed alude a él con el sobrenombre de Sugarplum fairy -hada de azúcar o hada confite-, sino que los mismísimos Beatles le reconocen sus méritos como trapichero solvente en la inmensa crónica A day in the life. Oficios dudosos aparte, antes de dejarse caer por The Factory, Joe había vivido en San Francisco como novio del activista gay Harvey Milk, ya sabeis, el que fue interpretado por Sean Penn en una reciente y muy notable biopic. Lo asesinarían en 1978 (a Milk).

Jackie-Curtis-resized.jpgJackie Curtis. Nacido en 1947, es el cuarto transexual al que se refiere la canción de Reed y murió en 1985 de una sobredosis de heroína. Según Warhol, de todos sus pupilas era la que tenía mayor alma de artista. Participó en la mentada Flesh de Morrisey y en otra cinta del mismo autor llamada Woman in revolt, y llegó a escribir sus propios guiones y a interpretarlos. Hizo sus pinitos como poeta en el Village niuyorquino y, como bien afirma la canción que hoy analizamos, su gran ídolo era James Dean.

Un último apunte, que quizás habría tenido que figurar al principio: el título de la canción, Walk on the Wild side, es un robo al de una película de 1962 dirigida por Edward Dmytryk y protagonizada por Jane Fonda, Anne Baxter, Barbara Stanwyck y Capucine. En estos días he leído a varios autores relacionados con el asunto, y no recuerdo cuál dice que la película trata sobre lesbianismo, lo que me parece mucho atrevimiento para la américa de los sesenta. Como no la he visto entera, sólo puedo afirmar que está ambientada en la (Norte)América de la gran depresión y que lo más notable son las escenas del principio y el final, con un gato negro paseando con elegancia. Si quieren verla, pinchen aquí.


Y, por último, sólo jodería que nos olvidáramos, la canción en una de las versiones más dignas que circulan por Youtube. Los subtítulos andan como en su día andaba Arconada, a por naranjas en Valencia.


Fuentes: Lou Reed atraviesa el fuego, todas sus canciones en Español, Editorial Mondadori, 2000. I shot Andy Warhol, película. Mary Harron, 1996. Desde mi tejado, blog firmado por Elpresley. Wikipedia. Filmografía de Francis Ford Coppola. The Beatles, A day in the life, Mark Heertsgaard, Grijalbo Mondadori 1995.



Hoy es un día que quedará grabado para siempre en la historia de la música. Como el día en el que se murió Sinatra, o el que se llevó por delante a Jim Morrison. Ha muerto Lou Reed, el gran poeta de Nueva York.

This is a perfect day: que se paren todos los engranajes del rock en el universo y que todas las guitarras electricas del mundo dediquen un riff desgarrado al cielo, que él ha muerto.

Si esto lo lee, pongamos, un tipo que ficha casi a diario en el Madrid como Cárlos Álvarez (y nada más lejos de mi ánimo que meterme con este buen amigo; ni soy escritor ni me apellido Barreto ni Perreta) probablemente la próxima vez que me vea me dará una colleja. Y lo hará con toda la razón del mundo, pues después de hacer las fotos me informaron de que los adhesivos llevan como un año pegados a las mesas. Y ahora me vengo a percatar yo, periodista. Pues bueno, ha sido realmente así. He estado muchas otras veces en los últimos meses en el Madrid y hasta el otro día no había reparado en las mesas de la terraza. O más concretamente en esta mesa:

sagaseta.jpg

¿A quién vemos en esa foto? estoy seguro de que me ayudareis a recomponer el cuadro, pues hay algunos que se me escapan, pero así, a bote pronto, reconozco a Alfredo Kraus, a Luis Jorge Ramírez (el padre de los Jorge Millares) con el Gregory Peck que nos visitó de capitán Acab, al pintor Aquilino Saavedra -y su ¡manda huevos! preTrillo-, sentado con Néstor Álamo, a Orlando Hernández, al gran fotógrafo Félix Urquijo o al inolvidable Salvador Sagaseta en las proximidades de una señorita en sujetador y bragas, o sea, en su salsa.
.
Orla importante, la que se sienta al café del Madrid desde esa imagen en sepia. Parece que aún estoy viendo a Salvador, tembloroso y rojo de excitación, la noche que llegó corriendo a otra plaza, a Farray, a contarnos que se había encontrado en la calle a ¡El Rubio! (pocos días antes de que se entregara); que aún veo a Félix Urquijo a bordo de aquel ferry que nos llevó a Sevilla en el 92 (¿te acuerdas papi? dijiste, "el champán me lo mandais a popa, que estoy viendo la puesta de sol", y al momento tenías allí a un camarero con una botella, la pagamos tus alumnos) o a Orlando Hernández poniéndose faltón en un chiringo carnavalero en su Santa Catalina Park...

