los blogs de Canarias7

« Cuarteta sanchezca de la investidura |Inicio| Refugiados y fugitivos »

PSOE: de Cantinflas a Escarlata


Cuando se habla de la fractura del PSOE, hay que recordar que le ocurre como a Escarlata O'Hara, ese conflicto interno es su estado natural. No olvidemos que en los años treinta del siglo pasado hubo un partido Socialista de Indalecio Prieto y otro de Largo Caballero, y está en las hemerotecas y en la Historia que el primero salvó la vida milagrosamente tras suspender un mitin en la localidad sevillana de Écija, donde fue atacado a tiros y a pedradas por elementos afines a Largo Caballero. Durante la guerra civil hubo un PSOE de Besteiro y otro de Negrín, y en el exilio la ciudad francesa de Toulouse fue escenario de muchos debates encendidos que llevaron a la secretaría general a Rodolfo Llopis.Francamente escarlata.JPG Pero surgió un PSOE dentro de España, el de Felipe González, que en el congreso de Suresnes se hizo con el control del partido en 1972. También había otro partido socialista interno a comienzos de la Transición, el PSP de Tierno Galván, que acabó siendo absorbido por el PSOE que iba camino del felipismo. Solo en ese tiempo pareció que había un solo PSOE y es que el inmenso poder que gestionaba es capaz de puentear cualquier discrepancia, aunque pronto hubo guerristas, bronca con Nicolás Redondo y los de la Izquierda Socialista de Pablo Castellano acabaron en IU. Y ya siempre fue un toma y daca: lo de Almunia y Borrel desembocó con la mayoría absoluta de Aznar. Zapatero aguantó porque estar en La Moncloa es un pegamento muy eficaz, pero ya luego siempre hubo jaleo con Rubalcaba como Secretario General: Carme Chacón, Madina y finalmente Pedro Sánchez, con Susana Díaz de animadora y la efigie de Felipe al fondo. Ese apocalipsis del PSOE que vaticinan desde distintos intereses yo lo pondría entre paréntesis, hay mucho entrenamiento en conflictos internos y salir de barrizales impracticables es su especialidad. Así que, como esta situación no es nueva, todas estas predicciones optimistas por exceso o tremendistas por defecto sobre el futuro del PSOE, como a Cantinflas, me resultan intermitentes, indescriptibles, inverosímiles, incompatibles, intransigentes e intransferibles. Y, francamente Escarlata, me importa un bledo.

0 TrackBacks

Abajo están listados los blogs que hacen referencia a esta entrada: PSOE: de Cantinflas a Escarlata.

URL de TrackBack de esta entrada: http://www.canarias7.es/blogadmin/mt-tb.cgi/13629

1 comentarios

1

Por lo que se ve, la Institución siempre encuentra un medio de preservarse y hasta de salir reforzada del conflicto. Eso dice algo bueno del partido como institución, pero tal vez no tanto de los supuestos ideales que defendía. Cuando es más importante salvaguardar la institución que revisar y actualizar su ideario, deja de ser una institución política para convertirse en una mera institución. Lo mismo le ha pasado a la iglesia católica. Y a Camilo Sesto (que a fuerza de querer preservar la institución ha dejado de tener apariencia de persona). (Simplemente me sobrevino la asociación de ideas y me pareció acertada)

Escribir un comentario

Archivos mensuales