los blogs de Canarias7

Novedades en la categoría Planeta complicado



Fonda robertson.JPGNo me extraña que ahora todo se vea como lo que no es y que lo impensable se convierta en real. Y en estos tiempos apocalípticos (lo digo no porque espere el Fin del Mundo, sino porque hay demasiada gente que falsamente lo predica), tal vez, por la evidencia de lo imposible, deberíamos disponer de un día para recordar que hasta lo más absurdo puede materializarse, y no siempre para bien. Ejemplos de ello hay muchos. Y como habitamos la permanente celebración del absurdo, para muestra vale un botón:

En el año 1964 se rodó la película The best man (El mejor hombre), en la que se narraban conspiraciones alrededor de dos candidatos a la Presidencia de Estados Unidos. Ronald Reagan, entonces actor en activo, se presentó al casting para uno de los papeles de candidato; Gore Vidal, guionista, y Franklin J. Schaffner, director, lo rechazaron porque "no daba el aspecto de un candidato presidencial", y adjudicaron los papeles a Herny Fonda y a Clift Robertson. Y tonto no eran ni Gore Vidal ni el director, que es el mismo que dirigió Nicolás y Alejandra, Patton y El planeta de los simios. Supongo que Franklin J. Schaffner se quedaría perplejo cuando en 1980 Ronald Reagan fue elegido Presidente, y eso que, según él, no daba el tipo siquiera para candidato presidencial. Ahora, seguramente se habría metido en un agujero al ver en la Casa Blanca a un tal Donald Trump, que ha escenificado de una vez por todas cómo entra un elefante en una cacharrería.


Los astrólogos dicen que estamos entrando en la era de Acuario, que va a ser un período de comprensión y solidaridad. Acuario vendrá, pero yo creo que va entrar con retraso, porque de otra manera no se entiende tanta agresividad en el ambiente. Va uno a cenar y el camarero se comporta como el sargento de un pelotón de castigo; se pone uno en la cola del supermercado y el de detrás te mira con cara de asesino, solo por estar delante eres su enemigo; y lo peor no es eso, botas112625.JPGsino la indiferencia, la insolidaridad; cuando das los buenos días te miran con sorpresa. La semana pasada pedí cable de teléfono en una instaladora y el encargado me dijo con mal talante: "esto no es Telefónica". ¿Soy yo un mal comprador o era aquella una mala instaladora? A Hamlet quisiera verlo en estas.

Y es que la gente anda muy quemada, y no sabemos si todos esos gerifaltes de la política, el dinero y la empresa que andan por los juzgados son unos granujas o unos mártires. Siempre depende de qué cadena de televisión veas, qué radio sintonices o qué periódico leas. Internet es un constante mentidero y uno ya no sabe qué creer. A la trena solo van los pobres diablos que no tienen una cadena de televisión, un holding empresarial o un banco que llevarse a la boca. O algún peón que hay que sacrificar. Cuando un juez pide una fianza multimillonaria, siempre aparece en menos de veinticuatro horas, aunque sea sábado y estén los bancos cerrados. No sé si está más judicializada la política que politizada la justicia. Debe ser que estamos en la traca final de intolerancia antes de que entre Acuario, porque hasta la Mona Lisa te mira con mala leche, y eso que dicen que se parece a la Gioconda. Es más, yo diría que son igualitas.


Mallorquina1.JPGMe han contado que en Mallorca

se ha dictado una sentencia,

que es adagio, dicho y fallo,

que macula la inocencia.

Será pensamiento o laudo,

moraleja o penitencia,

aforismo, pena, frase,

resolución o exigencia.

De sanciones hablan unos,

otros demandan prudencia,

y de arbitrios y escarmientos

exponen su preferencia.

¡Castigo, cárcel, condena,

que no haya condescendencia!

Contra los que ven justicia

y piden benevolencia.

Decisión o veredicto,

orden, proverbio, ocurrencia,

refrán, axioma, decreto,

que haya o que no indulgencia.

Dictamen de carajillos,

aquí nunca hay coincidencia,

¡Ay Antoñito Machado,

qué gran verdad tu advertencia!