¿Va de nostalgia? No, os lo juro que me estoy quitando, Va de resistencia frente a un mundo impersonal en el que cada vez nos reconocemos menos, un mundo en el que todos los sitios son el mismo, todos los bares el mismo bar...un universo pringles: todas las papas fritas son exactamente la misma, todas las pizzas saben a lo mismo y en todas las paredes cuelgan los mismos posters de Groucho Marx o Jimmy Dean.

Cuando le dije a los hermanos Vladimir y Paco Yanes, propietarios del Madrid (que heredaron de sus padres), que iba a colgar este comentario y por qué lo iba a colgar, Vladimir cogió la idea al vuelo y me dijo: "Bueno, en la pizzería de la esquina verás en las paredes a Elvis Presley, y aquí a los nuestros". BIngo, camarada.

Del hotel Madrid, ¡qué os voy a contar del hotel Madrid! A los que leen Entremesas desde fuera de Canarias, sí les puedo decir que además de tener una de las terrazas más noveleras de Las Palmas de Gran Canaria -como creo que se intuye- es el hotel donde pernoctó Franco en la larga noche de piedra del 17 al 18 de julio del 36. Y aunque salió por patas a las cuatro de la mañana camino del Gobierno Militar para redactar la declaración de guerra (como se sabe, el golpe se adelantó en Marruecos a aquella noche, de ahí las prisas), su estancia en el Madrid tiene mucha miga según el cristal con que se mire; Mientras autores como Preston (Franco caudillo de España) o Luca de Tena (Franco sí, pero...)pasan de puntillas por el asunto y se limitan a exponer que aquella noche el ferrolano "pernoctó en su hotel en Las Palmas", otros más jaracandosos como Moncho Alpuente (Hablando francamente, tan hilarante como descatalogado) o Manuel Vázquez Montalbán (El sable del caudillo) se atreven a afirmar que no sólo se afeitó el bigotillo en su lavabo para disfrazarse después de moro, sino que dejó al pufo la habitación, donde habrían maldormido él, doña Carmen y Carmencita, qué rica.

Aquí tenemos otra mesa:

sobera.jpg

Yo aquí reconozco en el medio a Carlos Sobera, y en torno a él veo a Ángela Molina, a Valdimir, el ya mencionado copropietario del negocio, a Jaquelline BIsset (que se paseó sola por la ciudad y comió papas con mojo en el Herreño, ¡qué mujer!), al cretino de Guillermo Montesinos (lo digo por aquella gala de la reina del carnaval), a Antonia Sanjuán, a Fernando Esteso, al genial malahostia de Carlos Pumares, a Carmen Conesa, a Moncho Borrajo o a Roberto Kampoff.

Me ha venido a la cabeza el padre de mi cuñada Piluca Presa, don Emilio Presa, ser irrepetible, que cada vez que veía un Hola! por su casa montaba en cólera: "¡Pero quién cojones es esta gente, que no conozco de nada y se mete en mi casa!!!!", bramaba. Pues eso mismo: me sabe mucho más tomarme un café o lo que se tercie con mi gente y no con los Presley y los Monroe esos, que no conozco de nada.

Adjunto sin sobreprecio alguno una imagen de la terraza para el que no sepa donde está, (por cierto, ya le le vale)

vista hotel.jpg

De acompañamiento musical, para no contradecirme con el espíritu del post y mantenerlo todo en comandita, aquí os dejó a mi sobrino Juan Rey, del que ya hablé en este blog hace algunos años, interpretando a El Último de la fila con su antiguo grupo La Mafia. Pasmarsus de como canta el jodido. Si alguien quiere contratarle, que hable conmigo.



sugar pequeño.jpg

Escribo estas líneas aún impresionado con la película Searching for sugar man que vi en la noche del sábado en los multicines Monopol (versión original subtitulada, dos euros la entrada; aplausos). Como no soy crítico de cine, ni creo que le pegue a todo a estas alturas del partido, no voy a desmenuzar aquí una pobre redacción de aprendiz sobre lo visto, y mucho menos ejercer de spoiler (el que te jode la película contándote el final).

Sólo diré (esto del "sólo diré" es una coletilla para echarse a temblar; suele preceder a un larguísimo coñazo) que si no es la película que más me ha gustado en la vida (aún está por ver que se puedan superar los padrinos, el doctor Zhivago -y no, no es una película sobre un terapeuta de zapatos caros- o, qué se yo, Barry Lindon), está entre ellas.

