los blogs de Canarias7

Archivos Enero 2016


Este sería el momento en el que los videntes podrían hacer su agosto aunque sea enero. Me vienen a la memoria dos que murieron en el último cuarto del siglo XX; uno es el pintor y vidente argentino Parravicini, que entraba en trance y dibujaba viñetas que anunciaban el futuro y que llamó "psicografías". Las predicciones eran unas veces ambiguas y que a posteriori pueden ajustarse a hechos ocurridos después, como el ataque a las Torres Gemelas, la Guerra de los seis días o la coexistencia de dos Papas en Roma, que incluso dicen que predijo que el nuevo de los dos sería argentino. zzzzcielo bola.JPGTodo esto es muy discutible, porque esas palabras difusas tal vez pudieran hacernos imaginar otros hechos. Por aquí, a las mujeres con estas supuestas dotes las llamaban "sajorinas", y la más famosa en el planeta del siglo XX fue sin duda la búlgara Vangelia Pandeva Dimitrova, más conocida como Baba Vanga, una mujer iletrada y ciega (vidente e invidente, qué paradoja). Aseguran que predijo la I Guerra Mundial, la muerte repentina de Stalin o la subida del nivel del mar (que ahora asimilan al tsunami de 2004), y puede que sea verdad. En cuanto al argentino, dicen que, con los dibujos que aún se conservan, acertó con décadas de antelación que el primer viajero al espacio sería un can (fue la perra Laika) o que en 1966 se inventaría el corazón artificial, como así ocurrió. Se puede decir en contra que eran personas de una gran intuición y deducían el futuro con datos del presente, pero de la vidente búlgara, en tiempos de independentismos y desconexiones, la predicción que suena más pintoresca es que, a finales del siglo XXII, la colonia de terrícolas en Marte se convierte en una nación nuclear y pide la independencia de la Tierra (cría cuervos...), y la que más miedo da es la de la Gran Guerra Musulmana en 2016, es decir, ahora. En cuanto al argentino, hay que darle la razón porque dicen que predijo que en el filo de los siglos XX y XXI toda la Humanidad padecería algún trastorno mental grave. Basta escuchar a nuestros líderes políticos y sus periodistas voceros para comprobar que, en efecto, abundan la esquizofrenia, los cuadros obsesivo-compulsivos, las paranoias y todo el muestrario de trastornos con sus distintas variantes. En pocas palabra, que el mundo se ha vuelto loco. Y me gustaría quitarle la razón a los videntes, pero es que con la fauna que anda por ahí pastando me he he quedado sin argumentos. O a lo mejor es verdad el dicho galaico de que es cierto que "haberlas haylas" (¡Cielos, Rajoy es gallego!)


DSCN3744ty.JPGEdward A. Murphy Jr. fue un americano -cómo no- que estableció que si algo puede salir mal, saldrá mal, y que la tostada siempre cae del lado de la mantequilla. Una gran chorrada que ha hecho fortuna y que incluso ha terminado por llamarse la Ley de Murphy. Es como el huevo de Colón, algo que siempre se ha sabido pero que viene alguien y lo eleva a categoría de... bueno, de nada, porque sigue siendo una chorrada. Durante siglos, otros se han puesto profundos, y hablan del destino, de los equilibrios del Universo y, si tiramos de latinajo, pues tenemos el fatum. Los orientales, que los hay de todo color y tamaño, dicen que lo que ha de suceder, sucederá, no hay forma de evitarlo, aunque otros nos deslumbran con que nosotros podemos cambiar aquello que los anteriores dijeron que es inmutable. Pero todo se viene abajo con la práctica, como en el cuento de Aquiles y la tortuga. Tengo un ejemplo muy cercano que es el detonante de mi cabreo metafísico: hace unas semanas, tuve un pequeño accidente y estuve un tiempo con un brazo en cabestrillo. Bajaba a la basura y me encontraba con que el contenedor de mi calle tenía estropeado el mecanismo que hace elevar la tapa pisando una barra que hay para ello. Así me ocurrió durante días, y me las arreglaba a duras penas, casi siempre con la ayuda de algún amable transeúnte. Pues resulta que ya estoy bien del brazo, llego al contenedor y ¡funciona perfectamente! La tapa se eleva y es muy cómodo poner la bolsa dentro. Esto me ha enfurecido con un cabreo cósmico, universal, infinito. Tanta filosofía oriental, griega, latina, medieval, tridentina o contemporánea, y los hechos indican que quien de verdad controla el mundo es ¡MURPHY! ¿Qué les parece? A todas estas, tengo una reclamación: ¿Quién me devuelve las dioptrías que me he dejado leyendo tratados sobre el funcionamiento del mundo?