Con muchos matices, se suele sentenciar que el desconocimiento de la historia nos condena a repetirla. Y debe ser verdad, porque la frase se le atribuye al británico Winston Churchill, al argentino Nicolás Avellaneda, al español Jorge Santayana y a no sé cuántos más nombres de relumbrón, y su recorrido se remonta 2.500 años, pues hoy he oído que fue Confucio el primero en decirlo (deducimos que en chino). Creo recordar que alguna vez han colocado la frase a Dante, a Goethe y, por supuesto, al hidalgo don Quijote, a quien le han adjudicado unas cuantas majaderías que, por mucho que busques en los dos tomos de sus andanzas, nunca encontrarás, porque es muy socorrido apoyarse en el personaje cervantino, y a alguien con lustre se le debió ocurrir alguna vez poner en su boca aquello de "ladran, luego cabalgamos",aaDSCN3746.JPG y ya se repite sin saber que Cervantes nunca escribió tal cosa. No nos dicen quién ladra si no es perro, y desde luego don Quijote no pudo cabalgar a lomos de un jamelgo tan perjudicado como Rocinante, que, como mucho, iría al trote cochinero porque no daba para más y porque, en caso de poder alguna vez, habría dejado muy atrás al pobre burro, que tampoco se llama Rucio, sino que Sancho lo nombra como "el rucio" al referirse a él por el color de su pelaje. Lo de repetir la historia también lo he escuchado en un latín "muy creativo", y atribuido al mismísimo Marco Tulio Cicerón. Si tanto personaje rimbombante se aproximó a algo parecido a esta idea, nadie dice dónde ni cuándo. Y tampoco sé si es verdad científica o filosofía de usar y tirar, porque ignoro si los pueblos que repiten los desastres del pasado desconocen su historia. También está la naturaleza del escorpión, o la egolatría de algunos, que se han tomado a pecho los libros sobre la autoestima de Rojas Marcos, y que posiblemente piensen que aquello que otros quisieron hacer antaño y no pudieron ellos podrán hacerlo ahora y muy bien. El caso es que hay pueblos que repiten la historia, incluso muchas veces, cambiando solo en los matices de cada tiempo. Cuando conoces aunque sea a grandes rasgos cierto procesos históricos, ves cómo los personajes y las situaciones se reproducen: Indalecio Prieto/Largo caballero; Rodolfo Llopis/Felipe González; Pedro Sánchez/Susana Díaz... Ah, que ahora no toca el PSOE porque está en hibernación hasta las primarias, y la actualidad es eso que en Podemos han llamado Vistalegre II; pues más de los mismo: ¿les suenan palabrejas como mencheviques, bolcheviques, nomenklatura...? Pues eso; una de dos, o ignoran la historia y están condenados a repetirla, o la conocen y se empeñan en recrearla para ver si esta vez sale bien. Ya les adelanto que, de todo aquello, aunque con 80 años de retraso, el ganador fue Putin.


¡Estimado público, les invito al mayor espectáculo del mundo! ¡Pocas veces encontrarán una programación más atractiva que la de este año, en distintas pistas verán consecutiva o simultáneamente números fastuosos, en los que se conjugarán el suspense, el peligro y la prodigiosa habilidad de nuestros artistas! ¡Damas y caballeros, pasen y vean!

circoooo.JPGRemataremos el invierno con un clásico que es el Congreso del PP, con un solo candidato, el exclusivo objetivo del poder y sin proyecto colectivo, una maravilla que no deben perderse como las reposiciones de las películas en blanco y negro. Al mismo tiempo, en la pista Vistalegre 2, podrán asistir al apasionante duelo entre el escurridizo Superpitagorín y el implacable Forzudo de la Coleta. En los juzgados de Barcelona se exhibirá la coreografía estelada con el espléndido Artur Mas en su conseguido rol de cordero pascual, como víctima propiciatoria que prepara el gran ejercicio Referéndum en la cuerda floja que tendrá fecha nueva en mayo, con los trapecistas sin red de la CUP, el triplesaltador mortal Junqueras y el extraordinario equilibrista Puigdemont. Para dar más profundidad a la función, en la Pista Central presentarán sus números la Caverna Mediática, el Tribunal Constitucional y la gran estrella Mariano, el Inmóvil de Pontevedra. Mientras tanto, en la Pista del Puño y la Rosa actuarán Sánchez, el campeón de lanzamiento de cuchillos, el mago López y la gran escapista Díaz, con colaboraciones especiales de los malabaristas de la Gestora de Ferraz y algunas apariciones estelares de las viejas glorias que serán una sorpresa. Dependiendo del desarrollo del espectáculo, está en preparación el gran fin de fiesta Elecciones Generales en Noviembre, si antes no se completa el número del Jefe Tragasables de Ferraz, con el pase cómico de los presupuestos. Y esto es solo una parte, que se adornará con sentencias por corrupción, chantajes a las instituciones y más ganancias de las empresas del Ibex-35, para lo que se cuenta con los más afamados ejecutores de trucos de cartas, pirotécnicos especializados en humos de colores y payasos vestidos con banderas autonómicas. Y en la pista del fondo, los forzudos de Bruselas, la saltadora del Brexit, El Invasor de Crimea, y el blanco de pelo anaranjado, que vive en el la Casa Blanca, se está poniendo morado y no tiene negros. Construcciones de muros, subidas del petróleo y otros aditivos harán de 2017 un año realmente asombroso.