Son estas unas líneas impresionadas, ya se dijo, y de urgencia, pues según me asegura el pigmalión de esta experencia, mi querido amigo Chema Ayaso, la película se retira de la cartelera hoy mismo, domingo 12 de mayo. Os desvelo un pequeño secreto, pero no agrego el vínculo para no consumar el spoilerazo. La cinta está íntegra en Youtube, y los que entienden inglés la pueden y deben ver, siempre que tengan el pc conectado a un buen amplificador -sin él sería cagarla de mala manera-, pero no la he encontrado subtitulada en español. Y es necesario entenderlo todo, sobre todo las letras de las canciones.

Que no les eche para atrás, por favor, que se trate de una cinta documental (óscar en su categoría) o que el director sea de pallá pal coño, porque es tan perfecta en la línea argumental y en el aspecto técnico que parece que estamos viendo una biopic rodada con actores. Me quedo con la duda sobre la completa honestidad del contenido, y no en referencia a determinar hasta qué punto es cierto todo lo que se cuenta -te engañan a conciencia, pero es de agradecer-, sino cuánto se calla . Me gustaría decir más en este aspecto, pues llevo toda la mañana investigando (por ejemplo, ¿por qué Sony Music tiene los derechos?), pero temo joderla, y creo que lo mejor es ir a verla sin tener ni pajolera idea sobre de qué va. Recuerdo que así fui a ver El silencio de los corderos en 1991 y aun llevo la sorpresa en el alma.

Una última aclaración: no es sólo una película para melómanos, ni mucho menos, aunque los amantes del rock lo pasarán en grande con el descubrimiento, a la altura de un Dylan temprano, de un Don Mclean un poco menos gandul o de un Lou Reed acústico (¿qué es la canción que da título a la película sino la precursora de I´m waiting for the man, por cierto, ahí lo dejo, escrita tan sólo un año antes (la de Rodríguez)?. Es una película que no tiene nada que ver con lo que hemos visto hasta ahora y un oasis de optimismo en el charco en el que andamos metidos. Vayan a verla, por favor, les juro que no se arrepentirán.

Aquí les dejo el trailer.


IMG_1014.jpg
(imagen desde mi habitación)

El Gran Hotel Bahía del Duque Resort (me costó varias tomas de vídeo aprenderlo de corrido, no se vayan a creer) se encuentra en el sur de la isla de Tenerife, en el paseo Marítimo de la Playa del Duque de Costa Adeje. Es un descomunal complejo "cinco estrellas gran lujo" compuesto por dos hoteles, el Gran Hotel Bahía del Duque "propiamente dicho" y el hotel Las Villas.

Se construyó en 1993 y su última reforma data de 2007. Ocupa más de 6.000 metros cuadrados de una antigua plantación de tabaco (de ahí salía la marca de tabaco negro Coronas, muy apreciada en la península) y cuenta con 40 villas, 46 suites y 356 habitaciones (310 dobles) repartidas en siete pisos de edificiaciones coloniales construidas en perfecta armonía con el paisaje y trufadas de jardines botánicos con especies autóctonas. Ha recibido varios premios de sostenibilidad a lo largo de su breve historia.

Aquí no tenemos a un nombraco americano con corbata tejana de respaldo tipo Hilton o Marriot; la propiedad es una empresa 100% canaria que se llama la Compañía de las Islas Occidentales (CIO) ¿fundamentalismo chicharrero, quizás? Nooooo, me apunta, con sabiduría, mi querido amigo José Carlos Marrero, nuestro hombre en la isla vecina: "Es un nombre muuuy antiguo registrado por los abuelos del actual presidente, y se refiere a TODO el archipìélago de las islas Canarias,que por aquellos tiempos y por su ubicación eran las islas occidentales del continente africano".

El actual presidente de la CIO es Francisco Javier Zamorano Sáenz -para los amigos Fachi Zamorano- , que ha creado y desarrollado la cadena hotelera de lujo The Tais Collection. Tampoco este nombre es una extravagancia; el padre de Francisco Javier era un respetado empresario tinerfeño -de esos a los que aún hoy la gente sigue mentando con el don por delante-, Luis Zamorano Tais, y Tais es pues el apellido de la abuela materna del presidente. Dicen fuentes bien uniformadas (de la guardia civil, no, es coña) que Zamorano está actualmente sopesando de forma muy seria la construcción de nuevos hoteles en el Lago Di Como (Italia, ya saben, donde vive George Clooney) las islas Galápagos, Ecuador y Cuba. Ya desde aquí le digo que si necesita que le perite algo para la inauguración, intentaré hacerle un hueco en mi agenda.

La historia de la familia Zamorano y del imperio del tabaco reconvertido con éxito en hotelero es fascinante, más si se sopesa la juventud y audacia de Fachi (si se me disculpa la confianza). Para los interesados, adjunto esta ilustrativa entrevista que hicieron al empresario a principios de la década, donde encontrará datos de primera mano.