Esta referencia viene a cuento de las ideas reaccionarias, que parecen grabadas a fuego en las mentes de muchas personas. Repasando algunas lecturas de documentación para otro trabajo, me he tropezado con el Mariscal Montgomery de paso por el puerto de Las Palmas de Gran Canaria en diciembre de 1959 en ruta desde Sudáfrica. Montgomery era una leyenda militar desde joven. Era él mismo y su opuesto, montyyyç.JPGrebelde e impulsivo al tiempo que estricto; cercano y vanidoso tenía un carisma sobrehumano, que hacía que sus tropas lo siguieran con los ojos cerrados, una especie de Lawrence de Arabia pero siempre con los pies en la tierra. Para los españoles de entonces, él fue quien derrotó a Hitler, y no entró el primero en Berlín porque no lo dejaron. Eisenhower, De Gaulle o Patton eran segundones, y los rusos ni siquiera existían, solo eran comunistas; el líder militar fue Montgomery en la misma medida que el político fue Churchill. Los demás eran meros comparsas en la memoria popular, y este héroe de la defensa de la libertad y la democracia, aparte de que estuvo en todas las guerras del Imperio británico (Palestina, Irlanda, La India, Egipto), desde el enorme prestigio que lo había convertido en una especie de rey sin corona, declaró en nuestra ciudad que tenía buenas relaciones con los gobernantes españoles de entonces y con el dictador portugués Oliveira de Salazar (contradicciones de los dioses que los mortales no entendemos). Murió en su cama en 1976, dijeron que por causas nunca aclaradas (¡por favor, tenía casi 90 años!) Leí la noticia mientras me cortaba el pelo, y el barbero se hizo eco de que durante su estancia en Las Palmas, al ver al Mariscal tan elegante, tan atildado y tan inglés, las lenguas viperinas se soltaron.
-¡Eso es mentira, el Mariscal ganó una guerra!- se escandalizó un parroquiano que solía ir de cinéfilo.
-Seguramente es mentira, amigo -no pude callarme-, pero, si fuera verdad, una cosa no quita a la otra ¿Qué me dice entonces de Julio César?
-¿Julio César? Ese era uno que salía en una película de Marlon Brando, y ya le digo que no acabó bien.
***

(Aunque el final suene a chiste, es descorazonador.

Y más triste es que siga habiendo tanta mente cerrada).


zzzzcielo ss66.JPGEn Denver se celebra la final de pócker del oeste del río Pecos, con jugadores que han sido elegidos entre muchos y llevan la bandera de distintas ciudades. El representante de Kansas City, dice que va con sus cartas, pero que no va de momento, mientras que el que acaba de llegar de Avilene sube la apuesta al máximo tratando de poner en apuros al jugador alto de Springfield, que si va puede quedarse fuera de la partida, y si no va también puede perder cuando haya cambio de cartas. Hay un cuarto jugador, con el pelo bien cortado porque acaba de llegar de la elegante Filadelfia. Este jugador al principio no iba, pero ante la duda del de Kansas City ha puesto fichas sobre la mesa. El crupier que reparte la cartas, un rubio muy alto que solo habla con gestos, ha preguntado a los jugadores el número de cartas que quieren cambiar, y ninguno de los cuatro se aclara. Hay otros jugadores, pero en principio parecen pasar esta mano, aunque quien sabe si en la siguiente pueden dar la sorpresa. Los que miran alrededor de la mesa, empiezan a pensar que alguno, varios o todos juegan con las cartas marcadas, y los que se pasan o apuestan lo hacen para despistar, porque en realidad esta mano les da igual y piensan atacar fuerte en la siguiente. Por como juegan, está claro que las jugadas son bajas, van de parejas o como máximo un posible trío. De tan laberíntica que está volviéndose la partida, empieza a ser aburrida, porque da la impresión de que esos jugadores solo piensan en sus propias ganancias, no en las de los lugares que representan, y hay quien incluso cree que no les interesa la partida y en realidad les gustaría estar en OK Corral.