¡Damas y caballeros, niños y niñas, adquieran ya su entrada!

(Asegúrense de llevar credenciales de ser blancos, cristianos,

nacidos en España y... Bueno, gente de orden).



Vamos de disparate en disparate, y ni al novelista más fumao se le ocurrirían historias tan absurdas. Facundo Cabral decía que el mundo es una novela escrita por un loco; yo digo que España es un teatrillo montado en un manicomio.

DISPARATE A:

Después de la caída de los imperios centrales, de entre los dirigentes solo a Franco se le había ocurrido ir de caza y luego fotografiarse con la pieza cobrada. Ahora hemos recuperado esa ancestral costumbre.

DISPARATE B:

Cuando se descubre corrupción en un partido, lo lógico es negarla, y lo consecuente tomar medidas enérgicas. Ahora, como descargar en el de enfrente no cuela porque todos van igual de reventados, se le echa la culpa a los instaladores de IKEA, que dejan fajos de billetes en los altillos de los armarios.

332ssIMG_4638.JPG

(Esculturas de arena en la Playa de Las Canteras. Las Palmas de Gran Canaria.)

DISPARATE C:

Si estar bajo los efectos de las drogas o el alcohol es un agravante en asuntos de circulación, ¿Por qué es atenuante cuando se comete un acto criminal?

DISPARATE D:

Si en los últimos 20 años los bancos y las grandes empresas se hincharon a ganar dinero mientras pagaban sueldos de miseria, ¿dónde demonios está todo ese montón de dinero? ¿Por qué la solución que ve la cúpula empresarial es hacer los expedientes de regulación de empleo sin control del Estado? ¿A eso llaman flexibilizar el mercado de trabajo?

DISPARATE E:

Si la RIC significa Reserva de Inversiones Canarias, ¿Por qué quieren meter ese dinero en Marruecos, Cabo Verde o Senegal? Si Hacienda deja de cobrarme parte de mis impuestos yo también puedo comprar con esos eurillos el 0,00000001 % de un hotel en Mauritania.

DISPARATE F:

Si Jesucristo iba en sandalias, ¿Porqué cada viaje del Papa cuesta una pila de millones?

DISPARATE G:

Está claro que nos interesa muy poco qué facción de cada partido se lleva el gato al agua. Ese es su problema. Lo que tienen que contarnos es su proyecto real para que España deje de de ser un reino feudal de la Reconquista y sea un país decente. Como se llame el Secretario General de aquí o la Secretaria General de allá, no es relevante. Lo que vayan a hacer sí.

DISPARATE H:

¿Por qué Buenafuente, Jesús Vázquez, Mercedes Milá, Matías Prat, Ana Rosa Quintana y un etcétera muy curioso tienen contratos millonarios en la televisión, mientras periodistas titulados universitarios cobran una miseria (en caso de que tengan trabajo)? ¿Son tan buenos o se trata de un clan como el de los cantantes intocables de siempre que ahora se vuelven locos por hacer dúos con Raphael?

22ssIMG_4638.JPGDISPARATE I:

¿Por qué falta dinero para servicios sociales y siempre lo hay para invitar a los carnavales a la mediocridad de la prensa rosa nacional y a los Boris Izaguirre y las Belenes Esteban de turno, que cobran cachés vergonzantes (que no les regatean) y luego ni hablan, ni promocionan, ni nada?

DISPARATE J:

Si hay timadores telefónicos que se aprovechan del desconocimiento o de la ingenuidad de muchos ciudadanos, y se sabe desde dónde llaman, ¿Cómo es que las compañías telefónicas miran para otro lado? ¿Por qué el Gobierno, la fiscalía, San Juan Nepomuceno, el árbitro del Betis-Celta o el Sursum Corda siguen cruzados de brazos?