Bien, como ya expliqué en la primera entrega de este post, a finales del pasado mes de septiembre tuve el placer de ser invitado por la dirección, a través de su eficaz rrpp Armando Pinedo, a disfrutar de un fin de semana gastronómico en el hotel, conocer el lugar -que es de lo más maravilloso que he visto en mi vida- y dejarme mimar de forma cuasiobscena por el personal y por el chef del restaurante Las Aguas, Braulio Simancas. Muchos son los recuerdos -la tranquilidad, la majestad de los árboles, la paz florentina del spa, las barrigas descomunales de los ex soviets...- , pero para lo que aquí interesa, más prosaico, los desayunos sera algo que le contaré a mis nietos, por ejemplo. O el pámpano a la sal que nos atizamos en un soleado mediodía de sábado con una chica que cantaba canciones de Sade Adu a pocos metros.

Lo apunté un poco en la entrega anterior, pero para los rezagados, repito: al contrario de lo que ha ocurrido en Gran Canaria, donde primero pusimos los hoteles y ahora intentamos llevar la gastronomía, en Tenerife eso de barriguita-llena-corazón-contento se lo tomaron en serio desde un principio, y en Adeje siempre -bueno, un siempre relativo, desde el inicio del boom turístico- se mimó la buena restauración, incluso en la época del duque (porque hubo un duque, claro que lo hubo, aún está su casa presidiendo la playa; dicen que sus cocheras escondían una colección de haigas que hacía palidecer a la que tenía Bogart cuando hacía de magnate en Sabrina- ya había buenos restaurantes.

Total, les decía que a principios de los noventa los Zamorano tuvieron la acertada visión de que del tabaco no iban a vivir muchas generaciones más -clarividencia- y apostaron muy fuerte por crear un hotel al que no pudiera hacerle sombra nada a este lado del mundo, y vaya que si lo hicieron. Afirma la leyenda que hasta Felipe González se contó entre los padrinos del proyecto. Bien, pues con el hotel en marcha, y para no desentonar en tal tradición culinaria, La CIO contrató nada más y nada menos que el laureado chef Salvador Gallego para que dirigiera sus cocinas.

No sé lo que tardó la competencia de las inmediaciones en fichar a otro cocinero estrella, en este caso, el Abama de los Polanco a Martín Berasategui; ¿resultado? pues maravilloso para ambos -que suele ocurrir cuando la competencia sirve para crecer y no para apuñalar- la zona se convirtió en un gran reclamo para los millonarios rusos, que son los últimos que quedan y no se cansan de gastar, y así está ahora el Sur de Tenerife, montándose a base de rusos a los que le importa un carajo cepillarse cinco magnum de Moet por noche a 3.000 euros la unidad y con propinas de esquizofrenia.

Daré mi opinión: salvo honrosas pero escasas excepciones, mientras tanto, en esta isla nuestra, seguimos con hoteles en cuyas cartas, ancladas en los setenta, triunfan las vueltas de carne en salsa española, el cóctel de gambas. los macarrones a la boloñesa, el cachocarne y el lenguado meunier ultracongelado). Cojones, es que te pone de mala leche.

Ahora, el Bahía del Duque ha dado un nuevo paso y ha decidido crear a su propio Salvador Gallego (vuelvo a dar mi opinión; me imagino que el laureado chef no era barato precisamente, y abarcaba tanto que poco podía apretar). Para ello, Zamorano ha echado mano del jovencísimo Braulio Simancas, que ya triunfaba con su restaurante El silbo gomero en Santa Cruz capital, y lo ha puesto al frente del restaurante bandera del hotel, Las Aguas. Allí cenamos como el mismísimo duque el sábado 22 de septiembre, entre otras cosas, lo que puedo mostrar:

IMG_1029.jpg

Carpaccio de corvina con granizado de tomate y pequeña ensalada de germinados.

IMG_1030.jpg

Lomo de cherne sobre arroz meloso amarillo con emusión de mojo de aguacate y cilantro.

IMG_1032.jpg

Canelón de cochino negro, consomé de papas y aroma de trufa.


Además de sorprenderme por su juventud y humildad, Braulio Simancas me cautivó por su compromiso con el producto local, con lo que ahora se viene a llamar la cocina de kilómetro cero (lo puso de moda el Noma de Copenhage, un restaurante que precisamente ahora no está para tirar cohetes como todos ustedes sabrán). Vuelvo a mi perorata: A mí me parece que, si hay una posibilidad de redención frente al turismo, al menos desde la perspectiva gastronómica, tiene que venir por ahí, por ofrecer producto autóctono de calidad. Si nos empeñamos en que coman de franquicia, poco podemos diferenciarnos de otros destinos con más alicientes que el nuestro, que por mucho runrun sigue siendo el sol y mar, verde palmar, gran canaria, frol (sic) galana.