***
(Fotograma del western Viaje hacia el Oeste (1937) protagonizado, cómo no, por John Wayne).


1IMG_0690ttt.JPGAyer hablé del desastre que sería instalar una planta de incineración de biomasa en el Puerto de La Luz. Hoy me entero de que el Gobierno ha dicho que ahí no y la empresa se plantea un espacio alternativo. Pues la noticia suena a parar el golpe y ganar tiempo para finalmente hacer lo que se pretende. En cualquier lugar que la instalen acarreará los mismos peligros por el transporte de materia orgánica y parecidos en la expulsión de gases nocivos a la atmósfera. Estamos en las mismas. Un territorio como el nuestro, con un ecosistema tan delicado y los agravantes de la insularidad, la lejanía y la persistente influencia negativa de la árida climatología del desierto no permite que juguemos a la ruleta rusa con nuestra supervivencia. De manera que ni aquí, ni allá, ni acullá. A ver si es que hablamos una lengua ininteligible y no se nos entiende: lo que necesitamos es impulsar las energías renovable, cuanto más limpias mejor, para bajar la dependencia y el daño de la quema de hidrocarburos. Si en lugar de petróleo quemamos materia orgánica estamos en las mismas. No me trago ese capotazo que claramente quieren dar a la opinión pública. ¿Qué parte del NO no se ha entendido?


biomasa 1.JPGMe dirijo a quienes tienen responsabilidades políticas, sean alcaldes, dirigentes portuarios, presidente del gobierno autónomo o instancias superiores de las que dependa el desaguisado medioambiental y económico que se propone. Sepan que viste mucho la palabra biomasa, suena a modernidad, aunque se trata simplemente de materia orgánica de origen vegetal o animal, incluyendo los residuos y desechos orgánicos. Es decir, la biomasa existe desde que hay vida en este planeta. Ahora nos dicen con titulares muy sonoros que van a instalar una planta de biomasa en el Puerto de La Luz, pero eso no es exacto, siempre la hubo en mar y en tierra, especialmente en las montañas de sebas en la orilla que originaron el nombre de Sebadal. De manera que lo exacto sería decir que lo que ahora quieren colocar es una planta de INCINERACIÓN de biomasa para transformarla en energía eléctrica.

Sigue sonando bien, el problema es que huele peor. No está sobrada esta isla de excedentes de biomasa para quemar, por lo que habrá que buscarla fuera, tal vez en el cercano continente africano, y para que la gente lo entienda, vendrían cargamentos vegetales y otros de origen animal, residuos de mataderos y cosas por el estilo. Todo eso ya supone un alto riesgo sanitario por sí mismo, como declara un informe de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias (Sanidad Ambiental). Pero luego viene la combustión, que dará como resultado energía eléctrica. Fantástico, no importamos petróleo pero compramos basura. Bien. Si esa planta entrara en funcionamiento, la ciudad y todo el espacio hacia donde sopla el viento NE-SO que llamamos alisio, olería a cuerno quemado (literalmente), y nuestro aire contendría tantas sustancias tóxicas- muchas de ellas cancerígenas- que podríamos conseguir un récord Guiness de contaminación peligrosa.