DISPARATE K:

¿Por qué los dirigentes el fútbol en todos sus niveles no ponen de verdad coto al machismo, la xenofobia, la homofobia y la violencia que surge o se escuda en el fútbol? Siempre buenas palabras pero los hechos demuestras que nunca las cumplen.

DISPARATES L, M, N, O...

¿Por qué en Canarias...? ¡Uf! No sé por dónde empezar...

FINAL:

Tengo para completar tres abecedarios, pero con estos ejemplos creo necesario pedir que intervengan Spiderman, El Capitán América, Supermán, o, mejor aún, El Zorro, que se parece a Antonio Banderas y a Tyrone Power, y habla español. Al Capitán Trueno lo dejamos, eso de "Santiago y cierra España" suena rancio (lo siento por Víctor Mora). Además, ya tuvimos un Capitán Trueno de verdad y nos metió en una cruzada. Claro, es lo suyo.


Me fascina y me apabulla en la misma medida el uso cotidiano de la lengua que hacen algunas personas. Por encima de acentos, dialectos y vocabularios diferentes, está el habla personal, y eso es lo deslumbrante. Me remito a mi entorno para distinguir dos extremos: el analítico y el sintético. El primero suele practicarlo con una brillantez wagneriana la vecina del 5ºF, que ya tiene una edad y vive sola, por lo que aprovecha cualquier resquicio que le ofrece la vida para soltar juntas todas las palabras que acumula cuando no tiene interlocutor. Me la encuentro en el zaguán cojeando y apoyándose en una muleta, por lo que, después de los buenos día, el protocolo me obliga a preguntarle qué le ha pasado; la buena mujer se detiene, me escruta y empieza: "Pues esto fue el martes... no el miércoles por la tarde, es cuando yo voy a casa de mi hija la más chica, que voy a quedarme con el nieto, clavadito al padre, de mi familia no sacó nada, no como la mayor, que tiene dos que son igualitos a mí; sí hombre, mi hija Marta, la que se casó con el sobrino de don Marcial el cardiólogo, no don Marcial el de la panadería, que por cierto ya no hace el mismo pan que antaño, cuando duraba tierno tres días; es que ya ni el agua es la misma, ahora siempre con garrafas porque la del grifo no me gusta para cocinar, que me las trae el del supermercado nuevo, el de la casa azul, oiga y que tiene buenos precios, porque como está la vida..." Ocho minutos y medio después logro reconducir el asunto y deduzco -nunca me lo dice claramente- que se ha hecho un esguince, y no me quedan claras las circunstancias ni la gravedad del percance. Por ello tengo en estudio si debo subdividir la clasificación de este tipo de comunicación en dispersa, disuasoria y diluida, pero está por ver si debo llamarla habla infinita porque la riqueza de matices y enganches es ilimitada.

4-5 jesuc.JPGLuego está el habla concisa, que llamo aglutinante porque en pocas palabras o incluso una sola se expresa todo un discurso. Puede que incluso ni siquiera sea una palabra, sino un sonido ancestral, con una capacidad polisémica extraordinaria. Es casi una lengua nueva, que se reduce a un vocablo del estilo de "claro", "ajá" o "ya", o bien a un extraño sonido que no acaba de ser palabra, como "Buff", "Wau" y otros de pelaje similar que no determinan diáfanamente con qué vocal se trabaja. Así se expresa el vecino del Noveno B, que por la sonoridad de lo que pone en la placa de su vivienda podríamos pensar que es ciego, pero no, ve perfectamente, y con sus dotes de síntesis va camino de ser mudo. Hay que decir en su favor que la única palabra... bueno, sí, palabra de su idioma, "Ooooh", suena muy nítida, y no hay duda sobre la vocal que usa. A este te lo encuentras cojeando y apoyándose en una muleta porque tres días antes tuvo un accidente de tráfico y como, otra vez, el protocolo te obliga a preguntarle qué le ha pasado, te queda claro con su diáfana respuesta: "Ooooh". Y se larga sin más. Sublime, un vocablo que lo expresa todo, que cuenta mil historias, que transmite toda la información del universo. Antes de que conociéramos a Donald Trump, el mundo ya estaba desquiciado, por exceso o por defecto. Nos callamos lo fundamental y hablamos por los codos de chorradas, por lo que me viene a la memoria una pintada de los años setenta en la pared de una facultad universitaria: "Aquí no aprueba ni Dios; Jesucristo 4,5".