Bueno, y con el vídeo adjunto que pretende completar mi visión de la visita, y agradeciendo de nuevo que la CIO se acordara de mi periódico y de mí, cierro por hoy el chiringo deseándole a todos muy buen apetito como es costumbre, en esta su casa y bla, bla, bla.... cuidarsus majetes.



Casi me olvido del rock and roll, parte incorrupta e indisoluble de mi discurso. Ando estos días alucinando con este chiquito que le ha clonado la voz a Peter Gabriel y que se acompaña del ex batería de don Peter Jerry Marotta. Aquí, un popourri para que se pasmen los que saben de qué hablo. Me lo pasó mi buen amigo Juan Antonio F. Salgueiro, perdido y hallado en una habitación de 32 puertas.

Esto lo filmé a finales del pasado septiembre, perdón por la demora pero he pasado por una etapa personal...difícil.

El relaciones públicas del Gran Hotel Bahía del Duque Resort en Adeje (Tenerife), Armando Pinedo, tuvo la gentileza de invitarme a un fin de semana gastronómico en el increíble complejo, y lo pasé a cuerpo de...duque, como no podía ser de otra manera, del spa a la playa, de la playa a la terraza y de la terraza (con su sama a la sal) al restaurante.

Todo lo que os pueda contar es poco, pero lo que más me impresionó fue el filón ruso que allí explotan, multimillonarios de las nuevas repúblicas ex soviéticas que van tirando los billetes de 100 euros, que se gastan 3.000 en magnums de möet y que dan propinas de 300 euros. Pues si señores, se lo están llevando los chicharreros para allí, listos que son, haciendo de la alta gastronomía un gran reclamo, y currándoselo en los países de origen como lo hace el director del Bahía del Duque, que cada dos por tres se va para allá a captar. Aquí lo que se nos da de cojones es llorar y protestar porque otros cardan la lana, que mucho chau-chau pero aún no nos hemos puesto de acuerdo ni en una denominación de origen seria y ellos ya tienen tres y bien que les funcionan. Eso me recuerda que cuando la Word Cheese Award (hace tres añitos creo) se anunció a bombo y platillo que nuestros quesos ya iban a tener la distribución que se merecen...¿alguien ha vuelto a oir algo?

Aquí va la primera entrega sobre aquel fin de semana. La segunda, espero que en breve, hablará del peculiar bar del hotel y su carta de ginebras.

Vaya por delante mi agradecimiento al hotel, a su rrpp Armando Pinedo, al director Alejandro Cabré y al chef Braulio Simancas por su amabilidad, profesionalidad y saber hacer. Y disculpas, ya dije, por la demora.




Y un vídeo musical que me gusta especialmente, más o menos reciente.



Bon apetit!!!!

La última estupidez de los medios televisivos, pedirle declaraciones a los reyes magos.

Los reyes magos son un cuerpo nacional que debe tender a la uniformidad de criterio,como el Ministerio Fiscal, y por lo tanto no debe hablar, so pena de generar confusión entre su clientela. Si sale en la tele hablando uno con acento cordobés y otro con acento gallego, ¿qué van a pensar sus acólitos? Los reyes magos tienen que mantenerse en una nebulosa mitológica y no deben ser vistos más de los imprescindible. Y mucho menos de cháchara como si fueran porteras. Para eso ya están sus carteros.

Cuando acudió a San Sebastian, Bette Davis plantó a los medios durante dos horas para sólo dejarse ver 10 minutillos. "Las estrellas no deben verse demasiado, o pierden brillo", explicó la genial anciana. Amén.

Querid@s tod@s, cierro el blog por vacaciones de verano pero "no-sin-antes", recurrente y cursi latiguillo, cumplir una promesa que hice allá en el lejano junio a mi amigo del alma Santi López, durante una más que fugaz visita a Galicia.

marmara.jpgMuy brevemente, os cuento que fui un fin de semana a Vigo para una fiesta familiar de gran importancia, sin avisar a nadie, y en una soleada mañana de viernes me encontré por la Alameda a mi querido Santiago, al que muchos amigos conocerán con el sobrenombre de "Furau" (agujereado en gallego, en el sentido cariñoso te falta un tornillo) por lo trueno que era de muchachito; casi nadie al aparato subiendo y bajando en moto por Teófilo Llorente o montándola en el Groucho o en el Calixto. Ahora, 30 años después de todo aquello, no es que no sea un trueno pero, bueno, ya sentó la cabeza un poquito, y digo un poquito porque aparte de su oficina de recaudación de toda la vida y de estar felizmente casado, atiende en calidad de Relaciones Públicas el exitoso pub Mármara de Vigo, en la zona de Rosalía de Castro, adjunto foto de la entrada y....

Ya nos estamos liando, joder; a qué andamos, ¿a setas o a rolex?