ratatatatata.JPGSi lo que pretenden es liquidar definitivamente cualquier posibilidad de progreso racional para la isla de Gran Canaria y especialmente para su capital -y de paso para toda Canarias-, van por buen camino. Primero les dio por extraer petróleo en el mar, pero como de momento eso ha quedado al menos aplazado, han ideado otra. Si no es por mareas negras y chapapote será por malos olores y gases tóxicos. Lo curioso es que este gobierno está compuesto por los mismos partidos que el anterior, y me pregunto por qué aquella oposición furibunda y ahora esta emboscada medioambiental disparatada. Ah, sí, me dirán que son cosas de la política, que no soy técnico, que no tengo toda la información o que defiendo intereses espurios. Ya me sé la cantinela. Nada de eso, solo entiendo que, en una tierra en la que abundan las condiciones para obtener energías renovables sin riesgo medioambiental, lo único que se les ocurre a nuestros administradores públicos de aquí o de allá - y a sus relaciones privadas- es buscar energías que ponen en peligro un espacio tan fácilmente quebradizo y escaso como el nuestro. Otra marca para el Guiness. Seamos claros, se trata de hacer negocio aunque se machaque lo poco que queda por destrozar.

Así que, por una vez en la vida, sorpréndanos con una decisión que sirva al interés general, nuestro y de nuestro hijos. Poner en peligro un ecosistema tan frágil y la salud de la población solo por los beneficios económicos de unos pocos, tiene un nombre, que ojalá no haya que pronunciar. Y esa es la madre del... cordero.

Gracias por su posible atención.



Aunque es más vieja que la injusticia, la palabra del título se puso de moda hace unos años, sobre todo en discursos alrededor de los comportamientos. Sigue en vigor, tiene hasta su etimología latina y permanece en el diccionario de la RAE: "es la acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes". Equivale a dejar para mañana lo que puedes hacer hoy, o bien proponerse realizar algo un día de estos; es decir, se trata claramente de un "ya si eso". En estos días de constitución del Parlamento, no he oído el verbo procrastinar o su parentela, pero tanto los medios de comunicación como los políticos y políticas han procrastinado hasta el cansancio. Y siguen. Los medios han machacado la última parte de la definición, porque se han ocupado del bebé de la diputada Becansa, de las rastas del diputado Rodríguez, de las llegadas en bicicleta al Congreso o de la campaña de higiene antipediculosis predicada por la diputada Villalobos. Incluso los propios medios se han erigido en protagonistas de lo irrelevante, como es el caso del hiperdesarrollo olfativo de la periodista Cernuda.

DSCN4487.JPGEn cuanto a los políticos, se comportan como si tuviésemos todo el tiempo del mundo para resolver los muchos y urgentes asuntos que empiezan a pudrirse; es más, parece que lo importante es cuánto poder pillan, qué asignaciones tendrán en razón de los grupos parlamentarios, si usan o no coche oficial y "transcendentalidades" por el estilo. Que haya millones de parados, que el nuevo gobierno catalán plantee un órdago, que la Constitución necesite una actualización, que... Nada de eso parece importar a los periodistas políticos ni a quienes tienen la responsabilidad y el mandato de resolver problemas y conflictos, y por ello se postularon y se les votó. Es como si te dijeran "pues ya si eso un día de estos". Pues no es un "ya si eso", y procrastinar en este caso no significa lo que dice la RAE, significa que ustedes se están cargando este país por inacción. En el siglo XIX, el escritor Francisco Martínez de la Rosa fue jefe de un gobierno español y lo llamaban "Rosita la Pastelera", porque empastelaba los asuntos y nunca los resolvía. Pues, señorías, ahora estamos hasta arriba de pasteles.


collage.JPGDesde que nos dijeron lo del nuevo orden mundial, en África han pasado damasiadas cosas para que uno crea en la casualidad. Francia se ha dado cuenta de que no quiere perder su protagonismo africano de siempre, Gran Bretaña, más silenciosa, más británica, sigue merodeando el gran continente del Sur, y Estados Unidos como siempre. Ahora ha llegado La China que compra deuda y quiere ser primera potencia mundial. El caso es que la gran inestabilidad política de África, a menudo aderezada con ríos de sangre, no se produce por generación espontánea. Somalia, Ruanda-Burundi, Argelia, Liberia, Sudán y ahora esas franquicias terroristas en Níger, Nigeria o Mali son noticia sangrienta. Tuvimos la esperanza de la llamada Primavera Árabe de 2011 en la cuenca sur del Mediterráneo, pero ahí siguen en esa lucha por el poder que nunca acaba. De Oriente Medio solo nombrar Palestina o Siria da escalofríos, porque es solo la punta del iceberg. Y detrás los grandes intereses energéticos y de control de las materias primas. Luego dicen que uno exagera cuando dice que Occidente tiene gran parte de culpa de lo que ocurre en África, un continente que es origen de la Humanidad y que puede ser el principio de su final.