Hoy ha sido un día muy triste. Lo ha sido a título individual y también para esta sociedad que se empeña en mantenerse en el odio, la desconfianza y el encono. No se salvan de esta tendencia los intransigentes que, enarbolando supuestas o reales ideas progresistas, formulan disparates que serían hasta graciosos si lo hicieran como parodia. Pero todo esto es calderilla comparado con la cerrazón, la inquina y la manipulación de un sector -desgraciadamente muy amplio- de este país, que saca pecho para exhibir sus pasiones cavernícolas, en las que solo ellos pretenden tener sensibilidad, y en las que no existe la menor posibilidad de nada fuera de su rancio credo de la Iglesia Romana (de hace cuatro siglos). Ese espíritu de Torquemada se manifiesta cuando impiden que los muertos del franquismo sean sacados de las cunetas, mientras ellos tienen a los suyos enterrados con dignidad desde el primero momento. primaverarrra.JPGSe ve cuando obispos atrabiliarios criminalizan la libertad de la mujer, la igualdad de las personas del colectivo LGTB, cuando... la lista de desbarres es interminable. Si el Jesucristo que invocan se presentase hoy, tardaría medio segundo en expulsarlos del templo a latigazos.

Hoy se cumplen 40 años de los asesinatos de los abogados laboralistas de Atocha, un hecho que se tiene como de los más representativos coletazos del monstruo. El odio, alentado desde los rincones más reaccionarios, utilizó el pistolerismo como instrumento para generar miedo. Pero este es solo un episodio, hubo mucha violencia y la lista de muertos es grande (en ella figura nuestro paisano el estudiante Javier Fernández Quesada), y es muy duro e injusto escuchar a las nuevas voces de la política, que se comportan como si tuvieran la exclusiva de la lucha por la democracia, diciendo que la Transición fue un paripé, una teatralización. Puede ser que lo fuera para algunos, pero habría que preguntar a las familias de los asesinados, que bajaron a LA CALLE -sí, esa misma calle que parecen haber descubierto ahora (pregunten a Agustín Millares Sall)- para buscar un sistema de convivencia más justo, y lo pagaron muy caro.

Por otra parte, ayer murió Bimba Bosé, una mujer distinta, que hizo un trabajo artístico importante y no hizo daño a nadie; al contrario, coronó su vida con un mensaje sin palabras, el de la lucha por el amor y la vida que se le escapaba. Pero, ¡ay! Era sobrina de Miguel Bosé, un cantante al que no le perdonan ser él mismo y hablar cuanto toca de sus ideas. La caverna ha asomado su lengua bífida para insultar, vejar y hacer burla de un hecho tan doloroso. ¿Es que no ha servido de nada que muchos perdieran la vida hace cuatro décadas en aras de una convivencia sin odio? Por eso digo que hoy ha sido un día muy desafortunado. De repente, siento como si se hubiera puesto el Sol a mediodía. Seguimos en las dos Españas machadianas, ese país en blanco y negro que hace que a veces nos dé vergüenza enseñar el pasaporte.


Pongo por delante que no me gustan las formas rancias de Donald Trump y menos aun su discurso confuso, porque hablar de programa sería darle el beneficio de la duda. El caso es que ya ocupa la presidencia de Estados Unidos, y a saber qué cosas materializará de las que ha farfullado y cuáles de las que no ha dicho, porque, no es que se trate de un dirigente de esta o aquella tendencia, es que ni el partido por el que se ha presentado se fía de él. Es claramente contradictorio, lo cual no debería ser una novedad entre quienes se dedican a la política, pero en este caso la contradicción es de tales dimensiones que asusta hasta a los más conservadores, seguramente porque temen que con sus ocurrencias ponga en peligro el status quo. El discurso que hizo la actriz Meryl Streep hace unos días resume la desconfianza que genera el personaje, y en unos momentosFoto0173tty.JPG tan complicados en el tablero internacional lo que se teme es que pueda actuar de manera que rompa los precarios equilibrios actuales, con posibles consecuencias que ni nos atrevemos a imaginar. Alguien ha dicho que tiene reacciones de un niño de primaria, y eso equivale a dar una catana a un chimpancé; puede que no pase nada o que sea un desastre.