Bueno, pues eso, que me lo topo por en medio de la Alameda viguesa y me lía de inmediato -él no es nadie para liar, y a mí tampoco me cuesta mucho- para tomar una caña en el "bar" -luego verán que el entrecomillado tiene sus motivos-, de su amigo Manu, El Suppo.

img2.jpg Me cuenta que, con motivo de los prolegómenos del ascenso del Celta a primera, que sucedía ese fin de semana, su amigo tiene un pequeño evento con periodistas del Faro de Vigo y algunos ex futbolistas del club vigués. "Está aquí mismo", me advierte. Y efectivamente, damos dos pasos y nos sentamos en una magnífica terraza de la acera más próxima al mar de la Plaza de Compostela o Alameda.

Os juro que es la primera vez que acudo a un latiguillo habitual en las revistas de arquitectura, pero aquí le viene al pelo: Se trata de un local en diálogo constante con su entorno. Restaurante, cafetería, Lounge, vinoteca y terraza. Tienes tres ambientes -la terraza, la planta baja y el comedor en la planta superior- y los tres miran con respeto minimalista hacia la plaza, hacia los árboles y al cielo, subrayando la importancia del marco por encima del local.

furaoresized1.jpgEsa fue la primera sorpresa grata. La segunda me la llevé al acceder con Manu a la segunda planta y toparme de bruces con una soberbia cava refrigerada de vinos en metracrilato. Soberbia por sus dimensiones, por evidenciar que allí se respetaba el gusto por el vino y por su contenido, al menos para el paladar de quien escribe. No soy ningún experto, pero -como a Don Corleone- el vino es algo que cada vez me interesa más y ahí encontré, bien refrigeradas y alejadas de elementos distorsionantes, botellas de mucho interés y de muy distintas D.O., Ya les adelanto que yo con un Pago de Carraovejas crianza soy el tío más feliz del mundo, pero allí me encontré algunos de los pujantes nuevos tintos gallegos o muestras de esas virguerías que hacen ahora por Castilla con la Syrah, a las que hay que ir prestando atención porque no sólo de tempranillo vive el hombre. Adjunto foto de paisaje con figura, y perdón por meterme yo de jueves, pero la que tiene en la web Manu no me convence. Esta la hizo Santi con su Iphone y es lo que hay.


furauresized5.jpgEstuvimos un buen rato Manu y yo hablando de vinos, me enseñó alguna botellas curiosas de edición limitada (algunos Vega Sicilia de los sesenta) y concluí que era un tipo comprometido que se estaba dejando su buena pasta en el vino, en comprarlo bien y en conservarlo mejor, lo que merece mi sincero aplauso. Antes de irme aún tuvo tiempo Manu para sorprenderme de nuevo con otra muestra de buen gusto, esta Lambretta vintage que saluda al cliente que sube a la planta superior. En el reposapiés tiene una chapa con el nombre de su propietario, un conocido vigués de los de toda la vida.

Cierra los domingos noche, su página es www.suppobar.com y está en el número 29 de la Plaza de Compostela de Vigo. El teléfono, 986 438 388. Yo os dejo hasta septiembre, espero volver con algunos mercados en bicicleta en clave galaica. Saludos!!!!

Para ambientarnos, y lamentando que mi sobrino Juan -vaya usted a saber por qué extraña razón- aún no se atreve a subir vídeos de sus explosivas actuaciones como nuevo cantante del grupo La Mafia (me cuentan que arrasa, y no sólo la familia), os dejo con un maestro y una canción magistral. Claro que me gustaría que existiese la versión original de 1972 (Hot August nigth, cálida noche de agosto, de ahí el guiño), pero nunca se filmó. Hay que aguantarse con los vídeos actuales, en los que siempre salen bailando mujeres rubias endomingadas y veteranas con pinta de vivir el Miami, cuando no directamente ancianas irlandesas. Pero que los árboles no les impidan ver el bosque, queríos.



PD. Físicamente, Diamond me recuerda mucho, ahora con el pelo corto, a mi primo Santi I. Y aprovecho que el Pisuerga pasa por Valladolid para felicitarlo públicamente por la cátedra. Eres un fenómeno, querido.


Hallábame yo aquí en un severo impasse, con un vídeo en la nevera desde hace más de tres semanas, pero una tremenda duda, verán: el vídeo iba a ser, en principio, la sexta entrega de Mercados en bicicleta, dedicada a la villa de Moya, pero cuando lo vean se darán cuenta de que poco tiene de mercado, primero porque aquel día el zoco en cuestión no tenía ni gente ni puestos, y segundo porque una de las personas que allí se encontraba -lo diré: de muy mala leche- me prohibió que grabara. Así que pensaba yo que iba a ser una buena putada para la gente de Moya colgar semejante fiasco y titularlo con el nombre del pueblo, item más cuando la villa en cuestión -que es preciosa y no tiene la culpa de lo que se ve en la filmación- se encuentra en estos días en fiestas patronales (y la pregonera de las mismas es mi compañera Bárbara Hernández; ¿cómo le voy a hacer esa putada, con lo cielo que es?