Los cumpleaños tienen diversos matices. Quienes ven la botella medio llena los tienen como la medida de un tiempo vivido, y los de la botella medio vacía como un acercamiento al final. En algunos círculos sociales la edad suele ser tabú, y ya es casi una caricatura quitarse números en la cuenta, aunque los años siempre serán los que son. Hay también quienes establecen una lucha a brazo partido contra el tiempo, ignorando que es una batalla perdida de antemano, PICT0e0525.JPGpero quieren conservar el envoltorio; a veces los efectos son positivos y el aspecto mejora; otras veces el bisturí es devastador y convierte rostros expresivos en máscaras estáticas. En las últimas décadas se ha dado a la juventud un valor excesivo, pues ser joven ya es un valor en sí mismo, pero para muchos empeños la juventud carece de la sabiduría que da la experiencia. También es verdad que a muchos los años y la vida les pasan por encima sin dejarles una brizna de sensatez y seso. Hay personas que siempre están en su sitio para las que la palabra tiene valor de escritura notarial; pasan por la vida sin hacer ruido, pero se convierten en referencia de quienes los conocen y tratan. Cometen errores porque son humanos, pero siguen teniendo las manos limpias. Es una lección de vida cuando un hombre así cumple 90 años con todas sus facultades cansadas pero intactas, y con ganas de seguir aplaudiendo el último gol de la UD Las Palmas. Ese día es hoy y, aunque sé que no leerás estos renglones, mirando hacia la fuente de la que soy agua, ¡feliz cumpleaños, Antonio!


Echo una mirada a los escritores que han sido médicos, y la nómina no sólo es larga, sino importante. Hay grandes escritores que no provienen de la lingüística o el derecho, sino de la medicina. Y no me refiero sólo a eminentes galenos que escribieron sobre lo suyo o desarrollaron ensayos aplicando sus conocimientos científicos (Marañón, Ramón y Cajal, Severo Ochoa, Freud...) hablo de novelistas, poetas o dramaturgos del tamaño de Rabelais, Mateo Alemán o Schiller, y en Canarias Julio Barry, Carlos Pinto Grote, Carlos Lázaro o Félix Casanova de Ayala. ¿Estos grandes autores, que escribían a mano y con pluma de ganso, garabateaban sus textos literarios con la ilegible caligrafía que usaban en sus recetas médicas? Todos ellos fueron médicos reconocidos en su entorno social y temporal, que dedicaban sus horas libres a la literatura, lo mismo que Sir Arthur Conan Doyle,rembrannnn.JPG el creador de Sherlock Holmes. Hay que reconocer que en la obra de estos autores hay un método que tiene que ver mucho con la ciencia, por la meticulosidad y la búsqueda del equilibrio, y acaso su profesión médica les llevara a conocer profundamente el alma humana que se cobijaba en los cuerpos que tan bien conocían.