Algunos de los argumentos que esgrimen los defensores de Trump en este lado del Atlántico no tranquilizan, pero a la vez son difícilmente rebatibles, porque la historia de los presidentes norteamericanos no aguanta un viento fuerte. Lo mismo que los Césares de Roma o los emperadores chinos, ningún dirigente de una gran potencia hegemónica suele ser una hermanita de la caridad, ni sus políticas son las de una ONG. Los presidentes norteamericanos no son la excepción, sobre todo desde que Estados Unidos comenzó a darle la vuelta a la Doctrina Monroe (América para los americanos) y pasó de defenderse de las potencias imperialistas europeas a ejercer dominio exterior, y en aras de su soberanía comprometía la de sus vecinos (Corolario Hayes). Sabemos lo que ha sido la influencia exterior de Estados Unidos en el siglo XX y lo que llevamos del XXI, sea el intervencionismo en Centroamérica y la Operación Cóndor, sea su papel de Oriente Medio y en todo el planeta. Después de Theodore Roosevelt, Obama incluido, ningún presidente puede hablar muy alto. ¿Quiere esto decir que Trump va a acabar con todo eso? La respuesta es obvia; no creo que lo haga y, si en su confusión, lo intentara, no se lo permitirían, pero aun así puede que cuando quieran embridarlo sea tarde, porque la política y la burocracia a veces son demasiado lentas.

Y ese es el gran problema que representa Trump, que no se sabe qué hará y cómo repercutirá en el resto del mundo, pues no olvidemos que Estados Unidos tiene intereses en todas partes y 500 bases militares fuera de sus fronteras (eso suma demasiados fusiles). La contestación internacional puede ser muy dura y la interna ya está siéndolo. Sabemos cómo se las gasta el verdadero poder norteamericano (financiero, comercial, industrial, militar y otras cuñas innombrables) cuando algún presidente se sale del camino trazado: lo hacen dimitir, le dispara un espontáneo o lo mandan a Dallas en coche descubierto. Y eso Donald Trump lo sabe (o debería saberlo).


555IMG_4369.JPGCada vez que veo comentarios elogiosos sobre grandes personajes políticos de la Historia, me dan arcadas. La mayoría de estos tipos, por no decir todos, eran lo que hoy llamaríamos psicópatas, que cimentaban su poder en la sangre y el terror, y que sellaban su poder con obeliscos amenazantes. No veo por ninguna parte la grandeza de Gengis Khan, de Atila o de Alejandro Magno, que tenían los tres por norma pasar a cuchillo a los habitantes de las ciudades que conquistaban. Algunos de estos personajes ni siquiera querían quedarse con el territorio de los vencidos, simplemente destruían todo lo que encontraban a su paso, y tampoco solían estar a salvo los de su alrededor, que acababan muertos apenas se le cruzaran los cables al líder. Por no hablar de Napoleón, que tenía por costumbre escarmentar a las poblaciones derrotadas con ejecuciones masivas, fuera en Moscú o en Madrid. Y el gran Julio César, muñidor de lo que luego sería el imperio más glorioso de Occidente, que vejaba a sus víctimas, como al galo Vecingetórix, al que llevó preso a Roma y lo arrastró vivo por la ciudad a los ojos de todos, tiñendo de sangre las piedras del foro. Era la forma de mostrar el poder del gran hombre. Esta dinámica del terror ha seguido durante siglos y milenios, usando el miedo como arma política, contra los enemigos y contra el propio pueblo al que decían representar. No hace falta evocar a grandes genocidas reconocidos como Hitler o Pol Pot, basta mirar a nuestras democracias occidentales de oropel (democracia 1- UD Las Palmas 2, suele decir un amigo). Díganme si no es terror que los gobiernos sean cómplices de desahucios y abusos que nunca reciben castigo aunque teóricamente haya leyes (papel mojado) para eso. Díganme si no es jugar con el miedo andar lanzando proclamas sobre las pensiones, decir que sí o que no se va a aumentar el copago farmacéutico a pensionistas que por desgracia tienen que hacer uso imprescindible de medicamentos, poner en tela de juicio la sostenibilidad de las pensiones mientras se condonan impuestos multimillonarios a quienes más pueden. Como ha dicho el filósofo Zygmunt Bauman, fallecido ayer mismo, es mentira que proteger a las grandes empresas y fortunas cree riqueza colectiva, y con esos y otros miedos tienen a los sectores más vulnerables de la población con el alma en vilo. La mentira puede ser tan destructiva como las falanges de Alejandro Magno. Estamos viviendo probablemente la época más incomprensible de la historia, basta mirar a los refugiados ateridos, a las ciudades escombradas, a los ancianos muertos de miedo. Y luego aparece Aznar a darnos lecciones de grandeza política (ya digo, grandeza política 1-UD Las Palmas 2).

Archivos mensuales

Blogs de Canarias7