Como quiera que este blog no tiene mala baba y no busca crear mal rollo, sino el mejor karma posible -pero tampoco puede prescindir alegremente de vídeos que cuestan su esfuerzo alumbrarlos; estos de la bicicleta un huevo y la mitad del otro-, opto por sacrificar el capitulo de la serie mercados y emitirlo como un paseo en bicicleta por zona altas de mi bonita isla, que cuando lo vean me darán la razón. Xalomónico pretendo ser (aunque no haya llegado a tiempo para cambiar el nombre en el vídeo, ya me dí cuenta). Así desatasco la producción y voy trabajando en nuevas historias, que tengo un par de asuntos en lista de espera, entre ellos uno de un restaurante de Vigo que no admite más demoras. ¿Vale?

Aquí teneis el vídeo. Aclaro que la canción central es del célebre western Cat Ballou (en España La Ingenua explosiva, en sudamérica La Tigresa del oeste, sin comentarios -o sí: ¡manda carallo!-), uno de los mejores del género con un Lee Marvin en estado de gracia absoluto (ganó un óscar por su Kid Shelleen, el pistolero más desastre de todo el far west. Adjunto un par de cortes debajo para refrescaros las memoria. El segundo, la escena de la presentación de Shelleen, es antológico). La canción la cantaba nada más y nada menos que Nat King Cole (poco antes de que en cáncer se lo llevara. Es más, ya estaba muy enfermo cuando la grabó).

Cuidarsus, espero que os guste. Cambaluuuuuuuuuu....


La Consellería de Economía e Industria de la Xunta de Galicia ha impuesto una fortísima sanción a Big Tours S.L., filial de la promotora Doctor Music, por el desastre organizativo del concierto que Bruce Springsteen ofreció en Santiago de Compostela (auditorio del Monte do Gozo) el 2 de agosto de 2009, confirmaron a este blog fuentes autorizadas del Gobierno gallego.

Las fuentes consultadas no quisieron precisar el monto de la sanción -alegaron que se trataba de un expediente "entre particulares"- pero fuentes oficiosas apuntaron que podía elevarse a 2,5 millones de euros, la mayor cuantía prevista en el régimen sancionador autonómico por infracciones en espectáculos públicos. (post script: La Voz de Galicia confirma en su edición del miércoles 23 de mayo de 2012 que la multa asciende a 2,5 millones)

Fuentes de la Consellería confirmaron que la resolución sancionadora ha sido recurrida por Big Tours ante la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Xusticia de Galicia, con sede en Santiago de Compostela. El gabinete de comunicación del TSXG, por su parte, no pudo confirmar este extremo a Entremesas. [La Voz informa que el recurso se interpuso en noviembre del año pasado].

bruce santiago.jpgHace algunos meses, cuando este periódico avanzó en exclusiva que Bruce Springsteen venía a Gran Canaria, publiqué un artículo de opinión, éste, en el que ya me hacía eco del rumor que circulaba por Facebook en referencia a esta sanción que ahora he confirmado (luego me explico un poco más sobre ese ahora). Recordaba en ese artículo, lo podeis leer si pichais en el vínculo, que yo había asistido a aquel concierto y que podía confirmar que, si no había ocurrido una desgracia de la gordas, había sido porque Dios es grande. Conté profusamente los detalles de aquel caos organizativo aquí (en lo que se refiere a la parte musical) y aquí en lo que atañe al pifostio humano, así que no voy a alargarme sobre el asunto por tercera vez. Quien quiera saber lo que pasó que pinche en los vínculos. Sí adjunto foto de uno de los accesos al auditorio una media hora antes de que empezase el concierto (aquí a la derecha). Fue amablemente cedida en su día a Entremesas por La Voz de Galicia.

Bien. ¿He levantado la noticia ahora? Pues os seré sincero, amiguit@s: no. La conseguí hace un par de meses, tras dar no pocas vueltas telefónicas con la Consellería de Economía de la Xunta y con el Tribunal Superior gallego, que, debo decirlo, no actuaron precisamente como modelo de transparencia, lo que me parece bastante dífícil de entender...o no.

Vamos a ver; el expediente fue abierto por el Instituto Gallego de Consumo, primera instancia de la Consellería, a raíz de la presentación de cerca de un centenar de denuncias en OMICs y estamentos homólogos por parte de personas que fueron con su entrada al Monte do Gozo y se quedaron en la calle. Cuando el Instituto inició el expediente sancionador, se convirtió automáticamente en "denunciante de oficio-ole-mis-cojones" (la segunda parte de la denominación es mía, acertaste) y dejó fuera del ámbito de la reclamación (y del derecho a indemnización, ahh, se siente) a las personas que denunciaron -los verdaderos afectados-.