Sabemos que los artistas plásticos han sido, desde el renacimiento, grandes conocedores de la anatomía humana. No eran médicos, sólo conocían las formas del cuerpo y su funcionamiento plástico. Las expresiones del rostro nacen del conocimiento de la anatomía y sobre todo del talento para expresar los sentimientos con un rictus o con una mirada. Los escritores no tienen por qué ser médicos para describir a un enfermo. Tal vez deban conocer el funcionamiento de la mente, y hay obras maestras como El crimen y el castigo, El túnel o La familia de Pascual Duarte en las que los procesos mentales enfermizos tienen mucho peso, y ni Dostoievski, ni Sábato, ni Cela eran psiquiatras. Sí lo era Luis Martín-Santos y lo son José Carlos Somoza y Lobo Antunes. Pero no tiene que ver, porque Mariano Azuela escribió sobre la revolución mexicana, Pío Baroja sobre la lucha por la vida y Jaime Salom sobre lo casi opuesto a la ciencia. Todos médicos, como Miguel Torga o Carlo Levi. No estudiaron medicina Proust, Simone de Beauvoir y García Márquez, pero plasman la enfermedad y el dolor físico tan bien como Chéjov, que sí era médico. Y surgen humoradas que son preguntas en cadena, al cabo la misma: ¿cómo se las arreglaban los impresores con las obras manuscritas de los médicos-escritores? ¿Los impresores sabían leer las recetas médicas? ¿Los linotipistas pertenecen a la misma sociedad secreta que los farmacéuticos? ¿Leer recetas médicas es un arte?
***
(La ilustración es el cuadro de Rembrandt Lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp).


El viernes 8 de enero vimos destacada en las portadas de la prensa local la buena noticia del esfuerzo que hace el ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria para afrontar un plan de choque contra la pobreza. Es importante valorar el impulso que da la mayoría municipal gobernante, pero al mismo tiempo nos deja con el suspense de saber los medios con los que realmente se cuenta. 32 millones de euros es mucho dinero, pero si bajamos al suelo y hacemos la básica cuenta de que hay que repartirlos entre veinte mil familias, vemos que a cada una le corresponden de media 1.600 euros. Menos es nada, es cierto, pero es que buena parte de esa cantidad no es dinero real, sino excenciones de impuestos como el IBI o aumento de ayudas domiciliarias. pobrezo.JPGVerdad es que dinero es lo que dinero vale, pero si escarbamos un poco vemos que finalmente esa enorme cantidad de millones sirve apenas para mitigar una pequeña parte de tanto sufrimiento. Encima, el Estado ha impuesto a los ayuntamientos un techo de gasto que impide que pueda hacerse más en este campo, porque hay que repartir hasta una cifra, y no se puede ir más allá aunque un municipio tenga capacidad de endeudamiento.

De todo esto se deducen varias cosas: en primer lugar hay que valorar y aplaudir la sensibilidad del grupo municipal de Gobierno; luego es obligatorio entender que las demás instituciones, con presupuestos importantes, tendrían que poner dinero en esa bolsa, sea el cabildo, el gobierno de Canarias, el de España y la UE, porque esas familias que viven una pobreza severa además de palmenses, son grancanarias, canarias, españolas y europeas. Sobra decir que coordinarse es fundamental. Y esto vale para cualquier otro municipio. Vivimos una emergencia social y todas las instituciones deben mojarse, porque para eso están y no para otra cosa. Hablaba antes de que 32 millones suena a mucho dinero, y lo es, pero a veces da escalofríos ver las cantidades que se destinan a asuntos que desde luego nada tienen que ver con el interés general. No es cierto que haya poco dinero, es que se reparte mal, a veces a (mala) conciencia.

Por otra parte, si tenemos en cuenta que el anterior gobierno municipal destinaba mucho menos dinero para esto, y que iba menguando de año en año, y que todo proviene de las políticas disparatadas de recortes que recaen en los más débiles y en las clases medias (cuando las había) y los más poderosos no solo no aportan sino que ganan más dinero que antes, me pregunto si todavía hay alguien con dos dedos de frente que piense que la continuidad de Rajoy y el PP en el Gobierno es lo mejor para España. Claro, depende de lo que se entienda por España, que algunos siguen pensando que es su cortijo.


Ha sido un Día de Reyes oscuro para las letras canarias. Nivaria Tejera emprendió en París su último viaje, tal vez un nuevo exilio, quien sabe si por fin, como un Odiseo atlántico, regresa definitivamente a su Ítaca. Nació en la muy cubana ciudad de Cienfuegos en 1929, pero muy niña se trasladó con su familia a Tenerife. Su padre fue encarcelado en aquellos tiempos de plomo, y cuando fue liberado toda la familia regresó a Cuba, su primer o quién sabe si su segundo exilio. Nivaria vivió desde muy cerca en su niñez y su adolescencia el horror de la guerra civil española y la represión franquista, sintió el miedo a perder a sus seres queridos y eso la marcó. Cuando, muy joven, empezó a publicar poesía y narrativa, aquellas noches en vela por el temor a recibir las peores noticias rondaban por sus páginas, pero no se materializan hasta 1959, cuando publica El barranco, una novela en la que se cuenta la guerra, la injusticia, la represión y el miedo desde los ojos de la niña que los vivieron. Por suerte, la novela formó parte de aquella Biblioteca Básica Canaria que tantos descubrimientos literarios hizo a los ojos isleños. Porque es, además, la primera novela que, seguramente por haber sido publicada fuera de España, contó aquellos episodios que luego han sido material para muchas novelas, pero que entonces solo podían sugerirse. Es un texto imprescindible para entender aquellos años en Canarias, como lo es también La prisión de Fyffes, publicada diez años después y escrita por José Antonio Rial, otro canario transeúnte que también fue actor y testigo de aquellos terribles hechos y tuvo finalmente que irse a Venezuela, donde realizó una gran carrera literaria y periodística. Ambos libros son puntales en nuestra historia literaria, política y social.

nivariat.JPGNivaria Tejera recorrió en Cuba un camino similar al de otros intelecutales que se opusieron a la dictadura de Batista. Como Cabrera Infante, Heberto Padilla o Virgilio Piñera, Nivaria saludó la llegada de lo que creyó un tiempo nuevo, y hasta fue agregada cultural de la embajada cubana en Roma, pero igual que los mencionados, entendió que no era aquella la revolución que soñaron. Dimitió y eso significó un nuevo exilio, que tuvo a la ciudad de París como centro de gravedad y de vida, seguramente por el apoyo que para ella significó la amistad de un gigante irlandés/parisino como Samuel Becket. Su producción literaria es extensa, y hasta pudo tener su momento de gloria en España cuando en 1971 obtuvo el Premio Seix Barral Biblioteca Breve. En su obra el reflejo de su Canarias de la niñez y la Cuba de su juventud están presentes, como una forma de conjurar tantos exilios, aunque Nivaria Tejera nunca se exilió de sí misma. Los Reyes Magos nos han traído esta triste noticia, y como homenaje a esta mujer que fue y es literatura invito a que visiten su obra, que es el recorrido por una vida, un siglo y unas experiencias que son reflejadas con la voz de una gran mujer y una magnífica escritora. Descanse en paz.

***
(Este trabajo fue publicado en la edición impresa del día 8 de enero del periódico Canarias7 de Las Palmas de Gran Canaria).


Silvana Pampanini pasó por la historia de la isla de Gran Canaria de manera fugaz en 1954, cuando se rodó la película Tirma. Esa breve estancia y la memoria de aquel rodaje (la película en sí no caló en memoria alguna), ha convertido en leyenda ese rodaje y a su protagonista femenina. Hoy, Silvana Pampanini se ha ido para siempre a los 90 años, pero forma parte de nuestra memoria colectiva, e incluso se ha convertido en personaje literario (con otros nombre pero siempre reconocible) en obras como El árbol del bien y del mal de JJ Armas Marcelo y en algunos pasajes de mi novela Hotel Madrid. Como homenaje a ese trozo de memoria que se nos va y a esa leyenda que hoy empieza a crecer, les dejo un párrafo de Hotel Madrid donde aparece un personaje que es espejo de la actriz italiana:

Pampaninii.JPG"...Según Latines (Juan Rodríguez Doreste) explicaba a (John) Huston en la tertulia, para mujeres atractivas, Claudia Stromboli (Silvana Pampanini), que era a principios de los años cincuenta una actriz de segunda fila y un sex-symbol de primera en el mundo latino. La Stromboli fue elegida por la productora italiana para hacer el papel protagonista de la película El capitán y la salvaje (Tirma). Claudia era una mujer espectacular: morena, torneada como una sirena, con una mirada turbadora y un enorme desparpajo. Treinta años después, el hijo del regente del hotel Madrid contaría en un libro, entre ficción y realidad, que por Claudia Stromboli -el escritor le impone un nombre supuesto- bebía los vientos el dictador venezolano Marcos Pérez Giménez, que la perseguía en una motocicleta por los arenales de la caribeña isla de Orchila, y que ella se escapaba de la residencia presidencial corriendo desnuda hacia las dunas. El general, fuera de sí, la seguía, haciendo rugir su máquina, y lograba atraparla en la playa, cuando se acababan las dunas y el terreno llano dejaba a la actriz sin defensa. Así aumentaba el deseo del general, encendía aún más su pasión por ella y crecía el valor de los regalos..."


zzzzcielo ss.JPGPensaba en los propósitos de cada primero de año. Me refiero a los que dicen que hacen otros porque yo nunca he visto la arbitraria línea del 1 de enero como frontera. Y al leer lo que una amiga escribe hoy en su espacio digital, he visto que no soy el único que se plantea todo eso de la autenticidad, que va junto a lo de la autoestima y a la imagen que proyectamos. Ya se encargan de recordarnoslo autores de gran éxito que dicen que quieren salvarnos. En resumidas cuentas, la gente espera que hagas esto, que no hagas lo otro, que te posiciones así, que apoyes o te opongas a no sé qué. Me di cuenta de que si pretendes gustar a los demás acabas confundido, porque a los demás hay que tomarlos uno a uno, y no se puede caer bien a todo el mundo cual moneda de oro. Lo supe cuando alguien me dijo que lo había decepcionado porque, en un artículo, no dije lo que él esperaba. No tengo ni idea de lo que se espera de mí; o mejor dicho, si alguien espera algo, será lo que él o ella imagina, y eso nada tiene que ver conmigo. Y ocurre no solo con lo que escribes, también en lo que haces o dejas de hacer. Así que, aquí me planto, como mi amiga, con lo que soy (que no lo sé muy bien), y no con lo que pudiera esperarse de mí. Es lo que hay en 2016 y lo que hubo siempre.


wwIMG_1726.JPGSé que el 1 de enero mucha gente duerme porque se saltó las sábanas del 31 de diciembre; que es viernes y hace puente; que da cierta pereza empezar un año. Todo eso lo entiendo y por ello lo normal es que cada primer día del año las calles estén poco transitadas. Pero es que lo de este año es para propuesta de récord, al menos en el centro de mi ciudad. He visto que cierto porcentaje de la gente se ha apuntado a pasear por la orilla del mar e incluso a darse el primer baño del año; pero es casi nada. Seguramente, al ser el año bisiesto, se habrá pensado que quedan más días que longanizas. Pero no. Salí por la mañana; toda la calle para mí. A mediodía lo mismo, nadie fuera de su casa, y todo tan cerrado que ni siquiera funcionaban los socorridos asaderos de pollos. Acabo de volver de mi paseo vespertino. Ni una persona por la acera, ni un coche por el asfalto; hasta las tiendas de chinos estaban cerradas. Ante tanto silencio, confieso que casi daba miedo, era como caminar por una ciudad abandonada en la que los únicos ruidos eran los de mis pasos y mi respiración. Miraba las farolas y los escaparates encendidos y me preguntaba para quién. Un derroche de luz solo para mí. Por la mañana creía que a medida que avanzara el día algo empezaría a moverse. Nada, solo las palmeras y yo (las palmeras poco). No sobra tanto el tiempo como para tirar por la borda un día. Así que, cruzo los dedos para que la ciudad comience de nuevo a respirar, porque tenemos por delante un año del que puedo anunciar con cierta seguridad que va a ser cuando menos entretenido. Muy entretenido, me temo. ¡Pónganse las pilas!

Archivos mensuales

Blogs de Canarias7

...y los gatos tocan el piano

Atarecos

Ciclotimias

Los olvidados

Ventana verde