Así pues, amiguitos, si ahora el TSXG confirma la sanción y el Supremo la hace firme dentro de un añito o así -lo que podría provocar la quiebra de Doctor Music, y no sería yo quien me echaría a llorar- , la astrónomica suma (más de 300 millones de pesetas) iría a parar a las arcas del Ejecutivo autonómico. Tiene cojones la cosa, si tenemos en cuenta que algo de culpa debía de tener la administración en la carajera que se montó en un terreno tan público y tan Xacobeo como el auditorio del Monte do Gozo, ¿no? Pues ahora resulta que incluso puede sacar una pasta gansa del asunto. Échale mojo. ¿Entendemos mejor ahora por qué a la Xunta no le interes que un periodista meta las narices? ¿se aclara un poco más por qué hasta la fecha ningún periódico gallego ha conseguido la noticia de la sanción?

Decía, que me he liado, que no publiqué la noticia en su momento, hace un par de meses. Pues claro que no. Creo que he sido honesto. Primero, porque no atañe a la comunidad autónoma en la que trabajo, prácticamente aquí ni nos va ni nos viene, y segundo, porque la gente es como es, y si la llego de dar antes de se podía interpretar -he visto lecturas más estúpidas- o intentar hacer creer que yo -fan a muerte del boss, por cierto- intentaba boicotear el concierto en mi ciudad, y, já, nada más lejos de mi ánimo. He preferido esperar a que todo haya pasado para difundirla.

No me da ninguna pena Doctor Music, es más, creo que se merece plenamente el paquetón. Por su imprudencia temeraria en aquel concierto y por su forma de conducirse después, que he tenido oportunidad de comprobar con la visita de Bruce a estas islas. A través de teceros -y de segundos, de fuentes que tienen todo mi crédito- me he enterado de cómo anda Doctor Music por el mundo, de la cicatería que se gasta con los medios y con los promotores locales (no lo digo por mí, que como ya anuncié en su día compré mi entrada cuando se pusieron a la venta y no le debo nada a nadie) y de la chulería con la que se conduce por el mundo del espectáculo.

Me reí mucho el otro día cuando, en plena euforia brucística, una agencia informó de que DM era la promotora "decana" de España en grandes conciertos. Neo Sala, factótum de DM, sabe muy bien que cuando el aún se comía los mocos ya andaba por ahí el señor Gay Mercader logrando que los Rolling Stones actuaran en España. Gay & Company -desgraciadamente, hoy en disolución- jamás le hizo a los medios -ni a las promotoras locales- los feos que hemos tenido que soportar de los DM estos.


Rompo una lanza, por el contrario, a favor de LM Producciones, la firma tinerfeña que tuvo la valentía de traerse al Boss al estadio de Gran Canaria. Juro ante la biblia que no conozco ni a Leopodo Mansito ni a nadie de su gente, pero creo que merece el tratamiento de héroe local durante muchos años, sólo por la cantidad de gente a la que hizo feliz en Gran Canaria el pasado 15 de mayo. Y, mire señor presidente del Cabildo, Mansito ha perdido un pastón (dicen que 800.000 euros) en esta aventura, así que no sea despiadado, no le ande tocando las pelotas porque no cubrió todo el césped; Se pudo ver claramente en el Las Palmas-Hercules que la parte más perjudicada de la hierba fue precisamente la del pit, la que fue cubierta con Protechfilm. que, ante el agobiante calor de aquellos días, no permitió que el césped respirara y lo quemó. No voy a decir que el resto del campo no sufrió, pero se recuperó con tres manguerazos y un poco de luz solar.

Para que se rían un rato, aquí les dejo un vídeo muy POV, que dirían los técnicos (Point Of View, punto de vista) del concierto de Bruce.


PD: Una gota de sazón que aporta mi querido Juan Salán: Gay Mercader no sólo es un promotor de conciertos legendario, sino que es nieto de Ramón Mercader, el español que asesinó a Trotsky. Tipos de leyenda.


Post script: Casualidamente, que diría Manquiña, La Voz de Galicia da cuenta, el miércoles 23 de mayo (el post lo colgué e la noche del lunes 21) de que la Xunta le ha metido a Doctor Music un paquete de 2,5 millones de euros. ¡¡¡¡Felicidades desde Canarias a los compañeros por la exclusiva!!!!! Jajajaja. Está claro que tampoco iban a decir "según se enteró antes que nosotros un periodista de Canarias, a 1.500 kilómetros del Monte do Gozo" .

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/ocioycultura/2012/05/23/xunta-impuso-multa-24-millones-promotor-springsteen/0003_201205G23P36991.htm